Respuesta al articulo “Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). ¿Infra o sobrediagnosticado?¿Infra o sobremedicalizado?. Una reflexión”.

30 de Agosto de 2013

Grupo de trabajo sobre TDAH de la AEPap

Ser médico es una actitud en la vida, y un compromiso con la sociedad a través de la profesión. Hay tantas formas de ejercer la medicina como profesionales. A todos nos caracteriza querer ayudar a los pacientes y  nos cuesta entender una buena praxis que no sea así. Esta relación de ayuda tiene una parte técnica-científica  y otra humanista. Pocas veces en el ejercicio de la medicina estas dos vertientes están tan ligadas como en el trato con los niños y adolescentes que presentan problemas de conducta, aprendizaje o del estado de ánimo.

Somos pediatras y está en nuestra formación lo que aprendimos en Medicina Preventiva: “No hay salud física sin salud mental, y no hay salud mental del adulto sino la ha habido  de niño”. Cada vez nos involucramos mas en todo lo concerniente a Prevención Primaria y Promoción de la Salud.

Desde nuestro Grupo de Trabajo sobre el Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH) de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), hemos leído el informe mencionado al principio. Queremos manifestar nuestra opinión ya que no es la primera vez que se expresan opiniones que según nuestro criterio no se corresponden con la realidad clínica que vivimos cada día.

El informe termina con cuatro  conclusiones y es nuestro deseo comentar cada una de ellas:

1.- El TDAH puede causar muchos problemas en los niños que lo padecen y en su entorno social (familia, escuela), pero se trata de una patología de causas múltiples, heterogénea, de diagnóstico y manejo complejo y en torno a la cual existen muchas controversias, riesgo de diagnóstico erróneo, prescripción inadecuada y problemas de seguridad debidos al exceso de uso de medicamentos.
Respuesta.- Pocas entidades clínicas en psiquiatría infantil reúnen las evidencias de precisión diagnosticas y de tratamiento que tiene el TDAH. El diagnóstico se basa en criterios clínicos como en tantas otras entidades de psiquiatría infantil y están bien definidos en el DSM-V y CIE-10. Por tanto la experiencia (lo que  nos hace expertos), la formación y los aprendizajes son básicos. Solo se diagnostica y trata correctamente lo que se conoce en profundidad.
En España la demora en el diagnostico desde que si inician los síntomas hasta que se diagnostica y trata es de unos 5 años de media.  Estamos por debajo de lo que, a la luz de los datos epidemiológicos, debería ser una buena praxis.
La investigación es tan abundante que a principios de los 90 apenas se publicaban unos 20 artículos en las revistas de mas impacto. En el año 2012 pasan de 500 por año.


 2. El consumo de metilfenidato está aumentando exponencialmente y existe incertidumbre sobre la seguridad del uso de estimulantes a largo plazo.

R.- Es cierto que el consumo del Metilfenidato (MPH) está aumentando exponencialmente.  No es raro teniendo en cuenta los conocimientos y el punto de partida. Pero el mismo fenómeno comercial o de gasto sucede con los medicamentos para el asma, la epilepsia o los antibióticos, por citar sólo algunos. Pocos psicofármacos hay tan seguros y experimentados como el MPH.  Los errores por exceso o por defecto en la práctica clínica en TDAH se sustentan en la ética profesional, el conocimiento, la experiencia y la evidencia, y no en oscuras presiones de la industria farmacéutica. La reflexión veraz sobre el uso adecuado de medicamentos en el abordaje multidisciplinar de TDAH no puede ni debe basarse exclusivamente en el aumento cuantitativo de prescripciones.
El uso de fármacos en TDAH no es “para sacar del apuro” a los pacientes y a la sociedad, pero su mal/no uso sí que nos puede “meter” en graves y serios problemas.

3.- La necesidad de continuar el tratamiento farmacológico se debe evaluar anualmente.

R.- Estamos de acuerdo en la necesidad de evaluar anualmente, es mas  muchos pediatras lo hacemos cada 3 ó 6 meses. Sin duda existen “frivolidades” profesionales tanto en el diagnostico o el tratamiento, pero no mas que en otras situaciones clínicas, derivadas de la presión asistencial, poca formación o experiencia o simplemente mala praxis.

4.- En adultos existen dudas sobre la efectividad y la seguridad del tratamiento. En Europa no está aprobado el inicio del tratamiento en adultos (ni con metilfenidato ni con atomoxetina).

R.-. Mas que dudas sobre la efectividad y seguridad del tratamiento en TDAH lo que hay es  escaso manejo en adultos,  y recelo  por parte de algunos  profesionales con poca formación y /o experiencia.

Vivimos en una sociedad de producción y consumo, industrial y de mercado y en estas coordenadas nos movemos.  Es difícil imaginar nuestra sociedad sin esas características, con sus ventajas e inconvenientes. El equilibrio entre la praxis y la  ciencia está en la formación ética y profesional, y en  TDAH el diagnostico, tratamiento y seguimiento es y debe ser personalizado, integral, multidisciplinar y continuado. El abordaje exclusivamente unidireccional (solo terapia psicológica ,solo tratamiento farmacológico) está abocado al fracaso a medio y largo plazo.

El TDAH influye de manera determinante en algunas formas de aprender. Nunca mejor que ahora se han comprendido mejor estos problemas y esperamos, en los años siguientes, poder reducir el fracaso escolar que se ha convertido en un problema de salud social de primera magnitud.

Admitimos las controversias y compartimos la incertidumbre porque nos hacen mejorar y avanzar, pero como pediatras somos optimistas y conscientes que en pocos años ha mejorado el panorama del abordaje del TDAH y de la salud mental infantil. Esperamos que siga mejorando gracias al empeño y tesón que desde la Atención Primaria ponemos cada día.

Compartir en...