Familia y Salud. Información de la AEPap para padres

AEPap >>> Información Jóven >>> Dolor testicular

 
Ir a la página principal de la AEPap

 Dolor testicular

Preguntas frecuentes para jóvenes
  • ¿Qué es?
  • ¿Cuáles son las causas?
  • ¿Cuáles son los síntomas?
  • ¿Cómo prevenirlo o evitarlo?
  • ¿Dónde y cuándo consultar?
  • ¿Cómo se trata?
  • ¿Cuál es el pronóstico?

Cualquier adolescente o adulto varón ha sufrido, en alguna ocasión, algún golpe en los testículos. Es una experiencia que uno no querría volver a repetir. Como los testículos se encuentran alojados en una bolsa, el escroto, que cuelga, no están protegidos por huesos o músculos, lo que les hace muy vulnerables a cualquier golpe o traumatismo. Pero esa falta de fijación y el hecho de que no sean algo rígido, les permite absorber algo de la fuerza del golpe y evitar males mayores.

Por las razones que hemos mencionado, una de las causas más frecuentes de dolor testicular, sobre todo en adolescentes, son los golpes, que con mucha frecuencia se producen haciendo deporte. La forma más grave es muy rara y se produce por traumatismos intensos en los que el testículo sufre una gran presión contra los huesos del pubis o algún objeto duro.

Otra causa, que se presenta de manera brusca, es la torsión testicular, que es relativamente frecuente entre los 12 y los 18 años. Se produce porque el testículo, que es móvil dentro de la bolsa que lo contiene, el escroto, se encuentra sujeto en su parte superior por un pedículo, una especie de cable que lleva, entre otras cosas, la sangre al mismo. En ocasiones, el testículo gira sobre sí mismo y produce una torsión de ese cable del que cuelga, lo que provoca que no pueda llegar la sangre, dando lugar a un proceso dañino para el testículo. No se conoce bien el motivo, pero se sabe que el desencadenante de la torsión puede ser un golpe o el ejercicio vigoroso, aunque puede producirse mientras uno está durmiendo.

En algunas ocasiones, la causa del dolor puede ser una infección que provoca una inflamación del testículo que puede ir acompañada de fiebre y que se conoce como orquiepididimitis, algunas veces asociada a las paperas.

En caso de un golpe, el dolor puede ir acompañado de náuseas, sudoración y otros síntomas que, en los casos leves, desaparecerán gradualmente, en menos de 1 hora. En los casos más graves, que incluyen la rotura testicular, los síntomas pueden ser más intensos y prolongados y puede haber hinchazón importante en la zona.

Los síntomas de la torsión testicular suelen ser más graves y suelen afectar a un solo testículo, que con mayor frecuencia es el izquierdo. Se puede producir hinchazón del escroto y dolor intenso que no cede.

En caso de infección, orquiepididimitis, puede haber también hinchazón y fiebre. En este caso elevar el escroto suele provocar cierto alivio.

Puesto que en muchos casos el dolor se produce por golpes y estos son frecuentes al practicar deporte, podría ser aconsejable utilizar protectores específicos, como hacen en EE.UU. los jóvenes que juegan al rugby. Si practicas deporte sería aconsejable que lo comentaras con tu médico o pediatra.

Cuando se produce el dolor testicular hay pocas cosas que se puedan hacer para aliviarlo, pero puede ser aconsejable tumbarse, sujetar los testículos con una ropa interior (tipo slip) que evite los movimientos y colocar hielo envuelto en una toalla si hay mucha inflamación en el escroto.

Lo más importante es no ocultarlo por vergüenza u otras razones, porque en algunos casos el tiempo puede ser fundamental. Si te ocurre en casa, coméntaselo a tus padres; si estás haciendo deporte, a tu profesor o entrenador; y, en cualquier caso, si no hay mejoría en una hora, el dolor es muy intenso o el testículo te parece que ha cambiado de color, acude a un centro médico.

Los profesionales que te atiendan lo más probable es que te pregunten acerca de golpes, de los síntomas que presentas y que te exploren la zona, para intentar saber la causa. Sobre todo intentarán descartar si tienes o no una torsión testicular. Si la tienes o si no están seguros de la causa, pueden decidir realizar una operación que consiste en abrir el escroto para ver el estado del testículo y en caso de que tengas una torsión, colocarlo en su lugar y fijarlo en una posición adecuada.

Es muy importante que consultes pronto, porque en la torsión, si la intervención se realiza antes de las 6 horas no suele haber problemas, pero pasado ese tiempo, y con mayor probabilidad cuanto mayor es el tiempo transcurrido, el testículo puede empezar a dañarse y el cirujano tendrá que extirparlo para evitar problemas. Algo parecido a lo que ocurre con las amputaciones de los dedos de los alpinistas.

Evidentemente, el tratamiento dependerá de la causa. En los golpes, sobre todo reposo, ropa adecuada, analgésicos (paracetamol, etc.) y hielo.

En la orquiepididimitis, aunque dependerá de la causa, puede ser un antibiótico y un antinflamatorio.

En la torsión testicular, como ya hemos comentado, es necesaria la cirugía, que suele obtener muy buenos resultados.

.

Es posible que tras un episodio de dolor testicular, estés preocupado por tu capacidad sexual o para concebir hijos. Tranquilízate, en los casos de golpes leves, como son la mayoría, no suelen producirse secuelas. En los casos de torsión, ya hemos hablado de lo importante de un diagnóstico y un tratamiento tempranos, pero incluso en los casos en que es necesario extirpar un testículo, la función sexual y la capacidad para tener hijos pueden ser perfectamente mantenidas por un único testículo.

Esta sección ha sido elaborada por Juan Bravo Acuña y Manuel Merino Moína pediatras, Centro de Salud El Greco (Getafe), INSALUD-Madrid

Inicio de la página

 © Webmaster AEPap