FamiliaySalud

Suscribirse a canal de noticias FamiliaySalud
Actualizado: Hace 8 horas 48 mins

El acné

Dom, 11/10/2020 - 21:26

¿Qué es? ¿Hay distintos tipos de acné?

Es un problema crónico de la piel que suele afectar a jóvenes y adolescentes. Hasta el 85% de los adolescentes entre 15 y 18 años tiene alguna forma de acné.

Aunque es más raro, a veces se muestra en otras épocas de la vida. Los niños y los adultos pueden tener "granos o espinillas" a cualquier edad.

Hay una forma leve que se da en recién nacidos y bebés que se llama acné neonatal. Es bastante común, suele curar bien en pocas semanas y no hay que dar ningún tratamiento, solo seguir con su higiene normal.

El acné de la adolescencia se da más en varones, aunque las chicas también pueden tener, por lo general en formas menos graves.

Aunque en la mayor parte de los casos es un problema leve, a esa edad es muy importante la imagen y puede causar un daño psicológico. Además, algún grano puede dejar cicatriz si no se cura bien.

¿Cómo se forma?; ¿por qué se produce?

La piel tiene glándulas sebáceas (productoras de grasa), que son más numerosas en ciertas zonas: cara, cuello, parte alta de la espalda y zona del escote. Están comunicadas con el exterior por un canal que se llama 'folículo'.

El acné se forma por una obstrucción o taponamiento de los folículos de la piel (poros). Esto hace que la glándula se llene de grasa, que no puede salir, y se forman las “espinillas” o “granos”. A veces, esa grasa se infecta, la zona se inflama y el interior se llena de pus, produciendo enrojecimiento y dolor (“granos”).

Esto suele pasar sobre todo en la adolescencia porque las hormonas sexuales aumentan la producción de grasa de la piel. También influye la genética y otros factores externos, como el uso de productos cosméticos no adecuados, la aplicación de cremas de corticoides o la toma de algunos medicamentos (anticonceptivos oralesantiepilépticoscorticoides, etc). A veces, el estrés puede empeorar el acné.

¿Qué síntomas tiene?

El acné puede ser leve, moderado o grave según el número y el tipo de "granos".

  • Los "puntos negros" o "espinillas" se llaman comedones. No suelen doler.

  • Cuando estos se ponen un poco rojos se llaman pápulo-pústulas.

  • Si esa inflamación se hace más grande, se pueden formar nódulos e incluso quistes.

¿Puede evitarse?

Algunas causas no se pueden evitar, otras sí.

Unas recomendaciones para mejorarlo, si ya ha aparecido:

- Es bueno mantener una higiene corporal adecuada. Lavarse la cara dos veces al día con agua y jabón apropiado (especial para pìel grasa, se llaman: “oil free”, “astringentes”, “antiseborréicos”). No es bueno frotar mucho en las zonas de acné porque se puede producir más grasa en la piel.

- Se debe lavar regularmente el pelo (dos - tres veces por semana), con un masaje suave en el cuero cabelludo sin frotar. Se puede usar un champú antiseborreico. Gorras, cascos... pueden hacer que salgan más granos en las zonas que tapan (frente...).

- Si se utilizan cremas hidratantes, protectores solares, maquillajes u otros productos cosméticos siempre deben usarse especiales para piel grasa (igual que los jabones).

- Es mejor no tocar ni "manipular" las lesiones ya que puede aumentar la inflamación y facilitar la aparición de cicatrices.

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE:

- La exposición al sol a veces mejora el acné, pero la piel debe protegerse siempre antes de tomar el sol. Es mejor usar un gel o loción solar libre de grasa.

El acné no está provocado por los alimentos. Hay muchos estudios que demuestran que la dieta no influye en la evolución del acné. Hay personas que han visto que su acné está peor cuando comen ciertos alimentos, en ese caso es mejor que los evite, pero ninguna dieta por sí sola cura el acné. Se debe seguir una dieta equilibrada, sobre todo en épocas de crecimiento y desarrollo como es la adolescencia.

¿Cómo se trata?

El acné suele durar varios años, generalmente hasta los 18-20 años de edad. Y en casos con antecedentes familiares graves de acné o acné muy intenso puede que más. Por eso, hace falta tomar con calma y en serio las recomendaciones y tratamientos, ya que muchas veces el acné no va a estar mejor hasta varias semanas después de comenzarlos.

El objetivo es reducir el número de granos, que no salgan otros nuevos y evitar las cicatrices. No hay ningún tratamiento que haga que se vaya por completo el acné.

1. TRATAMIENTOS EN LA PIEL (TÓPICOS):

- "Queratolíticos". Es decir productos que deshacen el "tapón" del poro. Para que sean efectivos deben aplicarse de forma constante y durante unos meses (2-3 meses).

- Geles o lociones antisépticos, como los retinoides, el peróxido de benzoilo o el ácido azelaico. Estos productos tienen un efecto anti-inflamatorio en la zona. Pueden causar piel seca e irritada, por lo que hay que seguir al pie de la letra las instrucciones de uso.

- Estos tratamientos pueden combinarse con antibióticos en crema, cuando es necesario.

2. TRATAMIENTOS POR VÍA ORAL:

En casos muy extendidos o que no mejoran suficientemente, el médico puede recomendar añadir tratamiento oral.

Hay tres tipos de tratamientos orales: los antibióticos, los retinoides y los anticonceptivos orales.

Los retinoides orales se usan cuando el acné no va bien con ningún otro fármaco. Son muy eficaces, pero el tratamiento es largo (5-6 meses, mínimo) y pueden tener efectos secundarios que hay que vigilar. Se deben tomar siempre por recomendación del dermatólogo y seguir unos controles. Están contraindicados en el embarazo.

3. TRATAMIENTOS CON CIRUGÍA

A veces es necesario tratar con cirugía o láser para la extracción de quistes o nódulos que no se pueden resolver con otros tratamientos.

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE: 

Fecha de publicación: 11-10-2020 Autor/es: Palabras clave: acnégranosadolescenciaespinillaspielseborreaRecursos relacionados: El acné, esos granos tan molestos…Icono Infografía: 

Covid-19. ¿Qué dicen las Asociaciones Pediátricas?

Dom, 11/10/2020 - 20:48

En nuestra web tenemos recogida mucha información para familias sobre el SARS-CoV2 y la enfermedad que produce, la COVID-19.

Otros grupos de pediatras que son especialistas en ciertos temas también tienen documentos sencillos y útiles para los niños y sus familias. Aquí os hacemos un resumen de los más importantes:

Tengo un adolescente en casa, ¿qué recursos hay para él? ¿Y para los padres?

  • Para las familias con adolescentes es bueno mantener las relaciones familiares y la comunicación basadas en el respeto. Además de tener hábitos de vida sanos durante la pandemia.

  • Tu hijo adolescente puede tener más información en Salud Joven

Voy a tener un hijo. ¿Le puedo transmitir la infección? ¿Puedo hacer el piel con piel? ¿Puedo dar lactancia materna?

  • Los estudios dicen que no hay riesgo de transmisión durante el embarazo y el parto. Se puede transmitir una vez que nazca el niño, por contacto o por vía respiratoria. Por eso hay que lavarse muy bien las manos, usar la mascarilla que cubra la nariz y la boca y tener la casa muy limpia y ventilada.

  • El contacto piel con piel es importante para un buen vínculo y para el buen desarrollo del bebé. El personal sanitario os dirá si la madre y el bebé pueden practicarlo.

  • La leche materna no parece transmitir el coronavirus. Se recomienda la lactancia materna desde el nacimiento con adecuada higiene de manos y mascarilla facial. Si tienes la infección te puedes sacar la leche y que se la dé una persona sana.

Estos días mi hijo lo está pasando mal, me hace muchas preguntas, tiene miedos y está más rebelde.

La Sociedad Española de Psiquiatría Infantil nos recuerda la importancia de las rutinas y los límites. Hay que informar a los niños según su edad sin dejarse llevar por los bulos. Lo mejor es que puedan expresar sus sentimientos y miedos. Esta página del Servicio de Psiquiatría y Psicología del Hospital Niño Jesús de Madrid, nos dan más consejos para afrontar el aislamiento en casa

Mi hijo no duerme bien

  • Hay que tener unas rutinas respecto a la hora de irse a la cama, la hora de comer, de hacer ejercicio, los deberes y el ocio.

  • Nos viene muy bien disfrutar de la luz del sol al menos dos horas al día.

  • Mejor no entretenerse con la tele o el móvil. Son más divertidos los puzzles, las adivinanzas, jugar a las cartas o jugar al escondite.

  • Hay que “desconectar”. Es más fácil si la habitación no tiene ruido y hay poca luz. La luz de la pantalla del móvil y de la tablet no nos dejan dormir bien.

¿Y si tengo que ir con el niño al Urgencias?

  • No hay que tener miedo de ir a las Urgencias. No puede ser que no se atiendan los accidentes y las enfermedades graves. O que tarden en atenderse.

  • Es muy fácil seguir el esquema de color rojo, naranja y verde.

  • Fíjate en los motivos por los que no hay que ir a Urgencias y debes esperar a hablar con tu pediatra.

Mi hijo tiene vacunas pendientes

No dejes de vacunar. Hay que poner todas las vacunas pendientes. Pide cita en tu Centro de Salud. Hubo un tiempo en el que solo se vacunaban a los menores de 15 meses, las embarazadas y si había algún riesgo. Se ha vuelto a vacunar. No pierdas la oportunidad.

Y sobre la vacuna del coronavirus, ¿qué dicen?

Todas las vacunas deben ser seguras y funcionar bien. Se están investigando varias vacunas frente a la COVID-19. Se investiga muy rápido en todo el mundo para intentar controlar la pandemia.

Mi hijo tiene asma

  • Consejos del Grupo de Vías Respiratorias de AEPap sobre asma y Covid19.

  • Todos los días hay que usar el inhalador preventivo. Esto ayuda a tener menos riesgo de una crisis de asma provocada por un virus. También sirve para el coronavirus.

  • Lleva contigo tu inhalador azul que sirve para aliviar los síntomas de asma.

  • Tu médico o pediatra te dará tu plan de acción para el asma. Te ayudará a darte cuenta de cuando empiezas a tener síntomas de asma. Si no lo tienes se lo pides.

  • Si tienes una crisis de asma sigue los pasos de tu plan de acción. Si es necesario llama al 112 o consulta con tu pediatra.

  • Lleva tu cámara de inhalación cuando vayas al Centro de Salud o al Hospital. No se deben hacer nebulizaciones.

Mi hijo es alérgico ¿Puedo continuar con las “vacunas de la alergia”?

Sí. Llama a tu Centro de Salud. Si se suspendieron durante el estado de alarma puede necesitar ajustar las siguientes dosis. En esta página encontrarás recomendaciones para los niños con asma y alergia y varias infografías con preguntas y respuestas sobre el coronavirus.

Mi hijo tiene un problema en el corazón

Los niños con cardiopatías graves son población de riesgo. Deben seguir con su tratamiento y con sus consultas en el Hospital. Puede ser que hagan la consulta por teléfono. Deben consultar con su pediatra del Centro de Salud o con Urgencias si empiezan con una infección respiratoria o se encuentran peor. El niño y su familia deben conocer y realizar todas las medidas de protección de la infección.

Mi hijo tiene una enfermedad reumática

Los niños con enfermedades reumáticas deben seguir las medidas para evitar el contagio del coronavirus. Algunos tratamientos aumentan el riesgo de la COVID-19. No deben suspenderlos sin consultar con su médico. Dejar bruscamente la medicación puede producir un empeoramiento o brote de la enfermedad de base. Más información en la página de la SERPE.

Más información:

Fecha de publicación: 11-10-2020 Autor/es: Palabras clave: coronavirusCOVID-19covid 19consulta pediatricahospitalRecursos relacionados: Manual de coronavirus para niñosConsejos psicológicos para familias con niños durante la pandemia de COVID-19Plan Estratégico de Enfermería Escolar para la Prevención COVID-19 en los centros educativos. 3ª Revisión. Julio 2020."La Patrulla Pediátrica siempre a tu lado"¡¡Pequepandilla al rescate!!"La invasión de los gigantes microscópicos y el Rey infecto"Cómo meditar en un minutoLos efectos psicologicos del confinamiento en la infancia y en la adolescencia: Prevención e Intervención desde el profesoradoIcono Infografía: 

¿Qué les contamos a los jóvenes sobre las bebidas energéticas?

Dom, 11/10/2020 - 20:43

¿Qué son las bebidas energéticas?

Son bebidas sin alcohol estimulantes. Ofrecen bajar la fatiga y el agotamiento, aumentar la habilidad mental y la resistencia física, lograr una mayor concentración, evitar el sueño y dar bienestar.

¿Cuáles son sus componentes?

La cafeína es el principal. Aunque también llevan hierbas como el guaraná y el ginseng, aminoácidos como la taurina y la carnitina, grasas, azúcares, proteínas, vitaminas y minerales.

¿Por qué son estimulantes?

Por la cafeína y guaraná que son sustancias estimulantes del sistema nervioso central. El aminoácido taurina también da energía.

¿Son lo mismo bebidas energéticas que bebidas deportivas o hidratantes?

No son lo mismo. Las bebidas hidratantes o deportivas sirven para reponer los líquidos y minerales perdidos en la sudoración tras el ejercicio físico. Mientras que las bebidas energéticas dan bienestar y energía de forma rápida.

¿Cuánta cafeína tienen?

El contenido en cafeína varía. Hay bebidas energéticas con muy poca y otras con mucha. Es importante leer siempre la etiqueta del envase.

¿Tiene la cafeína los mismos efectos en todas las personas?

La cafeína tiene efectos negativos comunes: aumento de la tensión arterial, del ritmo del corazón y de la temperatura.

Además cada uno puede tener una respuesta diferente a la cafeína, incluso con la misma dosis, es lo que se llama susceptibilidad personal. En algunas personas aparece nerviosismo, agitación, irritabilidad, insomnio y alteraciones del comportamiento.

¿Qué pasa si se toma una bebida energética?

Un consumo puntual en general no es peligroso. Pero la aparición de efectos negativos depende de la cantidad de cafeína que lleve y de la situación de quien la tome.

¿Se pueden tomar si se ingiere medicación o se padece alguna enfermedad?

No se recomienda tomar estas bebidas en caso de consumo de medicamentos, ya que pueden alterar los efectos de estos. Tampoco deberían tomarlas los que padezcan enfermedades del corazón, neurológicas o cualquier otro tipo de problema de salud.

¿Se puede mezclar con alcohol?

El alcohol es una sustancia depresora del sistema nervioso central. La mezcla de estimulantes con alcohol puede disminuir la sensación de borrachera siendo más fácil llegar al coma etílico. También puede dar lugar a debilidad muscular, mareos, nerviosismo, náuseas, vómitos etc.

¿Qué pasa si se toman con mucha frecuencia?

Su uso continuado puede dar lugar a dependencia, lo que quiere decir que el día que no se toman pueden dar un síndrome de abstinencia: dolor de cabeza, fatiga y somnolencia.

Su gran contenido de azúcares puede llevar al sobrepeso o la obesidad, cuando se toman de forma abusiva. También su pH ácido erosiona el esmalte de los dientes.

¿Son seguras para los adolescentes?

No se consideran bebidas seguras para niños y adolescentes. La cafeína produce adicción y tienen efectos negativos sobre el sistema nervioso en desarrollo.

¿Qué recomendaciones hay que seguir?

- Nunca usar de forma rutinaria por sus riesgos y efectos negativos.

- Si se toman hay que leer la etiqueta y saber cuánta cantidad de cafeína llevan.

- Nunca mezclarlas con alcohol.

- No confundirlas con otro tipo de bebidas deportivas que se usan para la rehidratación.

- No tomarlas si se padecen problemas de corazón, tensión arterial alta o ingesta de cualquier medicación. 

Fecha de publicación: 11-10-2020 Autor/es: Palabras clave: bebidas energéticasazúcarcafeínaestimulantesRecursos relacionados: ¿Qué síntomas produce el alcohol en el cuerpo y mente de Juan?¿Cómo afectan las drogas en el cuerpo y mente de Alejandro?Adicción a las redes sociales y nuevas tecnologías en niños y adolescentesIcono Infografía: 

Actuación en casos Covid 19 en los centros educativos: En IMAGENES

Dom, 04/10/2020 - 17:07

Para facilitar a centros docentes y familias, aquí tenéis estas infografías que resumen en imágenes, el protocolo reciente de manejo de casos en centros educativos. ¡Mucho más gráfico!

El documento OFICIAL original está disponible: Guía de actuación ante la aparición de casos de COVID-19 en centros educativos (24/9/20)

Podéis descargarlas en PDF pinchando en cada imagen.

Son obra de:

  • Aurelia Garcia Piñeiro: Pediatra AP. CL Alhendín UA Armilla. SAS
  • Diseño:  Susana Refoyo García (Susaneda).

Están actualizadas a fecha de 26 de septiembre de 2020 y publicadas en el Blog de su centro de Salud de Jaramilla., donde las irán actualizando si se producen cambios.

La información contenida en este artículo corresponde a los datos conocidos a fecha de la publicación. El avance en los conocimientos y técnicas diagnosticas y la reevaluación y actualización periódica y frecuente de los protocolos sanitarios puede modificar estos datos de un día para otro. Aunque los artículos se revisan a la mayor brevedad posible, es conveniente estar al corriente de los protocolos oficiales del Ministerio o de sus Comunidades Autónomas.

Esperamos que os sean de utilidad.

Actuación en Guarderías:

Actuación en Colegios:

Actuación en Institutos

WonderPediatra (@WonderPediatra) twitteó: Actualización, según protocolo 24sept20, de infografías sobre actuación ante casos COVID19 en centros educativos, versión guardes, coles e instis. Adaptado por @WonderPediatra y diseño de @SusanedaShop

Fecha de publicación: 4-10-2020 Autor/es: Palabras clave: covid 19coronaviruscolegioguarderíainstitutoRecursos relacionados: Plan Estratégico de Enfermería Escolar para la Prevención COVID-19 en los centros educativos. 3ª Revisión. Julio 2020.Guía de acogida emocional en espacios educativosManual de coronavirus para niños"La invasión de los gigantes microscópicos y el Rey infecto"Icono Infografía: URL Infografía: https://www.familiaysalud.es/sites/default/files/coles.pdf

#PaliativosVisibles

Jue, 01/10/2020 - 14:50
  • Discapacidad
    • Desde el año 2004, el segundo sábado de octubre se celebra el Día Mundial de los Cuidados Paliativos.

      Este tipo de asistencia, busca ayudar, apoyar y mejorar, la situación de los pacientes terminales y sus familias, para que puedan afrontar de mejor manera, la partida de ese ser querido. Comprende un amplio conjunto de tratamientos, que van desde el suministro de fármacos para aliviar el dolor físico del paciente, hasta tratamiento psicológico para él y su familia, trabajo social y un conjunto de actividades que le permita disfrutar de la mejor manera sus últimos momentos en este mundo.

      Haciendo un poco de historia…

      En sus inicios, los cuidados paliativos fueron dirigidos a pacientes terminales adultos. En 1967 se fundó en Londres el  St. Christopher’s Hospice primer centro médico para la atención de pacientes terminales, fundada por Cicely Saunders. Era una enfermera inglesa que posteriormente estudio medicina, e impresionada por la situación en que morían los soldados en la II Guerra Mundial, llenos de dolor y sufrimiento, se propuso realizar todo lo humanamente posible para acabar con ello.

      La apertura del primer centro pediátrico enmarcado en el movimiento Hospice se produjo en 1982, suponiendo una importante innovación, y es conocido como el Oxford Helen House.

      Desde entonces hasta la actualidad se han realizado reuniones, consensos, declaraciones y documentos desde diversas asociaciones e instituciones sociosanitarias que definen en qué consisten los cuidados paliativos y a quién van dirigidos. En el concepto último, se establece que los cuidados paliativos no serían excluyentes de un cuidado curativo.

      En el año 1992 se fundó la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) formada por más de 300 miembros procedentes de diferentes especialidades y ámbitos de atención.

      En 2014, en la que fue la primera resolución de ámbito mundial sobre cuidados paliativos (resolución 67.19 de la Asamblea Mundial de la Salud) se instó a la OMS y a sus Estados miembros a mejorar el acceso a los cuidados paliativos, haciendo hincapié en la atención primaría y la atención comunitaria y domiciliaria. Hoy en día, la Organización Mundial de la Salud ha decretado que los cuidados paliativos son un derecho esencial para todas las personas.

      En 2010,  el ministerio español publicó la Estrategia en Cuidados Paliativos del Sistema Nacional de Salud 2010-2014 que forma parte el Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud y constituye una actualización de la estrategia anterior del 2007, y último de sucesivos documentos en los últimos años.

      Y por fin, en 2014 se publica el documento de Cuidados Paliativos Pediátricos en el SNS: Criterios de Atención tiene como objetivo “mejorar la calidad de la atención prestada a los niños y niñas en situación avanzada y terminal y sus familiares, promoviendo una respuesta integral y coordinada del sistema sanitario a sus necesidades y respetando su autonomía y valores”.

      En los últimos años las Comunidades Autónomas han desarrollado planes de Cuidados Paliativos y poseen diferentes recursos que en su mayoría están encaminados a la atención de la población adulta.

      El 3 de Marzo de 2016 en Murcia se funda la Sociedad Española de Cuidados Paliativos Pediátricos (PEDPAL) que reúne a diversos profesionales sanitarios de diversas regiones de España motivados y preocupados por el escaso desarrollo de los Cuidados Paliativos Pediátricos en nuestro país.

      Situación actual

      La necesidad mundial de cuidados paliativos seguirá aumentando como consecuencia de la creciente carga que representan las enfermedades no transmisibles y del proceso de envejecimiento de la población.

      Se estima que anualmente 40 millones de personas —el 78% de las cuales viven en países de ingreso bajo e ingreso mediano— necesitan cuidados paliativos.

      Todas las personas, independientemente de sus ingresos, del tipo de enfermedad que padezcan o de su edad, deben tener acceso a un conjunto de servicios sanitarios básicos, incluidos los cuidados paliativos.

      En el ámbito pediátrico, un  estudio de 2019 de la Universidad de Navarra, detecta 680 servicios especializados en cuidados paliativos pediátricos en la región europea, solo 10 de ellos en España. El número no alcanza a atender las necesidades de la población, pues cada año mueren 170.000 niños sin acceso a ellos.

      ¿Qué ocurre con los niños?  (Fuente: Artículo elaborado por el Comité de Bioética de la Asociación Española de Pediatría)

      Desde que nacen, los niños y adolescentes, pueden desarrollar enfermedades graves (cardiacas, pulmonares, malformaciones, cáncer, neurológicas, etc) que limiten su esperanza de vida o les produzcan secuelas que amenacen su supervivencia. A pesar de los avances científicos y médicos, los niños en nuestro entorno también fallecen.

      Estos niños pasan por un largo proceso, con diferentes etapas, y este proceso afectará la vida de todas las personas que le rodean y pondrá de revés su mundo.

      Por desgracia, no siempre es posible ofrecer un tratamiento curativo y el objetivo se trasforma entonces en prolongar la vida, muchas veces durante años, con la mayor calidad y dignidad posibles. Actualmente los niños y adolescentes sobreviven a situaciones clínicas que antiguamente eran letales. Aunque la mortalidad ha descendido, la prevalencia de enfermedades incurables y la discapacidad ha aumentado, por lo que cada vez hay más niños que sobreviven en situación de alta vulnerabilidad y fragilidad.

      Una asistencia paliativa temprana reduce las hospitalizaciones innecesarias y el uso de los servicios de salud.

      Los cuidados paliativos en los niños tienen sus propias características, diferentes a las de los adultos (cuestiones legales, impacto social y escolar, uso de fármacos limitados, duelo familiar más grave y prolongado,…). Los objetivos son poder satisfacer las necesidades físicas y emocionales del niño y mantener el «funcionamiento» familiar con la mayor normalidad posible, incluyendo servicios de apoyo a los hermanos y soporte (tiempos de descanso) a la familia.

      Estos cuidados deben adaptarse a las necesidades de los niños, que son diferentes según su edad. Los cuidados paliativos pediátricos tienen en cuenta estos cambios e intentan adaptar las intervenciones a cada situación personal y familiar, pudiéndose aplicar al mismo tiempo que los tratamientos curativos.

      Más información de interés en:

      Equipo Editorial Familia y Salud 

      Fecha de publicación: 1-10-2020

#PaliativosVisibles

Jue, 01/10/2020 - 14:49
  • Discapacidad
    • Desde el año 2004, el segundo sábado de octubre se celebra el Día Mundial de los Cuidados Paliativos.

      Este tipo de asistencia, busca ayudar, apoyar y mejorar, la situación de los pacientes terminales y sus familias, para que puedan afrontar de mejor manera, la partida de ese ser querido. Comprende un amplio conjunto de tratamientos, que van desde el suministro de fármacos para aliviar el dolor físico del paciente, hasta tratamiento psicológico para él y su familia, trabajo social y un conjunto de actividades que le permita disfrutar de la mejor manera sus últimos momentos en este mundo.

      Haciendo un poco de historia…

      En sus inicios, los cuidados paliativos fueron dirigidos a pacientes terminales adultos. En 1967 se fundó en Londres el  St. Christopher’s Hospice primer centro médico para la atención de pacientes terminales, fundada por Cicely Saunders. Era una enfermera inglesa que posteriormente estudio medicina, e impresionada por la situación en que morían los soldados en la II Guerra Mundial, llenos de dolor y sufrimiento, se propuso realizar todo lo humanamente posible para acabar con ello.

      La apertura del primer centro pediátrico enmarcado en el movimiento Hospice se produjo en 1982, suponiendo una importante innovación, y es conocido como el Oxford Helen House.

      Desde entonces hasta la actualidad se han realizado reuniones, consensos, declaraciones y documentos desde diversas asociaciones e instituciones sociosanitarias que definen en qué consisten los cuidados paliativos y a quién van dirigidos. En el concepto último, se establece que los cuidados paliativos no serían excluyentes de un cuidado curativo.

      En el año 1992 se fundó la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL) formada por más de 300 miembros procedentes de diferentes especialidades y ámbitos de atención.

      En 2014, en la que fue la primera resolución de ámbito mundial sobre cuidados paliativos (resolución 67.19 de la Asamblea Mundial de la Salud) se instó a la OMS y a sus Estados miembros a mejorar el acceso a los cuidados paliativos, haciendo hincapié en la atención primaría y la atención comunitaria y domiciliaria. Hoy en día, la Organización Mundial de la Salud ha decretado que los cuidados paliativos son un derecho esencial para todas las personas.

      En 2010,  el ministerio español publicó la Estrategia en Cuidados Paliativos del Sistema Nacional de Salud 2010-2014 que forma parte el Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud y constituye una actualización de la estrategia anterior del 2007, y último de sucesivos documentos en los últimos años.

      Y por fin, en 2014 se publica el documento de Cuidados Paliativos Pediátricos en el SNS: Criterios de Atención tiene como objetivo “mejorar la calidad de la atención prestada a los niños y niñas en situación avanzada y terminal y sus familiares, promoviendo una respuesta integral y coordinada del sistema sanitario a sus necesidades y respetando su autonomía y valores”.

      En los últimos años las Comunidades Autónomas han desarrollado planes de Cuidados Paliativos y poseen diferentes recursos que en su mayoría están encaminados a la atención de la población adulta.

      El 3 de Marzo de 2016 en Murcia se funda la Sociedad Española de Cuidados Paliativos Pediátricos (PEDPAL) que reúne a diversos profesionales sanitarios de diversas regiones de España motivados y preocupados por el escaso desarrollo de los Cuidados Paliativos Pediátricos en nuestro país.

      Situación actual

      La necesidad mundial de cuidados paliativos seguirá aumentando como consecuencia de la creciente carga que representan las enfermedades no transmisibles y del proceso de envejecimiento de la población.

      Se estima que anualmente 40 millones de personas —el 78% de las cuales viven en países de ingreso bajo e ingreso mediano— necesitan cuidados paliativos.

      Todas las personas, independientemente de sus ingresos, del tipo de enfermedad que padezcan o de su edad, deben tener acceso a un conjunto de servicios sanitarios básicos, incluidos los cuidados paliativos.

      En el ámbito pediátrico, un  estudio de 2019 de la Universidad de Navarra, detecta 680 servicios especializados en cuidados paliativos pediátricos en la región europea, solo 10 de ellos en España. El número no alcanza a atender las necesidades de la población, pues cada año mueren 170.000 niños sin acceso a ellos.

      ¿Qué ocurre con los niños?  (Fuente: Artículo elaborado por el Comité de Bioética de la Asociación Española de Pediatría)

      Desde que nacen, los niños y adolescentes, pueden desarrollar enfermedades graves (cardiacas, pulmonares, malformaciones, cáncer, neurológicas, etc) que limiten su esperanza de vida o les produzcan secuelas que amenacen su supervivencia. A pesar de los avances científicos y médicos, los niños en nuestro entorno también fallecen.

      Estos niños pasan por un largo proceso, con diferentes etapas, y este proceso afectará la vida de todas las personas que le rodean y pondrá de revés su mundo.

      Por desgracia, no siempre es posible ofrecer un tratamiento curativo y el objetivo se trasforma entonces en prolongar la vida, muchas veces durante años, con la mayor calidad y dignidad posibles. Actualmente los niños y adolescentes sobreviven a situaciones clínicas que antiguamente eran letales. Aunque la mortalidad ha descendido, la prevalencia de enfermedades incurables y la discapacidad ha aumentado, por lo que cada vez hay más niños que sobreviven en situación de alta vulnerabilidad y fragilidad.

      Una asistencia paliativa temprana reduce las hospitalizaciones innecesarias y el uso de los servicios de salud.

      Los cuidados paliativos en los niños tienen sus propias características, diferentes a las de los adultos (cuestiones legales, impacto social y escolar, uso de fármacos limitados, duelo familiar más grave y prolongado,…). Los objetivos son poder satisfacer las necesidades físicas y emocionales del niño y mantener el «funcionamiento» familiar con la mayor normalidad posible, incluyendo servicios de apoyo a los hermanos y soporte (tiempos de descanso) a la familia.

      Estos cuidados deben adaptarse a las necesidades de los niños, que son diferentes según su edad. Los cuidados paliativos pediátricos tienen en cuenta estos cambios e intentan adaptar las intervenciones a cada situación personal y familiar, pudiéndose aplicar al mismo tiempo que los tratamientos curativos.

      Más información de interés en:

      Equipo Editorial Familia y Salud 

      Fecha de publicación: 1-10-2020

Un año más en apoyo de las niñas del mundo

Vie, 18/09/2020 - 21:20
  • Social
    • Cada año, el 11 de octubre, Unicef celebra el Día Internacional de la Niña. El Día Internacional de la Niña fue designado el 11 de diciembre de 2011 por la Asamblea General de las Naciones Unidas en la Resolución 66/170.

      La campaña cuenta con la participación de las niñas. Su objetivo es darles la posibilidad de hablar y defender sus derechos. Este año, el lema es Mi voz, nuestro futuro en común.

      Alrededor de mil cien millones de niñas forman parte de una gran generación mundial preparada para asumir el futuro. 

      Las niñas desempeñan diversos papeles en el hogar, la sociedad y la economía. Su progreso es bueno para ellas y también para sus familias, sus comunidades, las naciones y el mundo. Las niñas siempre han cambiado el mundo, y esta generación puede hacerlo aún mejor si se les ofrece la oportunidad.

      El Objetivo número 5 de la Agenda para el Desarrollo Sostenible busca "lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y la niñas". Participemos en nuestra vida diaria en conseguir este objetivo. Eduquemos a nuestros hijos e hijas en la igualdad para hacer un mundo mejor para todos ellos.

      En nuestra Web, nos sumamos a esta campaña y os ofrecemos artículos y recursos que os pueden interesar. Informate en nuestra campaña de este mes.

      Fecha de publicación: 18-09-2020

¿Cómo se diagnostica la infección por coronavirus?

Vie, 18/09/2020 - 19:35

En la actualidad, se recomienda realizar pruebas a todos los casos sospechosos de estar infectados y a todas las personas que han estado en contacto estrecho con un caso confirmado. 

  • Un caso se confirma con una prueba PCR positiva. Se tenga o no síntomas. 

  • Es un contacto estrecho la persona que ha pasado más de 15 minutos en contacto con un caso confirmado y ha estado a menos de un metro y medio.

¿Qué tipos de pruebas existen?

La mejor prueba es la PCR, que significa reacción en cadena de la polimerasa. Sirve para detectar el material genético del virus. Si es positiva es que la persona tiene el virus y está pasando la infección en ese momento.

La prueba se hace metiendo un bastoncillo por la boca y la nariz. Se dispone de los resultados en 24-48 horas.

La PCR no sirve para saber si pasó la infección.

¿A quién se realizará una PCR?

  • A todas las personas con síntomas de infección por coronavirus. Hasta saber los resultados el paciente y sus contactos estrechos deben estar aislados. Si la prueba es negativa, su médico puede valorar suspender el aislamiento.

  • A todos los contactos estrechos de un caso confirmado. Si el contacto tiene una PCR negativa es obligatorio hacer un aislamiento de 14 días tras el último contacto con el caso confirmado.

La PCR ¿es infalible?

No. Todas las pruebas que se usan para diagnosticar pueden fallar. La PCR falla pocas veces. A veces la PCR es negativa porque se hace en los primeros días de la infección y hay poca cantidad de virus en la garganta o en la nariz.

Los test rápidos no sirven para diagnosticar la infección reciente.

¿Cómo saber si ya hemos pasado la infección?

Hay que hacer un análisis de sangre que puede detectar 2 tipos de anticuerpos (defensas):

  • Inmunoglobulina M (IgM): aparece tras los primeros días de la infección y desaparece pronto.

  • Inmunoglobulina G (IgG): aparece más tarde y aún no sabemos exactamente cuánto duran.

Para detectar los anticuerpos disponemos de 2 tipos de pruebas:

  • Test rápidos de anticuerpos: Son parecidos a los test de embarazo. Se realizan a partir de unas gotas de sangre. Algunos test rápidos distinguen entre la IgM e IgG y otros no. El resultado es rápido, a los 10-15 minutos. Hay diferentes fabricantes y varían en lo fiable que puede ser el resultado.

  • Serología o ELISA: Se realiza a partir de una analítica de sangre. El resultado tarda varios días. Permite diferenciar y cuantificar entre los anticuerpos IgM e IgG. Es una técnica más fiable que los test rápidos. 

Hoy día no se aconseja usar las pruebas de anticuerpos para el diagnóstico de la enfermedad aguda por coronavirus.

Si se detectan los anticuerpos, ¿es seguro que se ha pasado la infección?

Es lo más probable. Aunque no se puede asegurar al 100%. Todas las pruebas pueden dar resultados que son falsos positivos.

¿Es posible haber tenido PCR positiva y anticuerpos negativos?

Sí. Algunos pacientes han tenido una infección por coronavirus, producen anticuerpos, pero pasado un tiempo no se detectan en los análisis. Se piensa que existen otros tipos de anticuerpos para los que ahora no tenemos pruebas para detectarlos.

Fecha de publicación: 18-09-2020 Autor/es: Palabras clave: coronavirusCOVID-19PCRserologíapruebasanalíticaanálisisRecursos relacionados: Manual de coronavirus para niñosPlan Estratégico de Enfermería Escolar para la Prevención COVID-19 en los centros educativos. 3ª Revisión. Julio 2020.Consejos psicológicos para familias con niños durante la pandemia de COVID-19Los efectos psicologicos del confinamiento en la infancia y en la adolescencia: Prevención e Intervención desde el profesoradoIcono Infografía: 

“No se puede vacunar porque tiene bronquitis”

Vie, 04/09/2020 - 21:49
MITO O REALIDAD:
  • "No se puede vacunar porque tiene bronquitis"
Se piensa que...

Una creencia muy extendida es que a un niño no se le puede vacunar si tiene una bronquitis. ¿Es esto verdad?

La verdad es que:

La bronquitis en sí no tiene por qué afectar a las vacunas. Pero sí hay que tener en cuenta, que no se debería vacunar mientras el niño esté con una enfermedad aguda moderada o grave, con fiebre alta o con una descompensación de asma o de alguna enfermedad crónica. En ese caso se debería esperar a que el niño esté mejor.

Por tanto, en caso de una bronquitis habría que ver si es moderada o grave, o si tiene además fiebre alta. En ese caso no habría que vacunar hasta pasados unos días de que se cure la infección. En cualquier caso, tu pediatra debería valorar la situación en particular antes de decidir si vacunar o no.

Aquí tienes más información sobre contraindicaciones de vacunas.

 

 

Fecha de publicación: 4-09-2020 Autor/es: Palabras clave: vacunascontraindicacionesbronquitisbronquiolitisRecursos relacionados: Decálogo de las vacunasComité Asesor de Vacunas - AEPVacunas.orgDecálogo de las vacunas (podcast)Qué son los broncodilatadoresDecálogo del asmaEl asma en la infancia y adolescenciaIcono Infografía: 

Los juegos tradicionales de toda la vida ¿Se los enseñamos a nuestros alumnos?

Vie, 04/09/2020 - 20:34

El niño juega desde que nace. Cada edad tiene sus propios juegos. Al principio juegan solos (exploran) y después lo harán en grupo. ¡Y es fundamental que todo niño juegue! Es una parte muy importante de su desarrollo. (En la sección CRECEMOS de Familia y Salud puedes encontrar un artículo sobre el juego en cada tramo de edad)

¿Cómo se juega hoy en día?

La forma de jugar y divertirse antes no tiene nada que ver con la de ahora. En la actualidad, los juegos de pantalla están desplazando a los juegos tradicionales y recreativos. Muchos niños y niñas ya ni los conocen.

El abuso de los juegos tecnológicos y la falta de espacios abiertos donde jugar han llevado al aumento del sedentarismo. También está dando lugar a niños que tienen dificultades para saber jugar cuando no están solos. Son jugadores “solitarios”.

Por otro lado, por falta de tiempo, las familias participan poco en los juegos de sus hijos/as. Esto causa una pérdida de tradiciones culturales que de otro modo se trasmitirían a través de las sucesivas generaciones.

¿A qué llamamos juegos tradicionales?

Son aquellos que han sido transmitidos de forma oral de generación en generación. Son universales. Se puede encontrar el mismo juego en varias partes del mundo con pequeñas variaciones según cada cultura. Tienen, por tanto, un gran valor en la transmisión de creencias y costumbres. Sobreviven al paso del tiempo, adaptándose a cada época. Pero su esencia y valores son los mismos.

¿Hay distintos tipos?

¡Claro! Son muy variados. Cada uno potencia distintos aspectos del desarrollo: fuerza, velocidad, agilidad, puntería, estrategia,… En el caso de los niños pequeños, para jugar juegos con reglas se necesita la compañía del adulto o un par más competente.

Hay juegos de locomoción (desplazamientos del cuerpo o saltos), de lanzamiento de precisión sobre dianas fijas, de pelota, de mesa, populares infantiles…. ¡Y muchos más!

¿Hay juegos tradicionales para bebés?

¡Pues claro! Hay muchos juegos para entretener a los bebés. Ya los usaban nuestras abuelas. Seguro que conocéis muchos de ellos. “Cucú-tras”, “pinto pinto gorgorito”, “aserrín aserrán”, “al trote y al galope”, “palmas palmitas”, “éste fue a por leña”, “cinco lobitos”, …

Sin darnos cuenta, trabajamos el equilibrio, la coordinación manual, las partes del cuerpo… Ellos participan y se divierten. Les aportamos muchas sensaciones y estimulamos su desarrollo y sus capacidades.

Casi todos, además, se acompañan de canciones, rimas y gestos. Así estimulamos también la atención, el oído, el sentido del ritmo, la habilidad verbal y, en suma, la capacidad de comunicación.

¿Qué ventajas tienen?

  • Los niños los juegan por el mismo placer de jugar. Son divertidos.

  • Sus reglas son fáciles de comprender. Y pueden ser negociables.

  • No hace falta mucho material ni que sea caro. Están al alcance de todos.

  • Son sencillos de practicar en cualquier lugar y momento. Muchos de ellos se juegan al aire libre.

  • Pueden jugar tantos como quieran. Pueden ser individuales o en grupo. Y pueden retirarse cuando quieran.

  • Empiezan a conocer el folklore y la literatura. Ayudan a formar su identidad cultural.

  • Fomentan valores para la vida cotidiana: justicia, solidaridad, compañerismo, diálogo, convivencia, constancia,…

  • Ayudan a reconocer y respetar las diferencias entre los que juegan (habilidades físicas o intelectuales, diferencias de género, costumbres culturales, etnias distintas…). Promueven el juego limpio y la cooperación.

¿Qué beneficios tienen para su desarrollo?

Son muchos:

- Les ayudan a socializarse. Y de forma muy fácil: en el recreo o en clase algunos niños juegan y otros los ven y se acercan. Son curiosos ¿verdad? Y todos juegan juntos.

Hacen ejercicio físico mientras juegan. Corren, saltan, bailan, reptan, trepan…. Adquieren más fuerza muscular, coordinación, velocidad y resistencia.

- Mejoran el sentido del ritmo. Aprenden movimientos y pausas coordinadas como parte del juego.


- Facilitan nuevas vivencias dentro y fuera de la familia. Se relacionan con otros niños. Aprenden a compartir el tiempo y las herramientas del juego.

- Pueden disfrutar de sus propios abuelos. Ellos conocen estos juegos. ¡Lo pasarán bien enseñándoselos!

- Se crean lazos de amistad que pueden durar toda la vida. ¡Con qué cariño recordarán a sus amigos de juegos de la infancia!

- Desarrollan la imaginación y la creatividad. Usan su propio cuerpo u objetos que están en la naturaleza, en las casas y en la escuela. Pueden hacer sus herramientas de juego con arena, piedras, ramas, flores, cajas de cartón, trapos, papeles, periódicos, … ¡Arriba el reciclaje!

- Fomentan la seguridad de los niños/as en sí mismos. Hacen que se desenvuelvan con más facilidad. Crean vínculos de confianza con sus compañeros de juego.

- Aprenden a jugar “con reglas”. Suelen ser sencillas. Tendrán que aprender a respetarlas y a resolver los conflictos que surjan.

- Desarrollan empatía. Se ponen en distintas situaciones y “roles”. A veces ganarán y otras no. ¡De todo ello, aprenderán!

- Reciben estímulos para hablar y aprenden palabras nuevas.

- Aprenden sobre el medio ambiente a través del contacto directo.

- Mejoran otras habilidades psicomotrices e intelectuales. También la coordinación viso-espacial.

En resumen: el equilibrio, una buena decisión:

El equilibrio entre juguetes tradicionales y tecnológicos es una buena elección. La clave es compaginar los beneficios de ambos tipos de juegos. Proponer y enseñar a vuestros alumnos juegos tradicionales será un acierto. ¡Ya habéis visto sus muchas cualidades!

Algunos ejemplos...

Descarga la infografía en pdf o pincha la imagen para verla mejor.

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE: 

Fecha de publicación: 4-09-2020 Autor/es: Palabras clave: juegojuguetesescueladesarrollo psicomotorRecursos relacionados: Consejos para elegir los juguetes para bebés y niños¿Qué juguetes elijo para mis hijos, y por qué?Internet, videojuegos, televisión...: Manual para padres preocupados ¡A jugar!El placer de jugarIcono Infografía: URL Infografía: https://www.familiaysalud.es/sites/default/files/1222_serrano_e_juegos_tradicionales.pdf

¿Qué mascarilla uso para el cole?¿Tendrá algún problema?

Vie, 04/09/2020 - 00:03

En esta situación de pandemia, las mascarillas son un elemento fundamental para protegernos frente al coronavirus. Su uso  es obligatorio a partir de los 6 años. Es importante recordar que en ningún caso el uso de mascarillas sustituye al resto de medidas de protección como la distancia de seguridad o la higiene de las manos.

Las mascarillas protegen al que la lleva y a las personas del entorno por disminuir la emisión y la entrada de gotas respiratorias. La que deben usar los niños van a depender de la situación.

¿Cuál es o cuáles son las mejores mascarillas que deben usar niñas y niños? ¿De tela, quirúrgicas...?

En general para los niños sanos y asintomáticos es suficiente usar mascarillas higiénicas homologadas. Pueden ser reutilizables o de un solo uso. Nos ofrecen más garantías que los "arreglos caseros".

Las mascarillas higiénicas homologadas de tela son suficientes por sí mismas para ejercer su función barrera, sin necesidad de un coste adicional por filtros, y no generan residuos al medio ambiente.

Hay que mirar el etiquetado para saber lo que compramos y adquirirlas en tiendas físicas u online que nos ofrezcan garantías, ya que pueden vendernos falsificaciones en puestos callejeros. La mascarilla puede salvar vidas. Es necesario asegurarse de su calidad.

¿Qué tipos de mascarillas hay para niños?

- Higiénicas reutilizables o lavables: Cumplen la norma UNE 0065:2020. Esta norma asegura que las mascarillas no solo tengan una filtración adecuada sino que además se pueda respirar con ellas sin problema. Es igual para adultos que para niños.

- Higiénicas desechables: Norma para adultos (UNE 0064-1:2020) y para niños (UNE 0064-2:2020).

- Quirúrgicas: La referencia a la norma UNE EN 14683 asegura el cumplimiento de un estándar de calidad. Según su Eficacia de Filtración Bacteriana (EFB), son de tipo I o tipo II. Estas últimas pueden ser también resistentes a salpicaduras (sangre y otros líquidos biológicos) si se llaman IIR.

 

MASCARILLAS CON ESPECIFICACIONES UNE

 

EFICACIA DE FILTRACIÓN BACTERIANA (EFB)  

 

RESPIRABILIDAD

 

NO REUTILIZABLES

 

IGUAL O SUPERIOR AL 95% 

 

 

INFERIOR A 60 Pa/CM2

 

REUTILIZABLES

 

IGUAL O SUPERIOR AL 90% 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Existen otras mascarillas higiénicas no reguladas por estas normas UNE con menor poder de filtración. Las mascarillas artesanales se hacen con materiales y métodos de confección muy diversos. Además, pueden no haber pasado el control de verificaciones. Por lo tanto no se garantiza su eficacia. Si una mascarilla higiénica carece de referencias a normas o ensayos no puede garantizar un nivel de protección.

¿Hay algo más que tener en cuenta?

En caso de usar mascarillas de un solo uso se deben desechar después de su uso y si son reutilizables, el fabricante debe indicar el método y número máximo de lavados. A partir de esos lavados puede perder su eficacia. También deben cambiarse cuando estén mojadas.

Es preferible elegir las mascarillas que no incluyan látex, y preferiblemente las que utilicen orgánico con certificado OEKO-TEX, porque garantiza que el material usado está exento de sustancias nocivas.

El diseño nos puede ayudar  a nivel emocional. Si se eligen temas divertidos, del gusto de los pequeños,  puede crear un vínculo entre los niños y su mascarilla que reduzca las lógicas molestias.

La mascarilla siempre debe estar bien colocada y ser adecuada para el tamaño de la cara del niño. Hay 3 tamaños infantiles: pequeña, de 3 a 5 años; mediana, de 6 a 9 años; y grande, de 10 a 12 años. No se recomienda el uso de mascarillas higiénicas de talla adulta a menores de 12 años. Para los mayores de 12 años, la OMS y UNICEF aconsejan usar una máscara para adultos.

Si se usa una mascarilla con la talla equivocada, no se ajustará correctamente y no tendrá la eficacia que debe. Es importante que se ajuste bien a la nariz y que cubra la barbilla.

¿Y en otras situaciones, hay que usar de otro tipo?

Los niños sintomáticos (con fiebre, tos, estornudos, diarrea, vómitos…)  o que son Covid positivos deben usar mascarillas quirúrgicas. También si son contactos estrechos con caso confirmados en su domicilio, durante la cuarentena.

En el caso de niños más  vulnerables por alguna patología crónica, como fibrosis quística, cáncer o inmunosupresión, mejor las quirúrgicas. Los niños nunca usarán mascarillas con válvula.

¿Cómo se desinfectan las mascarillas higiénicas?

El Ministerio de Sanidad ha elaborado una guía para explicar cómo se pueden desinfectar las mascarillas higiénicas de forma correcta.

  • 1ª opción: lavar y desinfectar la mascarilla con un detergente normal y agua a una temperatura de entre 60º y 90º, es decir, mediante un ciclo normal de la lavadora.
  • 2ª opción: sumergir las mascarillas en una dilución de lejía 1:50 con agua tibia durante 30 minutos. Después, lavar con agua y jabón y aclarar bien para eliminar cualquier resto de lejía y dejar secar.

No hay que olvidar evitar su abandono en la calle o el medioambiente. Se deben depositar  en contenedores específicos para ello.

¿Puede afectar física o emocionalmente a un menor el uso prolongado de mascarilla durante tantas horas diarias? 

Al volver a las clases y por lo tanto aumentar de las horas en las que nuestros niñ@s van a usar las mascarillas hay que recordar la posibilidad de que aparezcan algunos efectos negativos. Estos NO van a ser frecuentes si se toman unas simples medidas de precaución.

Los efectos físicos negativos que se han visto hasta ahora han sido sobre todo en la piel y en sanitarios que llevaban las mascarillas de forma continuada en ocasiones durante más de 12 horas. Y también en aquellas personas que tienen pieles más sensibles o delicadas con problemas previos como acné, piel seborreica o atópica.

En el caso de los niños, lo normal es que no lleguen a esos rangos horarios (más de 8 horas al día), probablemente con intervalos de descanso (actividades deportivas, comedor,…). Pero en aquellos niños atópicos o con trastornos crónicos de piel (acné,…), sí habrá que tenerlos en cuenta.

¿Y cuáles son estos problemas físicos?

  • Eczemas o dermatitis de contacto por algún material que forme parte de la mascarilla (gomas, metales…)
  • Eczemas detrás de las orejas por las gomas de la mascarilla
  • Empeoramiento de una dermatitis atópica facial
  • Picores, sarpullidos, manchas, granos
  • Rozaduras o erosiones por la presión en mejillas u orejas, si las llevan muy apretadas
  • Empeoramiento de un acné previo
  • Dermatitis perioral
  • Sequedad de la piel de la cara
  • Dolor de cabeza o dificultades para respirar por no estar acostumbrados, según el tipo de mascarilla
  • No es verdad que cause problemas pulmonares y cardíacos, ni falta de oxígeno. Están diseñadas para poder respirar normalmente.
  • En los niños que fuercen más la voz o la respiración por la falta de costumbre podría producir afonía, dolor en el pecho o mareos.
  • Infecciones por hongos debido a la humedad de la zona.

¿Se puede hacer algo para evitarlos?

Estos trastornos se pueden evitar o mejorar con algunas medidas como:

  • Utilizar mascarillas homologadas que son de mejor calidad, con materiales menos rígidos,  bastos e irritantes. Y además son más seguras.
  • Elegir el material que mejor vaya para cada piel. Por ejemplo, evitar los tejidos sintéticos como el polyester, en los niños atópicos.
  • Limpiar muy bien la cara antes y después de utilizarla.
  • Hidratar la piel con cremas emolientes.  Es el primer paso para evitar que la piel se seque y que las irritaciones empiecen a aparecer.
  • Evitar que las gomas estén muy apretadas para evitar el exceso de presión.
  • En el caso de las adolescentes, evitar el maquillaje bajo la mascarilla.
  • Evitar el exceso de humedad, para lo que se debe cambiar la mascarilla si es posible cada 4 horas según los expertos y si es posible hacer pequeños descansos.
  • En el caso de que la duración de las clases sea superior a 4 horas y utilicen mascarillas de tipo quirúrgico, se les debe facilitar una de repuesto.
  • Lavar con frecuencia  las mascarillas si son reutilizables y no utilizar más de un día las desechables.
  • Si algún niño o niña padece problemas cutáneos de mayor gravedad, como por ejemplo los niños con “piel de mariposa” (epidermólisis bullosa), en los cuales su piel es más vulnerable, se puede consultar al dermatólogo por alguna medida de prevención específica.

¿Se puede producir también algún otro tipo de trastorno,  emocional o funcional?

  • Dificultades para comunicarse claramente.
  • Miedo  a usar las mascarillas.
  • Dificultades de comunicación para los niñ@s sordos que dependen de la lectura de los labios.
  • Empañamiento de los cristales en los niños que usan gafas.
  • Dificultad para mantener el uso de la mascarilla sobre todo en los niños más pequeños por incomodidad, o en los adolescentes por su rebeldía y sensación de invulnerabilidad.
  • Imposibilidad de uso en los niños con trastornos del desarrollo, retraso mental o problemas maxilofaciales o respiratorios graves. En ellos, no es recomendable su uso.
  • Mal uso de las mascarillas al ponerlas y retirarlas, auto-contaminándolas con las manos sucias o colocándoselas sin cubrir la nariz o la boca.

Para disminuir estos problemas, hay que explicar a los niños con lenguaje adaptado a su edad, incluso a través de dibujos, muñecos, cuentos o juegos, el por qué deben llevar la mascarilla, y cómo se debe usar, sin trasmitirles temores ni miedos.  Así como los niños saben que deben usar cascos en la bicicleta o que deben abrocharse el cinturón de seguridad en el automóvil, aprenderán a usar mascarillas cuando es necesario. En los niños pequeños, un adulto debe supervisar siempre cómo se la pone y cómo se la retira. Con los adolescentes hay que ser firmes,  predicar con el ejemplo y entablar un diálogo que les permita concienciarse (hacerlos protagonistas) de lo importante de su colaboración para la salud de todos y la suya propia.

En la Web del Ministerio con información para los ciudadanos sobre Covid 19, hay recursos útiles para todo esto. https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov/ciudadania.htm

El Grupo de Vías Respiratorias de la Asociación Española de Pediatría dispone de un PDF con información muy clara sobre el uso de las mascarillas.

Fecha de publicación: 3-09-2020 Autor/es: Palabras clave: covid 19mascarillahigieneprevencióncolegioRecursos relacionados: Diez preguntas clave sobre la higiene de manosRap de la tos y el codoEnfermedades InfecciosasManual de coronavirus para niños"La invasión de los gigantes microscópicos y el Rey infecto"Icono Infografía: 

Asma y Covid. El Grupo de Vías Respiratorias de la AEPap nos aconseja.

Jue, 03/09/2020 - 20:13

El Grupo de Trabajo de Vías Respiratorias es el colectivo de profesionales de la AEPap (Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria) encargado del desarrollo de acciones relacionadas con la salud y la patología respiratoria en la infancia y la adolescencia.

Lleva trabajando desde el año 2000 en revisar, actualizar y difundir aquellos contenidos interesantes para los profesionales y para las familias que faciliten el manejo de los trastornos respiratorios más frecuentes en la infancia.

Como es lógico y dado que el asma es una de las patologías crónicas más frecuentes en la edad infantil, en esta ocasión el grupo de trabajo nos ofrece información que puede ser muy útil para las familias y colegios, a la hora de manejar estos problemas durante la pandemia por Covid 19.

Nos han parecido tan pertinentes que aquí os los ofrecemos. ¡Esperamos que os sean de utilidad!

Consejos sobre manejo de Asma en la edad pediátrica en tiempos de COVID-19 

¿Debo seguir administrando el tratamiento igual que siempre?

Siga administrando a su hijo/a el inhalador preventivo (corticoides u otros) diariamente según ha prescrito su pediatra, igualmente si su tratamiento de mantenimiento incluye inmunoterapia especifica debe seguir las dicaciones de su pediatra alergólogo. Esto ayudará a reducir el riesgo de un ataque de asma provocado por cualquier virus respiratorio, incluido el coronavirus.

No haga caso de bulos y "fake news". Tomar el tratamiento preventivo no enmascara los síntomas, simplemente protegerá de los factores desencadenantes (ácaros, pólenes, resfriados, ejercicio, ...)

 Lleve consigo el inhalador de alivio o de rescate (salbutamol o terbutalina, el de color azul) todos los días, por si los síntomas de asma se agravan.

¡¡OJO!! NO se deben hacer nebulizaciones salvo bajo estricto control médico.

 se pueden utilizar con seguridad los inhaladores acoplados a la cámara espaciadora en todos los ámbitos asistenciales: Atención Primaria, Hospital, colegio y domicilio.

MUY IMPORTANTE: ¡Si empeora el asma acuda a un centro sanitario con su propia cámara de inhalación!

¿El asma es un factor de riesgo para tener COVID-19?

No hay evidencia hasta el momento de que los niños y niñas con asma tengan más riesgo de padecer COVID-19, y tampoco hay datos para afirmar que sean un grupo de riesgo especial para el desarrollo de complicaciones.

¿Y puede utilizar mascarilla?

El uso de mascarillas en personas con asma está especialmente indicado, porque ayuda a prevenir las infecciones víricas respiratorias incluida la COVID-19.

NO HAY NINGUNA CONTRAINDICACIÓN PARA SU USO EN PACIENTES CON ASMA.

Dependiendo del lugar se debe utilizar a partir de los 3 o de los 6 años.

Descargables en PDF los documentos originales

Última actualización: 31 Agosto 2020

Grupo de Vías Respiratorias AEPap

Equipo Editorial Familia y Salud

 

 

Fecha de publicación: 3-09-2020 Autor/es: Palabras clave: covid 19asmacolegioRecursos relacionados: Decálogo del asmaAsmaEl asma en casa. Documento para padresEl asma en la infancia y adolescenciaCecilia controla su asmaDecálogo de la alimentación (podcast)Respirar - Portal de FamiliasIcono Infografía: 

Al cole sin COVID-19, juntos lo logramos

Mié, 02/09/2020 - 20:29
Este artículo ha sido elaborado por AMECE (Asociación Nacional e Internacional de Enfermería Escolar). Sabemos que en muchos colegios no existe esta figura. Para aquellos en los que si sea así, u os interese informaros, os ofrecemos este artículo.

Con la vuelta al cole siempre ha preocupado a las familias el tema de la conciliación familiar. Este año se suma la incertidumbre sobre cómo va a ser la “nueva normalidad”: ¿Volverán a clase toda la jornada?¿El colegio optará por un sistema mixto: presencial y online?¿Con qué horarios? Y la familia que tiene hijos en todas las etapas, ¿cómo lo va a hacer? Y si se produce un brote en el colegio ¿sabrán los profesores cómo actuar?¿Van a tener que estar con la mascarilla puesta todo el día? ¿Y cómo van a mantener la distancia interpersonal de 1.5 m? ¿Y los recreos? ¿Habrá comedor?¿Y las actividades extraescolares?

¿Qué puede pasar?

El Gobierno ha elaborado unas Medidas de Prevención específicas que sirven a las Comunidades Autónomas para trabajar el próximo curso. Los colegios ya están preparando sus planes de contingencia, las instalaciones, las diferentes programaciones, etc. Nos podemos enfrentar a cuatro escenarios diferentes:

  1. Que todos empiecen las clases de manera presencial con las medidas de prevención.
  2. Que se priorice la manera presencial en infantil y primaria y que secundaria y bachillerato tengan una mezcla de educación presencial y online.
  3. Que haya un brote y se cierre el colegio. Se vuelve al confinamiento y a la teledocencia.
  4. Que todo vuelva a la normalidad.

Luego, las enfermeras escolares piensan en otro escenario según se vaya desarrollando la pandemia:

  1. Que haya un buen control de los casos y entonces Salud Pública irá haciendo el aislamiento de los grupos de estudiantes que se precise.

La base de todas las decisiones será un buen diálogo entre la familia y la escuela. Se tiene que cumplir que el colegio garantice un entorno seguro y la familia tenga un compromiso con la comunidad educativa.

Antes de comenzar el curso las familias tienen que concienciar a sus hijos de la responsabilidad para ellos mismos, el resto de los compañeros y los profesores. La familia se encarga de enseñar cuáles son las medidas para prevenir y evitar la propagación de la enfermedad, que son:

1.- La distancia social de al menos 1.5 metros.

2.- El lavado frecuente de manos

3.- Las medidas de higiene respiratoria y el uso de la mascarilla.

Los niños durante este tiempo tienen ya interiorizadas todas estas medidas porque las llevan aplicando día a día hace unos meses. Esto fortalece su responsabilidad y que no tengan miedo a la vuelta al cole.

Cuando llegue septiembre el colegio informará a las familias de su plan de contingencia de forma clara y concreta. De los servicios que va a ofrecer, cómo lo va a hacer, las nuevas normas, etc. Así las familias sabrán en todo momento cómo deben actuar.

Y desde el primer día de clase, cada día al salir de casa, se debe recordar lo que hay que controlar:

  1. Control de los síntomas: hay que poner el termómetro. Si se tiene fiebre (a partir de 37,5ºC), tos persistente, dificultad para respirar, diarrea, vómitos, catarro, etc mejor “#quédate en casa”.
  2. Mochila bien preparada: el material escolar imprescindible, botella de agua bien rotulada con su nombre y apellidos, pañuelos desechables, su mascarilla higiénica (y otra de repuesto), así como una bolsa de papel para guardar la mascarilla cuando no la use.
  3. Obedecer las normas del colegio: no se puede compartir nada. Ni la merienda, ni el agua, ni ningún material. Hay que cumplir con todas las medidas preventivas y normas higiénicas que en el colegio les van a indicar.
  4. Actualización de datos y teléfonos de padres, madres y/o tutores legales. Deben estar localizados por si son llamados del colegio para que acudan a sus hijos.
  5. La vuelta a casa tras la jornada va a ser otro momento importante para evitar la transmisión del virus. Hay que extremar las medidas antes de entrar en la casa. El verano es un buen momento para ir entrenando.
  6. AMECE ha elaborado un Plan Estratégico de Enfermería frente al COVID-19 para los Centros Educativos. Recoge todas las medidas comentadas antes. Están pensadas desde el colegio y son para el colegio.

Animamos a las familias a consultarlo porque les ayudará a comprender las medidas que se van a adoptar. También está destinado a los equipos directivos y docentes. La familia es el agente activo de esta nueva forma de vivir la escuela #JUNTOS LO LOGRAMOS. #AL COLE CON ENFERMERA.

Os ofrecemos esta infografía (descargable en PDF) como resumen de las recomendaciones para las familias:

Otras infografías de AMECE:

Y además estos 3 VÍDEOS sobre el uso de la mascarilla, pantallas y consejos a la hora de salir de casa:

 

Fecha de publicación: 2-09-2020 Autor/es:
  • Patricia Castillo Godoy. Enfermera Escolar y Vocal Formación AMECE. Colegio Menesiano. Madrid
  • Natividad López Langa. Enfermera escolar y Presidenta de AMECE. Centro Público de Educación Especial "María Soriano". Madrid
Palabras clave: colegiocolegio seguroescuelaenfermera escolarcomunidad educativacorresponsabilidadRecursos relacionados: Plan Estratégico de Enfermería Escolar para la Prevención COVID-19 en los centros educativos. 3ª Revisión. Julio 2020.Consejos psicológicos para familias con niños durante la pandemia de COVID-19Manual de coronavirus para niñosLos efectos psicologicos del confinamiento en la infancia y en la adolescencia: Prevención e Intervención desde el profesorado"La Patrulla Pediátrica siempre a tu lado""La invasión de los gigantes microscópicos y el Rey infecto"Diez preguntas clave sobre la higiene de manosRap de la tos y el codoIcono Infografía: URL Infografía: https://www.familiaysalud.es/sites/default/files/1279-castillo-p-covid_vuelta-al-cole_familias.pdf

Propuesta de actuación ante la detección de un síntoma sospechoso de Covid-19 en un centro escolar.

Dom, 30/08/2020 - 11:53

Habitualmente los episodios febriles en niños se deben a infecciones, la mayoría leves y autolimitadas, pero muchas de ellas son contagiosas.

La recomendación general de los pediatras es que la fiebre siempre es un criterio para que los niños no acudan a guarderías, colegios, o institutos.

La infección por coronavirus, además de fiebre, puede dar otros síntomas inespecíficos, como dolor de garganta, malestar general, tos, diarrea o incluso ser asintomática. La ausencia de fiebre no asegura que el escolar no presente una infección por SARS-CoV-2, por lo que ante la presencia de cualquier otro síntoma que pueda ser compatible, el centro escolar contactará con los padres o tutores legales y valorarán la actitud a seguir.

Dado que uno de los síntomas principales de la infección por SARS-CoV-2 es la fiebre, este documento pretende ayudar a cómo valorar el niño febril, y por ello establece recomendaciones para padres, responsables y educadores (1).

Dependiendo de si la fiebre se inicia en el domicilio o en el centro escolar, diferenciamos dos escenarios:

A.- INICIO DE LOS SÍNTOMAS EN CASA

  1. Los padres deberán garantizar, antes de llevar al alumno al colegio, que el estado de salud del niño es bueno y verificar que no tiene fiebre ni otra sintomatología (tos, dolor de cabeza y/o de garganta, malestar general, vómitos, diarrea) desde la tarde anterior.
  2. Es recomendable tomar la temperatura. Si > 37.5ºC debe considerarse un caso de fiebre y no podrá acudir a guardería/colegio/instituto.
  3. Contactar telefónicamente o de forma telemática con su centro de atención primaria para recibir instrucciones de la conducta a seguir.
  4. Si el profesional sanitario establece la indicación de realizar PCR frente a COVID-19, se seguirán las instrucciones sobre aislamiento domiciliario vigentes en cada comunidad autónoma, el niño permanecerá en su domicilio junto a sus convivientes durante el tiempo que le indique el profesional sanitario, con cuidados sintomáticos, vigilando la evolución y acudirá al lugar y hora indicada para realizar la PCR. Los padres o tutores legales informaran al colegio hasta saber resultado de dicha prueba diagnóstica.
  5. Si la PCR es negativa, el niño podrá volver al colegio tras permanecer 24 horas sin fiebre ni otros síntomas, siempre siguiendo las recomendaciones de su pediatra o médico de Atención Primaria. Los padres o tutores legales pueden informar al centro educativo sobre cuándo se reincorporará el alumno.
  6. Si la PCR es positiva (Infección por COVID-19): se seguirán las instrucciones de Salud Pública con respecto a las acciones en el centro educativo y del médico de Atención Primaria con relación al seguimiento clínico del paciente. Las autoridades de Salud Pública o la Institución designada (Dispositivos COVID de gerencias de Atención Primaria, por ejemplo) coordinaran el estudio de contactos, y la reincorporación del niño al colegio dependerá de las directrices de este organismo. La dirección del centro educativo deberá ser informada por los padres o tutores legales de la enfermedad del niño y sobre cuándo se reincorporará el alumno.
  7. Por la gran vulnerabilidad de las personas mayores, debe restringirse el contacto del niño enfermo con los abuelos, extremando las medidas preventivas: distancia mayor de 2 metros, mascarillas, higienización de manos y de objetos y, si es posible, aislamiento de los mayores de 65 años convivientes con el enfermo en habitaciones diferentes.

B.- INICIO DE LA FIEBRE EN EL CENTRO EDUCATIVO.

  1. Escuelas infantiles/colegios/institutos deberán tener protocolos de actuación ante la aparición de síntomas en un alumno, y actuar siguiendo las recomendaciones generales establecidas en cada comunidad autónoma.
  2. Si aparecen síntomas en un alumno (Anexo 1): tomar la temperatura, preferiblemente con termómetro sin contacto. El niño enfermo será aislado del resto de sus compañeros, acompañado por un adulto en un espacio acondicionado exclusivamente para este uso. Dicho espacio deberá ser una habitación que pueda ser bien ventilada y disponer de papelera de pedal con bolsa y tapa. Tanto el niño enfermo (mayor de 3 años) como el adulto deberán permanecer con mascarilla y guardando la máxima distancia de seguridad que sea posible. En caso de que el escolar no pueda llevar mascarilla quirúrgica, el adulto que lo acompañe llevará una mascarilla FFP2 sin válvula (2).
  3. La familia recogerá al niño enfermo del centro escolar. Se recomienda un trasporte seguro, con las medidas higiénicas, no debiendo usarse transporte público colectivo. Si existe imposibilidad de traslado seguro, se comunicará a las autoridades sanitarias y se pondrá en marcha el medio establecido en cada CCAA para facilitar dicho transporte.
  4. Se contactará con el centro de salud de atención primaria de referencia del alumno, o al teléfono establecido por su comunidad o ciudad autónoma. En caso de presentar síntomas de gravedad o dificultad respiratoria se llamará al 112.
  5. Si el profesional sanitario establece la indicación de realizar PCR frente a COVID-19, se seguirán las instrucciones sobre aislamiento domiciliario vigentes en cada comunidad autónoma, el niño permanecerá en su domicilio junto a sus convivientes durante el tiempo que le indique el profesional sanitario, con cuidados sintomáticos, vigilando la evolución y acudirá al lugar y hora indicada para realizar la PCR. Los padres o tutores legales informaran al colegio hasta saber resultado de dicha prueba diagnóstica.
  6. Si la PCR es negativa, el niño podrá volver al colegio tras permanecer 24 horas sin fiebre ni otros síntomas, siempre siguiendo las recomendaciones de su pediatra o médico de Atención Primaria. Los padres o tutores legales pueden informar al centro educativo sobre cuándo se reincorporará el alumno.
  7. Si la PCR es positiva (Infección por COVID-19): se seguirán las instrucciones de Salud Pública con respecto a las acciones en el centro educativo y del médico de Atención Primaria en relación con el seguimiento clínico del paciente. Las autoridades de Salud Pública o la Institución designada (Dispositivos COVID de gerencias de Atención Primaria, por ejemplo) coordinaran el estudio contactos, y la reincorporación del niño al colegio dependerá de las directrices de este organismo. La dirección del centro educativo deberá ser informada por los padres o tutores legales de la enfermedad del niño y sobre cuándo se reincorporará el alumno.

En caso de que los padres, tutores o educadores tengan dudas sobre si los síntomas o signos que padece un escolar son motivo para acudir de forma urgente al centro de salud o urgencias, pueden consultar las tablas que adjuntamos de la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas (SEUP), que ayuda a valorar si se trata de una emergencia, una urgencia médica o una consulta demorable en atención primaria (3).

Tabla 1: CUANDO LLAMAR O ACUDIR A EMERGENCIAS

Tabla 2: CUANDO LLAMAR O ACUDIR A URGENCIAS

Tabla 3: CUANDO LLAMAR AL CENTRO DE SALUD

En el supuesto de que el escolar presente síntomas y/o signos de gravedad (Tablas 1 y 2), se avisará a los padres o tutores legales del alumno, y el centro educativo contactará telefónicamente con el centro de emergencias (teléfono 061 o 112).

Es muy importante que el acceso a los centros sanitarios se realice respetando las medidas de seguridad y de protección establecidas para garantizar la protección de los pacientes y del personal sanitario.

La atención urgente debe ceñirse exclusivamente a una indicación clínica (tablas 1 y 2), y se intentará realizar un acceso controlado de los pacientes para distribuirlos en uno de los dos circuitos habilitados en los centros de salud, según los síntomas y signos que refieran y el aforo de las salas de espera (4). Esto no se podrá llevar a cabo si los escolares acuden sin contacto telefónico /telemático previo al centro sanitario.

Tras atender a los pacientes en el centro de salud, no se entregará informe médico para justificar las ausencias escolares de los pacientes pediátricos, ya que ello corresponde a los padres o tutores legales. Tampoco se emitirán informes en el caso de que las PCR sean negativas.

En caso de que el resultado de una PCR sea positiva, el colegio recibirá la información y las actuaciones a realizar serán coordinadas por Salud Publica o la institución designada para este fin.

Las repercusiones laborales consecuencia del cuidado necesario de los escolares en el ámbito doméstico, en estas situaciones descritas, también deberán ser consideradas por las instituciones, implementando circuitos de información con empresas, salud laboral, etc., con el fin de facilitar el proceso de cuidado en los aislamientos domiciliarios que sean precisos.

Anexo 1.

(1). Propuesta de actuación de la asociación española de pediatria-aep, en caso de fiebre en un niño en el colegio/escuela infantil: https://www.aeped.es/sites/default/files/recomendaciones_aep._fiebre_en_la_escuela._junio_2020.pdf.

(2). Guía de actuación ante la aparición de casos de COVID-19 en centros educativos (versión 27 de agosto 2020). https://www.mscbs.gob.es/profesionales/saludPublica/ccayes/alertasActual/nCov/docu mentos/27_08_2020_Guia_de_actuacion_centros_educativos.pdf.

(3). ¿Debo acudir a urgencias? Guía rápida para padres y cuidadores https://seup.org/pdf_public/pub/hojas_padres/acudir_urgencias.pdf

(4). Propuesta de abordaje y organización de las consultas de pediatría de atención primaria en la pandemia por SARS-CoV-2 (otoño-invierno 2020-2021). https://www.aepap.org/sites/default/files/noticia/archivos-adjuntos/consenso_aepap_sepeap-_propuesta_de_abordaje_y_organizacion_consultas.pdf.

Junta directiva AEPap, 28 de agosto 2020.

Pueden descargar el documento original en PDF.

Fecha de publicación: 30-08-2020 Autor/es: Palabras clave: covid 19ColegiosRegreso a la escuelaprevenciónRecursos relacionados: Diez preguntas clave sobre la higiene de manosGuía de acogida emocional en espacios educativosIcono Infografía: 

“Vuelta al cole”. Preparando el curso escolar después de tanto tiempo

Sáb, 22/08/2020 - 16:48
    • El regreso al cole del curso 2020-2021 está marcado por la epidemia del COVID-19. Tras el confinamiento, va a ser una vuelta rara, llena de incertidumbres. No sabemos si los niños y adolescentes irán a colegios o institutos de forma presencial. O si recibirán clases de forma telemática, al menos en algunas franjas de edad. Algunos niños pequeños tendrían que empezar a ir al colegio o a la guardería.

      En “épocas normales”, suele ser un tiempo de ilusionar a los nuestros con el nuevo curso y retomar las buenas costumbres. Tiempo de reencontrar a los compañeros y de sumergirse de nuevo en la rutina escolar y familiar. De reorganizar la vida familiar, las  rutinas de sueño, de comidas, de las próximas actividades. Es el tiempo de  revisar la ropa, la mochila y el material escolar.      

      Pero, ¿y ahora qué? ¿cómo afrontamos estos cambios?¿qué va a pasar? 

      Teniendo en cuenta que hay muchas y muy distintas circunstancias, que cada centro y cada familia dispone de recursos muy diferentes, y que hay muchas limitaciones en estos momentos, hemos querido ofreceros varias aportaciones de distintos estamentos y con visiones y alternativas compartidas en algunos casos y diversas en otros. El objetivo es que encontréis en alguna de ellas ayuda para afrontar, tanto las familias como los centros docentes, esta nueva y complicada etapa que viene.

      Y no queremos dejar de recordaros los consejos de los “tiempos normales”, para facilitar este regreso de forma saludable. 

      ¡Animo! Es un reto para todos. Intentemos hacerlo lo mejor posible y aprender siempre de la experiencia.

      Podéis obtener más información pinchando en nuestra campaña: “Vuelta al cole”.  Preparando el curso escolar después de tanto tiempo

      Fecha de publicación: 22-08-2020

Vuelta a las aulas en la pandemia Covid19: infecciones a raya!

Jue, 20/08/2020 - 19:47

El colegio es el lugar donde nuestros hijos aprenden, se relacionan con otros niños y avanzan en su integración social. La pandemia por coronavirus ha supuesto un cambio radical en nuestras vidas. Cerrar los colegios fue una de las primeras medidas que se pusieron en marcha para intentar frenar el avance de la epidemia en nuestro país. Los niños se infectan menos y con síntomas más leves o de forma asintomática. No obstante existe un riesgo real de que los niños puedan contagiar y ser contagiados como ocurre en la población adulta. Además los centros educativos son espacios donde la concentración y el contacto son la norma, por lo que la posibilidad de contagio de enfermedades infecciosas, más allá del coronavirus, es posible y frecuente.

¿Es bueno que los niños vuelvan al colegio?

Sin duda sí. Y no solo es recomendable sino necesario. El cese de la actividad escolar presencial durante estos meses ha tenido consecuencias en el aprendizaje y en la forma de relacionarse y sentir de los niños, sobre todo en aquellos más vulnerables. Es el momento de afrontar la vuelta a los centros educativos y actividades de ocio. Esto va a suponer un gran reto. Por una parte dudas sobre la evolución de la pandemia, riesgo de nuevos casos y brotes. Por otra la situación de inseguridad y miedo a que los niños puedan enfermar, contagiarse o transmitir la infección en la familia o en la comunidad. Por ello la apertura de escuelas y colegios debe ser gradual y escalonada, garantizando la seguridad de los menores y minimizando el riesgo de transmisión.

¿Cuáles deberían ser las medidas a realizar en los centros educativos?

5 medidas clave :

  1. Limitar los contactos.

  2. Medidas de higiene personal y respiratoria.

  3. Limpieza y desinfección diaria de instalaciones y entorno.

  4. Planes para el aislamiento ante casos de infección o sospechosos.

  5. Información y formación a la plantilla del centro, familias y alumnos.

Medidas que no solo garanticen la protección de la salud física de los alumnos, sino también su salud psíquica y social.

Y eso ¿cómo se hace?

Cada centro educativo estudiará su situación, espacios y recursos de cara a implantar las medidas que se precisen para ofrecer un entorno escolar seguro. Se intentará y priorizará la asistencia presencial de todo el alumnado. En caso de que la situación epidemiológica lo precise se alternará con actividad a distancia, sobre todo en los cursos superiores.

  • El distanciamiento físico es la medida de protección más importante frente a la infección por coronavirus y también frente a otros virus cuya transmisión es por vía respiratoria. Esta medida puede resultar de difícil implantación en según qué centros y sobre todo en los niños más pequeños, educación infantil y primaria. Como alternativa se plantea formar grupos estables de convivencia, máximo de 15-20 alumnos.

  • Evitar aglomeraciones con horarios de acceso escalonados y circuitos diferenciados.

  • Promover actividades colectivas en salas espaciosas o al aire libre si fuese posible.

  • El lavado frecuente de manos junto con el distanciamiento son las medidas de prevención más importantes para reducir la transmisión. Lavado con agua y jabón, por parte de todos: alumnos, profesores y personal del centro. Disponer de lo necesario en los baños escolares.

  • No se recomienda el uso de guantes. Puede dar una falsa seguridad y relajarnos, además de ser peligrosos para los más pequeños (atragantamiento, alergias y accidentes varios).

  • Uso de mascarilla. En general se recomienda el uso de mascarilla para los adultos y niños mayores de 6 años que no puedan mantener la distancia de seguridad y cuando no estén en su grupo de convivencia estable. Los menores de 6 años y aquellos con problemas respiratorios o discapacidad no tendrán obligación de llevarla.

  • Se recomienda la limpieza diaria de los centros, con especial atención a las superficies de contacto y zonas de uso común así como ventilación frecuente.

  • Los centros escolares deberán establecer un procedimiento para la atención de niños o personas que enfermen durante el horario escolar. 

¿Qué puede hacer la familia?

Las familias tienen un papel fundamental en garantizar la seguridad de la vuelta al colegio. Con consejos y recomendaciones de siempre pero que cobran especial importancia ahora. Explicar y compartir con los hijos, contando de forma sencilla, justificada y sin alarmismos. Predicar con el ejemplo. Los niños lo entenderán y nos imitarán.

Las familias deberán ajustarse a los horarios, normas y esquemas organizativos planteados por el centro educativo.

Recordarles no delegar en abuelos y otros colectivos vulnerables tareas que les puedan suponer un riesgo de contagio. Hay que pensar en su salud.

¿Y si un niño se pone malo?

Si el niño se encuentra mal o presenta cualquier tipo de síntoma: fiebre, tos, diarrea, dolor de garganta… se debe actuar como siempre, con sentido común. El niño deberá aislarse en una sala y avisar a la familia para que venga a recogerlo. Las personas que entren en contacto con él deberán adoptar las medidas de protección básicas: distancia, lavado de manos, mascarilla. Ningún niño ni adulto que esté enfermo o con síntomas puede acudir al centro educativo.

¿Y si hay un caso de coronavirus en la clase?

Todo caso sospechoso deberá mantenerse en aislamiento domiciliario a la espera del resultado de la prueba de PCR que confirme o descarte la infección. Ante un caso confirmado (PCR +) los profesionales sanitarios y de salud pública indicarán la forma de actuar: duración del aislamiento y estudio de contactos.

¿Y si un profesor tiene coronavirus?

Se actuará de la misma manera que en la población general. Deberá permanecer en su domicilio, con las medidas de aislamiento y prevención recomendadas y contactará con su médico o centro de salud. Se realizarán las pruebas pertinentes y ante resultado positivo de infección por coronavirus permanecerá aislado un mínimo de 10 días. Comunicará su caso a la comunidad educativa y se contactará con Salud Pública de cara al estudio de contactos y con Salud Laboral para gestionar su caso.

No obstante recomendamos que cuando se presenten estas situaciones se consulten las recomendaciones de las autoridades sanitarias vigentes en cada momento.

Los centros escolares deben comprometerse a dar Información y Formación sobre educación para la salud, promoción de hábitos saludables y prevención de la infección a todos los miembros de la comunidad educativa: alumnos, profesores y familias. Hacerlo de forma clara, accesible y adaptada, ayudándose de cartelería, clases y documentos en la página web del centro.

Todos tenemos la responsabilidad de limitar el avance de las infecciones y mantenerlas ¡A raya!

Fecha de publicación: 20-08-2020 Autor/es: Palabras clave: coronavirusescuela de padresescuelainfeccioneslavado de manosRecursos relacionados: Consejos psicológicos para familias con niños durante la pandemia de COVID-19Los efectos psicologicos del confinamiento en la infancia y en la adolescencia: Prevención e Intervención desde el profesorado"La Patrulla Pediátrica siempre a tu lado"¡¡Pequepandilla al rescate!!Cómo meditar en un minutoGuía de acogida emocional en espacios educativosLa nueva normalidad educativa y de ocio: Vuelta a los centros educativos y comienzo de las actividades de veranoIcono Infografía: 

Conociendo el desarrollo psicomotor de nuestro hijo

Mié, 19/08/2020 - 18:15
    • En el Programa de salud infantil, los pediatras y enfermeras vigilamos la evolución de los niños. Uno de los objetivos de este seguimiento es valorar que los niños adquieren sus capacidades motoras, cognitivas, sensoriales, de lenguaje y comunicación a la edad que lo hace la mayoría de los otros niños. Esta evolución es variable, no es igual en todos los niños.

      La percepción de los padres es de gran interés para nosotros . Ellos van a aportar una información esencial. También es muy valiosa la apreciación de los profesionales de las guarderías y colegios. Pasan mucho tiempo con los niños y los observan en diversas situaciones. Y muchas veces son los que se dan cuenta de que algún niño o niña tiene problemas.

      Para poder percibir si el desarrollo y maduración de un niñ@ es adecuada, es conveniente que padres y cuidadores conozcan lo que es normal y lo que no lo es. Es bueno informarse de una serie factores de riesgo y señales de alerta que nos ayudarán a darnos cuenta.

      Y si estáis preocupados por el DPM de vuestro hijo siempre  deberéis acudir al pediatra, que valorará la necesidad de realizar un estudio y seguimiento del niño. Y que además puede derivarlo a un centro de atención temprana si fuera preciso.

      En la Web familia y salud disponemos de numerosos artículos y recursos sobre el DPM en todos sus aspectos. En esta campaña del mes resumimos los más significativos de cada Sección. ¡Hay muchos! Selecciona los que te interesen o te puedan ayudar. Pincha aquí e investiga en nuestra campaña

      Fecha de publicación: 19-08-2020

Autismo, signos de alarma antes de cumplir los 2 años (para docentes)

Sáb, 08/08/2020 - 20:47

Los trastornos del espectro autista (TEA) son una alteración en el desarrollo del niño. Estas alteraciones se ven desde que el niño es muy pequeño. Se dan dificultades en la comunicación, el lenguaje, la capacidad de relacionarse con otras personas y la variedad de intereses o juegos. Este trastorno se manifiesta de muy diversas maneras, desde casos muy leves a otros más graves. 

Fue descrito por 1ª vez en el siglo XX, en plena 2ª guerra mundial por un psiquiatra norteamericano: Leo Karnener en 1943 y un pediatra austriaco: Hans Asperger en 1944.

No se sabe cuántos niños hay con TEA en el mundo. Se cree que en la Unión Europea hay un millón de personas. Muchos de ellos no están diagnosticados.

¿Cuál es el desarrollo típico social y comunicativo de los niños sanos?

Cada niño es diferente. El desarrollo social y del lenguaje no es el mismo para cada niño. Esta escala nos ayuda a saber cómo es el desarrollo normal de un niño sano:

  • A los 9 meses: Juega con los adultos a dar y tomar objetos. Muestra objetos. Dice adiós con la mano.
  • A los 10 meses: Señala para pedir lo que quiere.
  • A los 12 meses: Aparecen las primeras palabras con significado (p. ej.: papá, mamá, agua). Inicia juegos cada vez con mayor frecuencia. Cambia de rol en los juegos de turnos.
  • A los 18 meses: Empieza a jugar con otros niños. Pero sigue jugando en solitario casi siempre. Muestra objetos, los ofrece, los toma, etc.. Utiliza más palabras (en torno a las 20).
  • A los 24 meses: Tiene episodios breves de juegos con otros niños. Inicia juegos con otros niños relacionados con actividad motora (p. ej.: perseguirse). Hace combinaciones de dos palabras (p. ej.: papá pan, mamá agua etc). Sabe cuándo se le piden objetos de uso común.

¿Cuáles son los síntomas de los niño-as con TEA?

Este trastorno no tiene un síntoma universal y específico.

Las primeras dificultades pueden notarse cuando el niño va a cumplir un año, en el área social y comunicativa.

- Se interesan poco por estímulos sociales: prefieren jugar solos, son poco expresivos, no suelen sonreír ni mostrar afecto. Responden poco y no suelen dirigirse a otras personas.

- Son niños muy meticulosos que tienen unos hábitos “estrictos”. Suelen tener una rutina y cuando se les saca de la rutina pueden enfadarse o tener rabietas.

A partir del año y medio se ven dificultades en el juego, sobre todo en el juego simbólico. Por ejemplo: Se le da al niño una taza y una cuchara y no se lleva la taza a la boca o no mueve la cuchara dentro de ésta.

- Su lenguaje está retrasado. Puede ser repetitivo. A esto se le llama ecolalia. Tienen un tono de voz diferente.

- No miran cuando se comunican.

- A veces sus movimientos son repetitivos y estereotipados.

- Se comunican para pedir cosas y no tanto para compartir.

- Usan muy pocos gestos.

¿Hay rasgos físicos asociados?

Los niños con TEA son iguales al resto de los niños. A veces tienen una cabeza un poco más grande.

El autismo es tres veces más frecuente en niños que en niñas. Ocurre en todas las razas, países y clases sociales.

Los niños con TEA se distinguen por su comportamiento. No por su aspecto físico.

¿Cuándo habría que remitir al pediatra?

  • Si tienen muy pocos gestos.

  • Si falta de conexión con la mirada. Raras veces miran a la cara.

  • Falta de expresiones alegres, cálidas.

  • No tienen intereses en entregar o mostrar cosas.

  • No responden a su nombre.

  • Falta de coordinación en la comunicación no verbal. Son poco expresivos.

  • Juegan con los objetos repitiendo siempre el mismo movimiento.

  • También hacen movimientos repetidos con parte de su cuerpo.

  • El tono de su voz es atípico.

Conclusión

Es importante que los padres y educadores estén alerta y digan al pediatra que “algo no va bien”. Es bueno fijarse antes de que cumpla 2 años. Todos los niños con TEA pueden aprender.

El pediatra en sus controles también hace ciertas preguntas para ver si todo va normal. Cuando se sospecha que un niño tiene algún tipo de riesgo se deriva a “Atención Temprana”. Allí se hará todo lo que el niño necesite.

Fecha de publicación: 8-08-2020 Autor/es: Palabras clave: autismoautistaTEAcomunicaciónretraso del lenguajeatención tempranaRecursos relacionados: El cazo de LorenzoHablaFácil AutismoiAutismPictogramas.esIcono Infografía: 

“Si rechina los dientes es que tiene lombrices”

Sáb, 08/08/2020 - 20:33
MITO O REALIDAD:
  • “Si rechina los dientes es que tiene lombrices”

Se piensa que...

Una creencia muy difundida es que los niños rechinan los dientes cuando tienen lombrices. 

¿Es esto verdad?

Esto es completamente ¡falso!

Las lombrices (oxiuros) son una infección frecuente en los niños.

Es asintomática en la mayoría de los casos. El síntoma más habitual es picor en la zona perianal, sobre todo por la noche. Esto puede producir irritabilidad, sueño intranquilo o incluso despertares. El rascado provoca a veces heridas en la zona. En las niñas las lombrices pueden llegar a la vagina y uretra, dando irritación y flujo vaginal, y de forma menos frecuente, molestias al orinar.

En la actualidad no hay ningún estudio que avale la relación del hábito de rechinar los dientes (bruxismo) con la infección por lombrices. Las causas del bruxismo infantil no son aún bien conocidas. Parece que se relaciona con factores odontológicos, psicológicos, del sueño o genéticos.

 

Fecha de publicación: 8-08-2020 Autor/es: Palabras clave: bruxismolombricesoxiurosinsomnioRecursos relacionados: Cuando pican las lombrices...Diez preguntas clave sobre la higiene de manosIcono Infografía: 

Si un alumno tiene neumonía; ¿qué hay que saber?

Sáb, 08/08/2020 - 14:32

¿Qué es la neumonía?

Es una inflamación de los pulmones. Casi siempre debida a una infección por virus y/o bacterias

¿Cómo se produce la infección?

Los gérmenes pueden llegar a los pulmones por diversas vías. Las más frecuentes son:

  • La inhalación de bacterias o virus que están en la nariz o garganta del niño.

  • Por el aire, a través de las gotitas que producen las personas enfermas al toser o estornudar.

  • Por compartir vasos, cubiertos, juguetes, otros utensilios o tocar pañuelos de un enfermo.

¿Qué síntomas presenta?

Los síntomas pueden variar. Dependen de la edad, el germen que tenga y de si el niño tiene alguna enfermedad importante previa. Los padres deben consultar al médico si su hijo además de fiebre tiene:

  • Tiene una respiración muy rápida.

  • Respira con dificultad. No porque tenga la nariz tapada, sino porque no le entra bien el aire en los pulmones. Si se le oyen pitos en el pecho, se le hunden las costillas o cada vez que respira abre mucho los orificios de la nariz.

También puede tener tos. A veces no se tiene tos desde el principio. Los niños mayores y adolescentes a veces notan dolor en el pecho. Otros síntomas: escalofríos, cansancio, pérdida de apetito o vómitos.

La neumonía por virus afecta sobre todo a menores de 3 años. Suele empezar poco a poco. Primero se tiene un simple catarro y luego hay otros síntomas como no querer comer, vómitos o estar más irritable.

Hay algunas bacterias como Mycoplasma y Chlamydia, que causan neumonía sobre todo en niños mayores de 4-5 años y adolescentes. Igual que las que son por virus, sus síntomas comienzan de forma progresiva, son más leves, puede que no exista fiebre o no sea muy alta. La tos es más seca y se tiene dolor de cabeza y muscular. Son las llamadas neumonías atípicas.

En cambio, la neumonía bacteriana típica empieza de manera brusca con fiebre alta, regular estado general y a veces dolor torácico. La produce casi siempre el neumococo. Suele afectar a niños más mayores que las víricas, aunque pueden darse a cualquier edad. A veces la infección es mixta (virus y bacterias). 

¿Qué se hace en la consulta del pediatra?

Si el alumno presenta estos síntomas, se debe informar a los padres para que consulten al pediatra.

  • El pediatra puede diagnosticar la neumonía con la información que aporten los padres y la exploración del niño.

  • A veces solicitará una radiografía de tórax para confirmar el diagnóstico. No siempre es necesaria.

  • Hará una revisión de control en 24-48 horas o cuando lo considere necesario para ver la evolución. La mejoría se suele observar en 1-3 días. La tos puede durar varias semanas. Irá cediendo poco a poco según vaya venciendo la enfermedad.

  • Puede que el pediatra mande el niño al hospital si lo ve grave o por otros motivos. 

Si la evolución es buena no hay que hacer radiografía de control. Las radiografías emiten radiaciones. Si hay que hacer otra radiografía no se debe de hacer antes de 4 semanas. 

¿Cómo se trata la neumonía?

La mayoría de los niños pueden tomar el tratamiento en su casa. Ingresan en el hospital: los niños muy pequeños, los que parece que están graves o los que tienen alguna enfermedad que se puede complicar.

A los padres se les da información para casa, que deben tener en cuenta:

  • Si tiene fiebre tomará paracetamol o ibuprofeno.

  • Dar de beber líquidos. Así estará bien hidratado.

  • Pueden aliviarle los lavados nasales con suero fisiológico y aspirar las secreciones.

  • No se recomienda usar medicinas para la tos. Si quitamos la tos no se eliminan los mocos que produce la infección.

  • No se recomiendan mucolíticos ni expectorantes. Pueden tener efectos secundarios graves.

  • Le dirán que tome antibiótico si se sospecha neumonía por una bacteria.

  • Los antibióticos no sirven si la neumonía es por virus. Estos niños solo necesitan control.

Se deben seguir siempre los consejos del pediatra. No deben tomar otro tipo de medicinas. Tampoco se debe suspender el tratamiento que les han indicado hasta el final. Deben consultar de nuevo si empeora o no observa ninguna mejoría en 24-48 horas. También si tienen alguna duda.

¿Cómo se puede prevenir la neumonía?

  • Vacunando a los niños. Es la medida más eficaz para la prevención. Las vacunas disponibles protegen frente a bacterias y virus que pueden producir neumonías graves: Neumococo, Haemophilus  influenzae tipo b, Tos ferina y Sarampión. La vacuna antigripal se recomienda en niños de riesgo.

  • Siempre que pueda, tomar lactancia materna.  Al menos 4 meses. Favorece las defensas del niño y previene las infecciones.

  • No fumar en presencia del niño. Evitar el humo del tabaco. El tabaco aumenta el riesgo de infecciones respiratorias.

  • El lavado de manos, tanto de los niños enfermos como de las personas de su entorno. Ventilar las habitaciones y las aulas. No compartir utensilios. Todos estos consejos evitan la transmisión.

¿Es preciso que el niño se quede en casa durante el tratamiento o puede acudir al colegio?

Como norma general, en todas las enfermedades que cursan con fiebre, además de las recomendaciones específicas para cada una de ellas, es necesario que el niño haya estado 24 horas sin fiebre antes de volver a la escuela.

No debe incorporarse al centro escolar hasta que el niño se encuentre bien y pueda hacer sus actividades normales. Es decir, esté sin fiebre, haya disminuido la tos o la dificultad respiratoria, no esté irritable y recupere su energía.

Tampoco debe incorporarse si la enfermedad requiere más atenciones de las que los responsables a cargo del alumno pueden darle, reduciendo su atención o la del resto de alumnos.

Resumiendo:

  • Si el niño se encuentra bien y ha quedado afebril, puede reincorporase a las 24-48 h de inicio del antibiótico.

  • En función del estado general del niño (aproximadamente 1 semana).

Viejos mitos que hay que desterrar

  • No existe el “principio de neumonía”. La neumonía está o no está.

  • Los antibióticos no previenen la neumonía. No están indicados ante un catarro. Los catarros suelen ser por un virus.

  • No todas las neumonías se tratan con antibióticos. En niños pequeños la mayoría de las infecciones son víricas y no precisan tratamiento antibiótico. El pediatra decide si tiene que tomar antibiótico. Ya sabemos que si se usan cuando no se necesitan puede hacer que luego sean menos eficaces.

Hace muchos años la neumonía era una enfermedad muy peligrosa. Esto sigue pasando en los países en desarrollo. Ahora mismo, en los países desarrollados, la mayoría de los niños se recuperan muy bien. El niño podrá hacer una vida normal. No pasa nada por haber tenido una neumonía.

Más información...

  • RECURSOS Familia y Salud: Escucha el Vídeo: Neumonía

Fecha de publicación: 8-08-2020 Autor/es: Palabras clave: neumoníafiebredificultad respiratoriatosescuelaRecursos relacionados: NeumoníaNeumococoDecálogo de la tosDecálogo de la fiebreDecálogo de las vacunasDecálogo del buen uso de los antibióticosComité Asesor de Vacunas - AEPVacunas.orgIcono Infografía: 

Páginas