Owens JA, Belon K, Patricia Moss P. Impact of Delaying School Start Time on Adolescent Sleep, Mood, and Behavior. Arch Pediatr Adolesc Med. 2010;164(7):608-614.

Objetivo. Examinar el impacto de retrasar 30 minutos el comienzo del horario escolar en adolescentes sobre el sueño, el carácter y el comportamiento.
Diseño. Los participantes completaron el cuestionario online retrospectovo Sleep Habits Survey antes y después de cambiar la hora de inicio de las clases.
Métodos. Estudio realizado en una high school de Rhode Island, EEUU. Participaron 201 estudiantes. La intervención consistió en retrasar el inicio de las class de 8 a 8.30 AM. Se midieron los patrones de sueño y conducta, somnolencia diurna, carácter, datos del centro de salud y ausencias o retrasos escolares.
Resultados. Después de retrasar el inicio de las clases, se incrementó la duración del sueño en 45 minutos y la hora de acostarse se anticipó en 18 minutos (95% intervalo de confianza, 7-29 minutos [t423 = 3.36; P < .001]); el porcentaje de estudiantes que durmieron menos de 7 horas disminuyó en un 74.9% y los que informaron que dormían al menos 8 horas se incrementaron de un 16.4% a un 54.7%. Los alumnos refirieron de manera significativa estar más satisfechos con su sueño y percibieron que mejoró su motivación. La somnolencia diurna, el cansancio y el carácter depresivo disminuyeron todos ellos. La mayoría de las variables relacionadas con la salud, incluyendo visitas al centro de salud por síntomas relacionados con cansancio y la asistencia a clase mejoraron.
Conclusiones. Un retraso modesto en el comienzo del horario escolar se asoció de manera significativa con mejoría en la atención, carácter y salud de los adolescentes. Los resultados de este estudio apoyan los beneficios de ajustar los horarios escolares a las necesidades de sueño de los adolescentes, ritmos circadianos y estadios de desarrollo.