Familia y Salud. Información de la AEPap para padres

AEPap >>> Familia y Salud >>> F.A.Q. >>> EEB

Preguntas frecuentes  Encefalopatía espongiforma bovina "Enfermedad de las vacas locas" 

    Disponible en formato pdf
  1. ¿Qué es la "Enfermedad de las Vacas Locas"?
  2. ¿Cuándo y dónde comenzó?
  3. ¿Cuál es su causa?
  4. ¿Qué problemas puede tener para las personas?
  5. ¿Cómo se pueden contagiar las personas?
  6. ¿Cómo puede prevenirse? ¿Se dispone de tratamiento?

¿Qué es la "Enfermedad de las Vacas Locas"?

El término "Enfermedad de las Vacas Locas" se refiere a un proceso que afecta al ganado bovino, produciendo una degeneración progresiva de su sistema nervioso central, que lleva a que el animal parezca estar en ese estado. Se trata de un grupo de enfermedades transmisibles, aunque no infecciosas, que inciden sobre diferentes especies animales (en concreto la Encefalopatía Espongiforme Bovina o "Enfermedad de las Vacas Locas" afecta a los bóvidos, es mortal para el animal y su periodo de evolución es largo, entre 4-5 años de promedio).

Viene a ser una especie intoxicación lenta en la que, poco a poco, se van depositando ciertas sustancias particularmente en las neuronas del cerebro y médula espinal de la vaca y acaban afectando a su función normal. Estas sustancias son proteínas animales defectuosas ingeridas, llamadas priones, y que el organismo de los rumiantes no puede eliminar. (No están habituados a alimentarse con productos de origen animal y, por lo tanto, la selección natural no ha actuado sobre ellos en este sentido, al contrario que con los buitres).

¿Cuándo y dónde comenzó?

El primer caso en bóvidos se comunicó en el Reino Unido, en noviembre de 1986, por el Laboratorio Central de Veterinaria, y a partir de 1987 se empieza a investigar sobre su posible mecanismo de transmisión. En abril de 1990 se comunicó oficialmente a la Comunidad Económica Europea.Inicio de la página

¿Cuál es su causa?

Su causa parece ser una proteína a la que se ha llamado "prión". Se trata de una partícula aún más pequeña que un virus, un agente infectante no habitual y que se asemeja al agente responsable de una enfermedad que afecta a las cabras y ovejas: el "scrapie" o prúrigo lumbar. Este "prión" es muy resistente a los medios habituales de desinfección.

Las vacas se "contagiarían" al comer piensos elaborados con restos de otros animales. No se ha detectado el contagio de las vacas enfermas a sus crías ni a otras vacas.

¿Qué problemas puede tener para las personas?

En 1996 se comunicaron 10 casos de pacientes afectados de una muy rara enfermedad denominada "variante de la Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob". Esta dolencia que afecta a las personas, parece muy similar al proceso que hacía enfermar a las vacas. La enfermedad también produce una degeneración progresiva del sistema nervioso central de los seres humanos. Se piensa, aunque la evidencia científica no es total, que las personas enfermarían al comer productos procedentes del ganado vacuno enfermo de encefalopatía espongiforme, especialmente los derivados que contuvieran tejido nervioso central (cerebro, médula espinal, ojos) y también algunas vísceras (bazo, tripas, etc.).Inicio de la página

¿Cómo se pueden contagiar las personas?

La evidencia científica actual parece confirmar que la enfermedad llegó a los bóvidos a través de los piensos que comían, pues en la elaboración de éstos se utilizaban restos de otros animales; al parecer, restos de ovejas, de cabras (en el Reino Unido estos animales tenían una alta incidencia de una enfermedad muy parecida: el "scrapie", pero que nunca antes había infectado a otras clases de animales), y también de otras vacas. Así se piensa que las vacas enferman y que algunas personas que se alimentan de ellas pueden llegan a desarrollar, al cabo de un largo periodo de tiempo, esta variante de la rara enfermedad que antes citamos.

La enfermedad de Creutzfeldt-Jakob afecta a personas mayores en el 80% de los casos, entre 50-75 años. Suele ser esporádica, pero en un 10-15% casos se hereda y en un pequeño porcentaje puede contraerse por material contaminado. La nueva variante aparecida (Variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob) parece afectar a personas más jóvenes (29 años). En octubre de 1999, los casos diagnosticados en el Reino Unido eran ya 20. Actualmente la Organización Mundial de la Salud ha contabilizado unos 70 casos en Gran Bretaña, 2 casos en Francia y 1 en Irlanda, cifra que podría ir en aumento.

En el Reino Unido se ha dicho que también podría transmitirse a través de la sangre y sus derivados, obtenidos de personas que hayan ingerido "priones", y por ello se ha comenzado a prohibir el uso de sangre de donantes ingleses para la industria farmacéutica.

¿Cómo puede prevenirse? ¿Se dispone de tratamiento?

En el momento actual no se dispone de ningún tratamiento contra la enfermedad, de ahí que lo más importante sea la prevención. Hoy por hoy se sabe que tarda un largo tiempo en desarrollarse en las vacas, por ello nunca antes de los 30 meses de edad contraen la enfermedad. Así, parece seguro en este momento, que la carne de animales jóvenes con edad inferior a los 2 años no transmite el mal y puede usarse para el consumo humano.

En consecuencia, las Autoridades Sanitarias Europeas han establecido un programa de vigilancia y de seguimiento para evitar que animales adultos sean destinados al consumo humano, y se han iniciado programas de detección de los animales enfermos, para proceder a su sacrificio y retirarlos de la cadena alimentaria. Todos los tejidos con riesgo de transmisión para las personas son también retirados y eliminados.

Por otro lado, la otra medida de importancia ha sido la prohibición de utilizar derivados y restos animales para la elaboración de los piensos destinados a dar de comer al ganado vacuno. Con todas estas medidas se pretende reducir la aparición de nuevos casos. Así queda prohibido alimentar al ganado con piensos de origen animal y se procederá a la destrucción de los piensos ya elaborados.

En España, el Ministerio de Sanidad y Consumo ha aplicado la normativa de la UE, por la cual a todos los animales de las especies bovina, ovina y caprina, de edad superior a los 12 meses de edad, en el matadero se les retiran los tejidos y órganos que pueden entrañar riesgo para la salud: cráneo con encéfalo y ojos, amígdalas y médula espinal. Estos tejidos nunca llegarán al comercio porque en el matadero se tiñen de azul y se destruyen.

Además, todas las piezas que vayan al consumo humano deberán llevar una etiqueta con la identificación del país donde se ha sacrificado el animal, el número de autorización del matadero y el número de identificación del animal.

A la luz de los conocimientos actuales, se puede afirmar que la leche de vaca y sus derivado no transmiten la enfermedad de las vacas locas.

Esta sección ha sido elaborada por Joan Martí Fernández
Pediatra de Atención Primaria  Servicio Catalán de la Salud

Inicio de la página