FamiliaySalud

Suscribirse a canal de noticias FamiliaySalud
Actualizado: hace 8 horas 47 mins

Gracias por esos 1.000 días

Mié, 18/10/2017 - 23:40
    • El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, a través de la AECOSAN, ha lanzado una campaña con la que quiere transmitir información y recomendaciones para las mujeres gestantes, las madres, los padres, el entorno familiar y social y los profesionales sanitarios, con el fin de sensibilizar de la importancia de tener unos hábitos de vida saludables durante el embarazo y los dos primeros años de vida del bebé. Lo que se haga en los mil primeros días del bebé será un gran paso para su salud. El eslogan de la campaña es “Gracias por esos 1.000 primeros días”.

      En esos 1.000 días se incluye el embarazo y los 2 años primeros años de vida del bebé (incluida la lactancia). Es un periodo clave en el que hay una gran oportunidad de prevenir obesidad y diversas enfermedades ya desde los inicios de la vida porque hay probabilidad conseguir efectos positivos para la salud que perduren durante la vida adulta.

      Según el último estudio ALADINO, un 41,3 por ciento de la población infantil tiene exceso de peso (23,2 % de prevalencia de sobrepeso y 18,1 % de  obesidad). Aunque estas cifras siguen siendo altas, el porcentaje de niños con sobrepeso se ha reducido significativamente (descenso de 3 puntos de 2011 a 2015) y la prevalencia de obesidad se ha estabilizado.

      Importancia del entorno en la promoción de la salud

      Es por ello que una de las líneas estratégicas del Ministerio de Sanidad, a través de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), es el fomento de hábitos de vida saludables, especialmente de una alimentación saludable y la promoción de la actividad física.

      En este sentido, la AECOSAN, en línea con la Organización Mundial de la Salud, quieren poner en valor con esta campaña la importancia del entorno familiar, laboral y social, para facilitar los hábitos saludables de las madres y padres. También destaca el apoyo de los profesionales sanitarios relacionados con las embarazadas y los bebés en esta promoción de hábitos saludables, ya que suponen un gran referente a lo largo de toda la vida, y especialmente durante la infancia y la juventud.

      Desde la Estrategia NAOS se trabaja en línea con las recomendaciones de la OMS y de la UE y se impulsan acciones en distintos ámbitos (escolar, familiar, comunitario, empresarial, laboral, sanitario) y sinérgicamente con distintos sectores públicos y privados, dando prioridad al entorno infantil, adolescente, mujeres gestantes y a los grupos de población más vulnerables. Por eso en el desarrollo de esta iniciativa se tiene en cuenta la integración en los diversos ambientes y entornos.

      Tres etapas: EMBARAZO, PRIMER AÑO Y SEGUNDO AÑO

      En la campaña se dividen esos 1.000 primeros días en 3 etapas:

      A. 270 días: Embarazo

      - Lleva una alimentación saludable, en el embarazo contribuye al control de tu peso y el de tu bebé.
      - Come pensando en dos ¡pero no comas por dos!
      - Cuida que la alimentación sea segura durante tu embarazo.
      - Realiza una actividad física moderada. ¡Importante!: no te canses. Debes poder mantener una conversación mientras se realiza la actividad.
      - Di adiós a los hábitos nocivos.

      B. 365 días: Primer año de vida

      - Lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses de vida de tu bebé. Es la mejor prevención. Le aporta las primeras defensas frente a enfermedades infecciosas, reduciendo el riesgo de obesidad y otras enfermedades crónicas en el futuro. Beneficia a los dos, favorece la salud del bebé creando un vínculo afectivo y disminuyendo el riesgo de diabetes tipo 2, cáncer de ovario y cáncer de mama de la mujer. El mantenimiento de la lactancia materna es una labor de todos: la familia, los amigos y el entorno laboral.
      - Si se utilizan otros alimentos para lactantes y niños de corta edad (siempre por recomendación de los profesionales sanitarios) lee en la etiqueta nutricional el contenido de azúcares, sal y grasas.
      - La Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros organismos nacionales e internacionales recomiendan que los lactantes sean amamantados en exclusiva durante los primeros seis meses y junto con otros alimentos complementarios hasta los dos años de edad o más.
      - A partir de los 6 meses de edad, las necesidades nutricionales de un bebé aumentan para facilitar su rápido crecimiento y desarrollo.
      - Los bebés deben experimentar con una amplia variedad de sabores y alimentos saludables y nutricionalmente adecuados: sigue los consejos de tu pediatra para la introducción de alimentos durante esta etapa.

      C. 365 días: Segundo año de vida

      - Es muy importante que le incorpores a la mesa familiar y al ocio activo. Porque de forma divertida aprenderá y adquirirá hábitos saludables.
      - No olvides que lo que aprende hoy le beneficiará mañana y perdurará a lo largo de toda su vida.

      En esos 1.000 días la alimentación de la madre y del bebe (a partir de los 6 meses) debe ser siempre variada, equilibrada y en cantidades adecuadas. Tomando productos frescos y de temporada y con poca sal, grasas y azúcares. Sin olvidad realizar una actividad física adecuada a cada etapa.

      La campaña incluye un spot, una infografía, una cuña de radio y cartelería. Se difundirá en medios online desde hoy 16 de octubre hasta el 30 de octubre. (Descarga pdf de Infografía)

      Todos los materiales se pueden descargar en este enlace: http://www.aecosan.msssi.gob.es/AECOSAN/web/nutricion/campanyas/aecosan_...

      Fuente: Nota de Prensa. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. 16 de octubre de 2017

      Fecha de publicación: 18-10-2017

Gracias FAMIPED

Dom, 15/10/2017 - 21:21
  • Nuestra web
    • FAMIPED, revista electrónica con contenidos dirigidos a familias (padres y sus hijos adolescentes), ha sido el primer vehículo de comunicación de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) con las familias a través de las nuevas tecnologías (TIC). Su predecesora en papel fue la revista “Infopadres”.

      La revista electrónica nació en el año 2008 como nexo de comunicación entre la AEPap y las familias en un momento en que el desarrollo de las TIC lo permitieron. A FAMIPED se podía acceder libre y directamente a través de una Web propia (www.famiped.es) o bien a través del correo electrónico previa suscripción gratuita. Con una periodicidad trimestral ha llegado a todos sus usuarios y seguidores hasta el año 2016.

      Con el lema "Familias, Pediatras y Adolescentes en la Red. Mejores padres, mejores hijos“ ha pretendido hacer llegar información relativa a la salud y bienestar de los hijos y de la familia de una manera integral, de una forma didáctica, rigurosa, cercana y sencilla.

      Para aumentar su difusión entre las familias procedentes de otros países y que no hablan español, muchos de sus artículos se han traducido a varios idiomas (francés, inglés, portugués, rumano, árabe e, incluso, chino) y también a las diferentes lenguas cooficiales de nuestro país (catalán, euskera y gallego).

      En la elaboración de los artículos sobre temas de interés y prevalencia han contribuido pediatras, psicólogos, maestros, pedagogos, y otros expertos en distintos temas, así como adolescentes y padres que nos han contado experiencias, reflexiones en primera persona.

      El enfoque de los temas era libre, admitiendo todos los puntos de vista, con el objeto de aportar una visión multidisciplinar y diversa. Se han tratado aspectos de salud, cuidados, crianza, educación, todo ello buscando el bienestar de todo el núcleo y el entorno familiar (amigos, abuelo) y de la comunidad (escuela, sociedad).

      Agradecimientos

      Quizás no lo sepas, pero es muy importante que lo conozcas. Todos lo autores, miembros del equipo editorial, así como traductores y nuestra revisora de estilo han trabajado y colaborado de forma generosa y desinteresada.

      Se han tratado revisiones de temas prevalentes, artículos de opinión y relatos de experiencias, todos ellos escritos de manera altruista. Queremos agradecer a toods los autores su gran generosidad y dedicación.

      También es importante subrayar el trabajo desinteresado de todas las personas que han participado como miembros del equipo editorial. Y de manera especial, de sus coordinadores: Antonio Jiménez Cortes que asistió al nacimiento de FAMIPED y coordinó la revista durante sus primeros años; Narcisa Palomino Urda que recogió el testigo en un momento difícil de cambios en la AEPap; y de Mª Luisa Arroba Basanta que mantuvo el impulso de FAMIPED hasta el final de su andadura.

      No podemos olvidarnos de aquellos otros principales colaboradores que con su trabajo altruista han dado a Famiped un sello único. Nos referimos a sus traductores: Josep Bras Marquillas, Susana Rocha, Florentina Prutenau, Maged Abdulrazzak, Botóns.eu - Portal Galego de Educación, María Puertas Martínez, Pablo Ocaña Escolar) y a nuestra revisora de estilo, Angela Blanco González, que con tanto mimo ha cuidado hasta la última palabra de cada artículo.

      Con esta nota queremos hacer un reconocimiento público y resaltar el papel que ha tenido nuestra querida revista electrónica FAMIPED, de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap), con la satisfacción de que los objetivos previstos en su nacimiento se han cumplido con creces.

      Ahora hay un espacio en AEPap, la Web Familia y Salud (Padres y pediatras al servicio de la infancia y la adolescencia) que da respuesta a esta necesaria comunicación familias-pediatras. Desde hace cinco años, esta Web ofrece información útil, práctica y sencilla a los padres, familias y cuidadores, así como a profesionales y los propios jóvenes sobre atención y cuidados de la salud de niños y adolescentes, de una forma rigurosa y fiable.

      Aunque en breve tiempo desaparecerá la Web de FAMIPED (www.famiped.es), todos sus contenidos en formato pdf se han alojado en la sección "RECURSOS": FAMIPED de la Web Familia y Salud, para que puedas releerlos y consultarlos cuando quieras.

      Por último, gracias a todos los usuarios, registrados o no de la revista FAMIPED por su confianza y por seguirnos. ¡Nos seguimos leyendo en Familia y Salud!

      ¡Hasta siempre FAMIPED!!

      Narcisa Palomino Urda
      Antonio Jiménez Cortés
      Mª Luisa Arroba Basanta
      Equipo Editorial FAMIPED

      Fecha de publicación: 15-10-2017

Alimentos Orgánicos o Ecológicos

Dom, 15/10/2017 - 18:34

 ¿Son realmente una opción más sana, natural y respetuosa con el medio?

¿Sabemos lo que son?

En los últimos años, ha habido grandes avances en nutrición. Muchas personas tratan de mejorar su salud con una alimentación equilibrada. Los Organismos Internacionales intentan asegurar alimentos para la población mundial. El 2º objetivo de desarrollo sostenible de la ONU es erradicar el hambre en el mundo en 2030. Es muy importante que todo esto se logre sin degradar el medio ambiente.

Desde hace unos años surgen con fuerza los “ALIMENTOS ECOLÓGICOS / BIOLÓGICOS / ORGÁNICOS”.

Definición de un producto ECOLÓGICO:

1.- Procede de la producción (agricultura / ganadería) ecológica.

2.- Tiene un origen natural. No emplea sustancias químicas de síntesis (pesticidas, fertilizantes).

3.- No se le añaden sustancias artificiales (aditivos, colorante, saborizantes).

4.- No ha sufrido modificaciones genéticas (transgénicos).

5.- Posee un Certificado de un organismo / autoridad de control

  • La legislación EUROPEA plantea como sinónimos los términos ECOLÓGICO = BIOLÓGICO = ORGÁNICO.
  • En EE.UU. el término aprobado es el de ORGÁNICO. Y distingue:
    • 100% ORGÁNICO: se produjo y/o se procesó sólo con ingredientes orgánicos.
    • ORGÁNICO: el que tiene al menos el 95% de los ingredientes orgánicos.
    • HECHO CON INGREDIENTES ORGÁNICOS: el que tiene al menos el 70% de éstos.

La PRODUCCIÓN ECOLÓGICA es un sistema de gestión agrícola y producción de alimentos. Combina las mejores prácticas medioambientales, un elevado nivel de biodiversidad, la preservación de recursos naturales. Esto ha hecho que aumente la demanda de productos Ecológicos. En EE.UU. se ha multiplicado por 20 en los últimos 15 años. España es el estado de la Unión Europea (UE) con mayor superficie de agricultura ecológica

¿Alimentan más?

En general, los alimentos de origen orgánico tienen el mismo valor nutricional que los convencionales. Aunque, no hace mucho se ha demostrado que pueden tener algunas pequeñas diferencias. Por ejemplo, la leche ecológica parece ser más rica en hierro, pero más pobre en yodo.

Comer este tipo de alimentos no suma ni resta ningún beneficio para la salud. A día de hoy, no hay evidencia de que su consumo cause beneficios directos en la salud.

¿Son más sanos?

Su sabor es más fresco y natural. No llevan conservantes. No tienen algunas sustancias artificiales que podrían suponer un riesgo para la salud, y que sí se usan en la industria de los alimentos convencionales. Por ejemplo, LOS ALIMENTOS ORGÁNICOS NO CONTIENEN:

Hormona de crecimiento: se usa para aumentar la producción láctea. No supone peligro para la salud.

Esteroides: se usan para aumentar la masa muscular en el ganado.

Antibióticos: usados para frenar infecciones. Su uso abusivo hace que se creen bacterias resistentes a ellos.

Pesticidas (plaguicidas) sintéticos: pueden dar lugar a una intoxicación aguda o crónica. Pueden causar daño en el sistema respiratorio, la piel o al sistema nervioso. En este enlace puedes acceder a las publicaciones de la OMS sobre el riesgo de los pesticidas.

¿Estos alimentos orgánicos cuidan el medioambiente?

Gracias a su forma de producción:

  • La tierra no se contamina con sustancias artificiales.
  • Los animales viven en condiciones más naturales. 

¿Los alimentos orgánicos están regulados?

En España, la agricultura ecológica está legalmente regulada desde el año 1989 (2092/91). El 1 de enero 2009 entra en aplicación el marco comunitario general europeo sobre producción ecológica. El reglamento 834/2007 y sus disposiciones de aplicación en el 889/2008, garantizan la seguridad de los productos ecológicos. Este Reglamento no existe para la agricultura convencional.

¿Cómo reconocerlos?

Se pueden reconocer por sus distintivos. Desde el 1 de junio de 2010, todos los Productos Ecológicos de la UE están obligados a llevar el logotipo oficial. El logo actual tiene forma de hoja. El símbolo garantiza que el producto tiene igual o más del 95% de sus ingredientes ecológicos. Cada país lleva su propio sistema de control. Los supervisores son organismos (privados) o autoridades (públicas). En España, el control es competencia de las comunidades autónomas y se identifican con un logotipo específico y un código de la entidad de control (ES-ECO-Código).

Pero seguro que algo malo tienen los alimentos de origen orgánico…

●    Caducan antes. Esto se debe a que no llevan conservantes.

●    Son más caros. Se espera que al aumentar el consumo bajen los precios.

●    No contienen antibióticos. Por ello, tienen más riesgo de contaminación por bacterias.

En resumen…

●    Los alimentos orgánicos no contienen suplementos hormonales, ni antibióticos o pesticidas. Todos estos factores pueden ser beneficiosos para la salud.

●    Aun así, a día de no hay certeza de que su consumo cause beneficios directos en la salud.

●    Son más caros. Caducan antes.

●    Ayudan a proteger al medioambiente.

En el año 2012, la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomendó: “Lo más importante es que los niños consuman una variedad y cantidad suficiente de frutas, verduras, cereales y productos lácteos. Sin importar si son cultivados de modo convencional u orgánico”. 

Enlaces recomendados para padres: 

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE: 

Fecha de publicación: 15-10-2017 Autor/es: Palabras clave: alimentos orgánicosecológicosbiológicosalimentaciónmedio ambienteRecursos relacionados: Decálogo de la alimentación

Obesidad y entrevista motivacional

Mié, 11/10/2017 - 19:14

La obesidad infantil es un problema cada vez mayor en las últimas décadas. La sociedad es más sedentaria. Los niños juegan menos y tienen a su alcance muchos más alimentos de los que necesitan. La industria alimentaria presiona con la publicidad instando al consumo de alimentos de baja calidad nutricional.

También hay condicionantes sociales. Se ha dejado de jugar en la calle, los niños ya no salen a jugar con sus amigos. Antes callejeaban y solo volvían a su casa para recoger un bocadillo. Y con el bocata en mano, entre mordisco y mordisco, seguían corriendo, dando patadas a un balón, saltando a la cuerda o iban al monte más cercano a buscar manzanas en los árboles.

En la sociedad actual, los adultos piensan que en la calle hay peligros para los niños. Tratan de proteger a sus hijos de esos peligros. Con la excepción de algunos pueblos pequeños, ese estilo de vida ya no existe.

¿Es que los padres lo hacen mal?

A veces, los padres, cuando el profesional les dice que el niño tiene sobrepeso u obesidad se sienten juzgados o se ponen a la defensiva. Una cosa que desde la pediatría queremos decir a los padres es que: ¡confiamos en vosotros!, ¡sois los principales agentes de salud de vuestros hijos! Sabemos que tratan de que coman bien. Que intentan que tengan una cierta actividad física. Y también sabemos que a veces se ven cercados por actividades extraescolares, clases de inglés, danza o karate que hacen imposible ese objetivo. Además de que muchos no saben que esos zumitos que le dan al niño son una bomba de azúcar, aunque el envase ponga ‘zumo natural’.

Os queremos decir que nos gustaría hacer equipo con vosotros. Para entre todos mejorar la salud de nuestros niños.

Sabemos que los padres tenéis dificultades para hacer todo lo que desearíais en el abordaje del sobrepeso o la obesidad de vuestros hijos. Y que nos tenemos que sentar, dialogar y ver cómo podemos ayudar, entre todos, a cambiar algunos hábitos que sirvan para mejorar el estado de salud de los niños.

¿Hablando de igual a igual?

Los pediatras, en general, damos a los padres una serie de recomendaciones: tiene que comer cinco frutas, tiene que tomar aceite de oliva, prohibido chuches, coca-cola y dulces…. Somos los que sabemos y los padres los que escuchan. Esa relación tiene que cambiar. Los padres tienen que hacerse cargo de su papel de educadores. Y tienen que colaborar con el pediatra en la atención al niño. Necesitamos que el padre y la madre pregunten. Que aprendan con nosotros y también nos enseñen los trucos que funcionan y las cosas que ya hacen bien.

A partir de cierta edad nuestro interlocutor pasa a ser el niño. Intentamos que sea él el principal responsable, con ayuda de sus padres en el proceso. Creemos que nuestros niños pueden ser autónomos. Son capaces, si se les ayuda, de hacer cosas maravillosas y sobre todo, de cuidarse.

De ese modo establecemos objetivos conjuntos. Somos un equipo y el niño es el que mete los goles, porque de eso se trata… De dar la oportunidad de aprender y facilitar recursos e información para que se desarrollen de un modo pleno. No hay mayor alegría que ver cómo va cambiando y se van consiguiendo objetivos.

No hay normas generales

Hay que individualizar los objetivos en cada niño. Hay que ver los hábitos y estilo de vida de cada uno. En alguno predominará el sedentarismo y nos fijaremos en ello para tratar de cambiarlo. En otros el exceso de chuches, en otros las coca-colas o refrescos…

Cada niño y sus circunstancias son únicos. Las propuestas que les tenemos que hacer también.

Las propuestas pueden ser, entre otras: desarrollar juegos activos, comer más despacio, desayunar mejor, etc.

¿Te comprometes?

Al final de la conversación se debe lograr que el niño adquiera un compromiso. Se les suele decir que lo repitan en voz alta. Nuestra premisa es que “Lo que uno dice es más fácil que se cumpla que lo que otros le dicen a uno que tiene que hacer”.

Al repetirlos, a veces, no los recuerda todos. De los dos o tres objetivos, se les puede olvidar uno.

  • Y si se han olvidado de uno de los objetivos en el primer momento… ¿cómo lo van a hacer, después durante semanas o meses?

Se les puede hacer repetir.

  • A ver, dilo otra vez. ¿A qué te comprometes?

¿Si lo consigue?

Hay que felicitarle. Hay veces que el peso no se ha movido, pero los objetivos propuestos sí que los ha realizado. Es muy importante felicitarle. Y los padres y a los padres también.

La meta es que haga cambios en su actividad física y alimentación. La disminución del peso vendrá después, pero no puede ser el principal objetivo.

Tras felicitarle habrá que seguir y buscar otros posibles objetivos que pueden mejorar la actividad física o la alimentación del niño.

¿Y si no lo consigue?

Puede que el objetivo propuesto no se logre. Se debe valorar el esfuerzo realizado y las conquistas parciales. Felicitarle por la parte conseguida. Hay que analizar los problemas o dificultades que han tenido para no haber podido conseguir lo que se había propuesto. Ejemplo:

  • Niño/a: He picado a la tarde entre la merienda y la cena.
  • Pediatra o enfermera (también, padre/madre): Es normal. Es el momento más difícil ¿y qué crees que podrías hacer para no comer en ese momento?

Nosotros tenemos que plantear las preguntas. El niño tiene que dar las respuestas.

Claro, si se queda callado tendremos que plantearle nosotros alguna posible respuesta. Pero siempre dejando primero la iniciativa a él.

¿Y si no quiere hacer ningún esfuerzo, ni ningún cambio?

Nosotros, padres y pediatras, tenemos que tratar de ayudar y de apoyar al niño que quiere cambiar algo en su vida para mejorar su nutrición. Si el niño no quiere hacer nada no tenemos elementos para impedirlo. No somos policías ni vamos a poner un cerrojo al frigorífico. Se trata de insistir en la importancia del autocuidado a los padres, porque es a ellos a los que imitan.

¡Los niños copian lo que ven mucho más de lo que se les dice que hagan!

Necesitamos ser conscientes de que los adultos somos un modelo para el niño. Será muy difícil que el niño adquiera hábitos saludables si en casa no los hay.

Una carrera de fondo

Finalmente, hay que asumir que la lucha contra la obesidad infantil es una carrera de fondo. No se puede presionar al niño ni desanimarle. No se le puede decir que ha fracasado. Todo fracaso tiene una causa. Tenemos que tratar de encontrarla para poner remedio. Todo tropezón es un paso en el camino del que necesitamos aprender. Y así, entre todos quitar esta mochila de kilos del cuerpo de nuestros niños para que puedan desarrollarse plenamente.

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE: 

Fecha de publicación: 11-10-2017 Autor/es: Palabras clave: obesidadsobrepesoalimentaciónactividad físicaRecursos relacionados: Decálogo de la alimentaciónVigilamos el sobrepeso para prevenir la obesidad infantilDecálogo para padres sobre la actividad física de sus hijos25 Razones para practicar deporte

El juego del plato saludable

Mié, 11/10/2017 - 18:23

Aprender jugando

La mejor forma de aprender es jugando y manipulando. Y cuando se trata de niños, aún más.

Este juego tiene como finalidad acercar el concepto de alimento, plato y menú saludable a niños y familias. Se trata de hacerlo de forma sencilla y divertida. Los niños aprenden a clasificar los diferentes alimentos (proteína, vegetal, cereal). Aprenden a distinguir lo saludable de lo no tan saludable. También fomenta la creatividad al tener que crear distintas combinaciones de platos, sobre todo en las meriendas y desayunos.

Una vez interiorizados estos conceptos, los niños se convertirán en detective de los platos que comen en casa, comedor del colegio, restaurantes…. valorando si éstos son saludables o no.

Material necesario

- Las cartas de los diferentes alimentos. Se ponen en el centro de la mesa, boca abajo y en un montón.

- Las 4 hojas con los 4 platos del día: desayuno, comida, merienda y cena. Cada jugador tiene estas 4 hojas. Los platos de comida y cena vienen divididos en 4 cuartos. El cuarto más grande corresponde a vegetales. El más pequeño a frutas y los dos restantes son para la parte proteica y los cereales (integrales). Los platos del desayuno y merienda no presentan esta división. Esto permite más libertad y creatividad. Si bien, no hay que olvidar que deben ser platos saludables compuestos por al menos una pieza de fruta y algo de cereal integral y proteína.

Para descargar el material imprimible necesario para el juego, pinchar el LINK o descarga pdf aquí.

Y ¡A jugar! ¿Cómo se juega?

Empieza el jugador más joven. Coge una carta del montón. Si se trata de un alimento saludable, debe distinguir si es un cereal, un vegetal, fruta o  proteína. La coloca entonces en el plato y lugar correspondiente. Si se trata de un alimento no saludable, lo deshecha. También se desechan las cartas de alimentos, que si bien son saludables, ya no necesitamos porque nuestros platos ya contienen ese grupo de alimentos. Por ejemplo, si ya tenemos fruta en los 4 platos y cogemos una carta de fruta, ésta se desecha. Sigue el jugador de su derecha. Coge una carta y hace lo mismo. Y así sucesivamente hasta que un jugador consigue completar los 4 platos saludables. Los 4 platos deben ir acompañados de agua (¡no refresco!). 

Más inofrmación,...

En nuestra Web Familia y Salud tienes uan sección sobre ALIMENTACIÓN y varios apartados muy interesantes: "Vamos a comer bien", "Los alimentos" con artículos para saber y aprender a comer de forma saludable.

Fecha de publicación: 11-10-2017 Autor/es: Palabras clave: plato saludablealimentación sanaalimentaciónjuegoRecursos relacionados: Decálogo de la alimentación

Un pueblo vivo

Sáb, 30/09/2017 - 18:29

Alza ambas manos al cielo, al ritmo de la percusión del tambor siguiendo el cántico del coro de voces al unísono clamando a gritos un mensaje de paz y alegría. ¡Alegría!

Estamos de fiesta.

El coro es la voz de la esperanza. Formado por un grupo de jóvenes con ganas de comerse el mundo, como es debido. Han superado la infancia, para más de uno todo un reto.

Han superado días de hospital, ingresados por episodios de diarrea, neumonía, desnutrición,…

La niña que un su día estuvo ingresada en el hospital por una desnutrición aguda, ha sido recuperada y ahora se ha convertido en una joven que entrega su voz en el coro de la alegría, su cuerpo y alma a estudiar con el sueño de convertirse en enfermera y poder mejorar así la condición de vida de su humilde familia y la salud de su pueblo.

En esta generación está el futuro del pueblo, y esta generación está más viva que nunca, el pueblo está más vivo que nunca.

¡Apostamos por ello!

Están escribiendo su propia historia y la de su pueblo.

Porque mejorando su alimentación mejoramos su salud, su rendimiento escolar, su futuro, el de su familia y el de todo su pueblo.

Sonríen las paredes del hospital mirando como el suero salino sigue infundiendo vida a los nuevos niños que ingresan hoy en el hospital por episodios de diarrea, neumonía o desnutrición… En unos años, el niño que ahora está tumbado en la camilla será el enfermero con la bata blanca que inyecta la medicación.

Estamos viendo crecer las futuras enfermeras, matronas, pediatras, nutricionistas, profesoras, ingenieras…

Un pueblo vivo

Fuente: Un pueblo vivo

Publicado por Iñaki Alegría Coll. Blog Cooperación con Alegría(link is external)ONG Alegría Sin Fronteras (ASF)
Fecha de publicación: 29 de septeimbre de 2017

Fecha de publicación: 30-09-2017 Autor/es:
  • Iñaki Alegría Coll. Pediatra. ONG Alegría Sin Fronteras y Fundación 'Pablo Horstmann'. Hospital Rural de Gambo y Clínica Pediátrica de Meki. Etiopía
Palabras clave: ÁfricacooperaciónpediatríaamorAlegríaRecursos relacionados: "De igual a igual" nuestra canción solidaria

Todo sobre la eyaculación (en vídeo)

Jue, 28/09/2017 - 19:54
  • Nuestra web
    • ¿Lo sabemos todo acerca de la eyaculación? Entonces, ¿porqué se dan circunstancias que ocasionan dudas en los adolescentes?.

      En Salud Joven tenemos publicados varios artículos que tratan diversos aspectos sobre éste tema. Y ahora, también puedes escuchar su contenido a través de VÍDEOS, explicados por la propia autora.

      ¿Qué me pasa cuando eyaculo?. ¿Se conoce realmente en qué consiste la eyaculación? ¿Cómo se produce? ¿Cuándo? No basta con saber que es “algo” que existe y que les pasa a los hombres. Tampoco con decir que suele acompañarse de sensaciones agradables. Como se puede intuir, es mucho más que eso. Escucha el contenido de este artículo en el siguiente VÍDEO, explicado por la propia autora.

      Eyacular sin darse cuenta. ¿Por qué a veces se eyacula sin darse cuenta? ¿Puede evitarse? ¿Es algo malo? ¿En qué ocasiones pasa? ¿Puede ocurrir a lo largo de toda la vida? Los hombres muchas veces se hacen preguntas sobre ello. (Leer: Cosas de chicos) A continuación, trataremos de aclarar estas dudas. Escucha el contenido de este artículo en el siguiente VÍDEO, explicado por la propia autora.

      Eyacular antes de lo deseado. ¿Qué es la eyaculación precoz? ¿Por qué se produce? ¿Puede controlarse? ¿Qué puedo hacer si me pasa? Muchos hombres tienen miedo de sufrir esta situación. Otros lo viven y no saben cómo resolverlo. Una cuestión clave: gran parte del problema está en la forma de afrontarlo. Escucha el contenido de este artículo en el siguiente VÍDEO, explicado por la propia autora.

      ¿Eyaculan las mujeres?. ¿Por qué algunas mujeres afirman que pueden “eyacular”? ¿Es posible? En caso afirmativo, ¿sería algo malo?, ¿se podría controlar?, ¿qué es exactamente lo que “eyaculan”? El tema de la eyaculación femenina se ha convertido en los últimos años en una cuestión controvertida. Sin duda, existen muchas dudas alrededor de ella. En el siguiente artículo, trataremos de resolverlas. Escucha el contenido de este artículo en el siguiente VÍDEO, explicado por la propia autora.

      En nuestra web Familia y Salud y en su página Salud Joven podrás encontrar temas que incorporan un video, un material audiovisual de corta duración con el contenido del tema explicado por el propio autor/a. Se identifican con el icono. Puedes acceder a ellos a través del canal de Youtube: FamiliaySaludAEPap. Y también te los organizamos en la sección de RECURSOS: Vídeos (Nuestros vídeos).

      Equipo Editorial Familia y Salud

      Fecha de publicación: 28-09-2017

Quiero amamantar, pero ¿cuáles son las ventajas?

Mar, 26/09/2017 - 20:26

¿Por qué dar el pecho?

Querer dar el pecho es natural.

El cuerpo de la madre se prepara durante el embarazo para poder dar el pecho. Y así, mientras el cuerpo y el metabolismo de la mujer cambian para asegurar el desarrollo del bebé en el útero, las mamas se preparan para amamantarlo tras el nacimiento. El pecho y la leche materna son necesarios para el ser humano, que nace inmaduro e indefenso. Su cerebro y sus defensas sobre todo, pero también el resto de su cuerpo, necesitan la leche materna durante al menos los dos primeros años para llegar al desarrollo óptimo.

La naturaleza busca la salud del recién nacido y, velando por la madre asegura que esta pueda cuidarlo mejor. También, por eso, la lactancia estimula buenos comportamientos maternales y beneficia la salud física y mental de la mujer. Dar el pecho es proteger la salud de madre e hijo, la lactancia los vincula de forma única y mejora la salud emocional de ambos.

Beneficios para los dos

Al darle el pecho, la madre ofrece a su bebé lo mejor para su desarrollo, le protege de las infecciones y le dice (sin palabras) lo mucho que le quiere.

Las personas amamantadas sufren menos infecciones, tienen menos alergias y enfermedades respiratorias, tienen menos probabilidades de ingresar en un hospital durante su infancia, tienen menos problemas de obesidad, de hipertensión o de diabetes y su riesgo de padecer linfomas o leucemias infantiles es mas bajo. También tienen mejores coeficientes intelectuales, mayor rendimiento escolar, socializan mejor y tienen menos problemas de conducta (como el TDAH). De adultos, sufren menos infartos, obesidad o hipertensión, es más probable que suban en el escalafón social, que tengan mejores trabajos y que ganen más.

La lactancia natural facilita la maternidad, sube la autoestima, transmite seguridad y ofrece una relación afectiva singular, satisfacción y placer en la mujer y disminuye su riesgo de enfermedades. Las hormonas de la lactancia ayudan a útero y ovarios a recuperarse del embarazo y el parto: hay menor pérdida de sangre, la regla tarda en volver, un nuevo embarazo es menos probable y los depósitos de grasa acumulados durante el embarazo se usan para producir la leche. La mujer que da el pecho sufre menos anemia, pierde el peso ganado más fácilmente y sus pechos se recuperan mejor, se protege frente al cáncer de mama, de útero y de ovarios y sufre con menos frecuencia obesidad, infartos, hipertensión, diabetes, osteoporosis y artritis.

¿Dar el pecho no da mucho trabajo?

Hoy en día mucha gente piensa que lo normal es dar el biberón y que dar el pecho es para madres sacrificadas o sin otras obligaciones. Es posible que hayas oído o que pienses que dar de mamar es inconveniente o pesado y que hace falta mucho esfuerzo. Pero, si lo normal es dar el pecho, ¿cómo puede pasar esto?

Parte de este razonamiento se debe al estilo de vida actual, a falsas creencias (como que él bebé está hecho para comer y dormir) y a la publicidad de los alimentos para bebés que ha hecho que tomar biberón parezca normal. A las mujeres se les ha hecho creer que para criar no necesitan ayuda y la sociedad espera de los bebés recién nacidos comportamientos que no son normales en el ser humano y que pueden ponerles en peligro. Se ha perdido la cultura de la lactancia y por ello muchas madres están solas, sin apoyo del entorno o del sistema sanitario para iniciar la lactancia, para mantenerla el tiempo que deseen y para resolver problemas si aparecen. Parece que los niños del mundo desarrollado no se merezcan la mejor salud que les ofrece la lactancia por el hecho de tener agua potable a disposición y dinero para pagar las leches de fórmula.

El cuerpo de la mujer está listo para amamantar tras el parto y el recién nacido está listo para encontrar el pecho nada más nacer . Así que después de un parto normal, el recién nacido sano, puesto en contacto piel con piel sobre el vientre de su madre, es capaz de encontrar y agarrar el pecho antes de la primera hora (ver vídeo: LM enganche espontáneo(link is external).

El recién nacido espera de su madre amor, calor y el alimento de diseño (para él o ella) en la cantidad justa y con las proporciones y componentes justos, que no le cause un sueño muy profundo ni le siente mal. Pedirá a menudo el pecho los primeros días porque su estómago es muy pequeño y se sentirá desvalido y llorará si le alejan de mamá

Mamará para comer y para tranquilizarse, ayudando así a que las hormonas maternas se regulen mejor y mamá tenga leche en la cantidad justa, obteniendo a la vez, comida, calor y amor.

La madre que da el pecho necesitará más dedicación en exclusiva para su hijo las primeras semanas, es cierto, pero esto también la ayudará a recuperarse mejor. Eso sí, necesita ayuda de su familia, de otras mujeres que hayan dado el pecho y de profesionales capaces de ayudarla si surge alguna dificultad. Pero, después de las primeras semanas, amamantar le hará la vida y la maternidad más fáciles y placenteras, durante mucho tiempo.

Cuando la lactancia funciona bien, todo son ventajas

Y es que dar el pecho es lo que por naturaleza nos toca. Por eso, no hacerlo causa problemas. Pero, además, ¡dar el pecho tiene muchas ventajas!

Las madres no tienen que gastar dinero en un remedio que proteja su salud y la de su bebé para toda la vida, ¡el remedio está en su pecho! La leche materna está siempre disponible, a la temperatura justa y sin miedo a equivocaciones al prepararla o almacenarla, ofrece ahorro (más de 600 euros en el primer año) y permite disfrutar de más tiempo libre para la familia y otros asuntos. Mientras se da sólo el pecho, no hay que esterilizar, no hay que calentar y es fácil calmar al bebé. No hay que preocuparse por si se olvida o el bebé pide cuando no estaba previsto.

¿Cómo conseguir las ventajas y evitar los inconvenientes?

Tener al bebé en contacto piel con piel inmediatamente tras el parto y sin interrupciones, al menos hasta la primera toma, pero también después; ofrecer el pecho con frecuencia, aprender a interpretar las señales de hambre del bebé para darle sin que tenga que llorar, mantenerle en estrecho contacto contigo siempre que sea posible, evitar chupetes y tetinas, no dar suplementos (agua, suero, infusiones, biberones) que no sean necesarios y pedir ayuda a expertos si aparecen problemas, son importantes para disfrutar de una lactancia feliz.

Hay que saber que lo normal es dar el pecho, pero también que, al principio puede no ser fácil. Prepararse para la lactancia durante el embarazo ayuda mucho. Lee y contacta con madres que amamantan (para encontrar grupos de apoyo visita la página: www.ihan.es/grupos-apoyo). Los hospitales y centros de salud IHAN ofrecen atención humanizada y apoyo a la lactancia materna.

Y, si aparecen dificultades, busca ayuda para superarlas. Merece la pena, porque luego ¡TODO SON VENTAJAS!

Fecha de publicación: 26-09-2017 Autor/es: Palabras clave: lactancialactancia maternaRecursos relacionados: Decálogo de la Lactancia maternaDecálogo de la Lactancia materna (podcast)IHAN - Recursos sobre lactancia maternaComité de Lactancia Materna - AEPLactancia materna AEPe-lactanciaLactancia materna: lo naturalLeche maternaAsociación Española de Bancos de Leche HumanaLa Liga de la Leche

Cómo pedir perdón a nuestros hijos sin perder autoridad

Mar, 26/09/2017 - 18:40

Los niños aprenden de lo que ven. Somos los adultos, especialmente los padres, los modelos que tomarán cuando tengan que enfrentarse al mundo. Como parte de este aprendizaje, es muy importante que vean cómo los mayores reconocemos lo que hemos hecho mal, asumiendo las responsabilidades y pidiendo disculpas por ello. Es una manera de valorar a los demás y crecer como persona. Aquí te damos algunas claves para pedir perdón a los niños.

“El que tiene boca se equivoca”. “Rectificar es de sabios”. “Errar es humano, perdonar es divino”. “Equivocarse es un defecto de todos, pedir disculpas es una virtud de pocos”. Existen numerosos refranes y dichos populares que se refieren al tema que nos ocupa, lo que nos muestra la importancia que tiene.

Dar las gracias no supone mucho esfuerzo. Es una forma de reconocer al otro. Sin embargo, pedir disculpas implica mucho más que decirlo. Es asumir que nos hemos equivocado. Es reconocer un fallo. Es mostrar la parte que menos nos gusta de nosotros mismos. Pero es fundamental que lo hagamos delante de nuestros hijos e incluso con ellos si les hemos ofendido. Veamos por qué.

Desde que nace, el ser humano necesita relacionarse con los demás

Es bien sabido que los bebés pasan por varias etapas en su desarrollo normal, que modifican su manera de interactuar con el resto de personas, sobre todo en los primeros años de vida. En un primer momento surge la figura del apego, alguien que el niño adopta como referencia para sentirse seguro y estar calmado. Poco después es capaz de reconocer a sus seres queridos y amplía el círculo de personas con las que está a gusto, aunque sobre los 6-12 meses aparece un período de miedo ante los extraños, no se deja coger por desconocidos y llora con fuerza cuando se le acercan. Semanas después se le pasa y vuelve a disfrutar en compañía de otros. Ya en la etapa de guardería empieza a ver a los demás niños, aunque no parecen interesarse unos por otros y juegan en paralelo sin interactuar. Finalmente, hacen relaciones de amistad y desean estar con más personas.

Todo ello es normal, habiendo incluso variaciones de unos niños a otros. En todo este aprendizaje y crecimiento personal, es fundamental que los niños tengan referentes. De ellos copia el futuro modelo de relación con los demás. Y al igual que se les enseña a caminar, leer y descubrir el mundo, también se les debe guiar para poder alcanzar una adecuada interacción social.

¿Qué se les enseña al pedir perdón por los errores cometidos?

  • Reconozco que me he equivocado y no pasa nada. No soy el mejor ni soy perfecto. A veces hago las cosas mal y me doy cuenta de ello. Además, asumo la responsabilidad que me corresponde.
  • Me importas. Te he ofendido, de una manera u otra, y estoy disgustado por ello. Me gusta que estés bien y las cosas que a ti te parecen importantes las tengo en cuenta.
  • Entiendo tus sentimientos. He sido capaz de reconocer que te ha molestado lo que he hecho. Demuestro empatía.
  • Soy capaz de resolverlo. Además de pedir perdón, hago lo que puedo para reparar el daño que he causado.

Una vez comprobada la importancia de pedir disculpas a los niños y estando convencidos de que debemos hacerlo, ¿cuál es la mejor manera?

Como en otras ocasiones, aquí no hay reglas. Los límites los pone tu imaginación. Las claves son hacerlo con sinceridad y dándole seriedad, sin ridiculizar la situación. No vale de nada decir un “perdón” de pasada, como si fuese un estornudo, ni exagerarlo hasta que parezca de broma.

Lo primero es ponerse a la altura del niño y mirarle a los ojos. Con esto conseguimos captar su atención y centrarnos en el asunto. Además de pedir disculpas, conviene decir el motivo, explicando brevemente lo que ha pasado para que ambos tengan claro de lo que se trata. Debemos esperar a que el niño dé su respuesta, ayudándole si es necesario. Esto es importante porque demuestra que él debe decidir si acepta o no lo que le decimos. Y lo tenemos que respetar. A veces al niño le cuesta comprender nuestros motivos, por lo que hay que darle tiempo. A esto también se aprende. Exprésale cómo te sientes después de haberle pedido perdón, si notas alivio, calma, paz interior. Dale las gracias por entenderlo.

Finalmente, si ha habido un daño que se pueda reparar (algún juguete roto o perdido, un malentendido…) hay que buscar la forma de solucionarlo, poniendo lo que esté en nuestra mano. Esto demuestra un compromiso y unas verdaderas ganas de comenzar de nuevo.

Así que ¡ánimo!, perdamos el miedo a pedir perdón a los niños porque es algo muy beneficioso para todos.

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE: 

Fecha de publicación: 26-09-2017 Autor/es: Palabras clave: padresperdóneducaciónvaloresRecursos relacionados: Decálogo para una infancia feliz

Las mentiras y las mentirijillas de los niños, cómo manejarlas

Mar, 26/09/2017 - 17:19

¿Te han dicho tus hijos alguna vez una mentira? ¿Cómo has reaccionado? ¿Usas tú a veces la mentira para lograr algo? ¿Te han oído los niños decir alguna? Si has contestado que sí a alguna de estas preguntas, quizá te interese seguir leyendo.

Hemos hablado en otra entrada sobre los principios que cada familia inculca a sus pequeños. En mi opinión, la sinceridad y la honestidad son de los más importantes porque sientan la base de la confianza y el respeto a los demás. Por eso, vamos a tratar de entender un poco más el mecanismo de la mentira y comentaremos las claves para que no se produzca.

¿Podemos clasificar las mentiras?

Se podrían clasificar las mentiras en “pequeñas, piadosas o también llamadas mentirijillas” y “grandes o de bulto”, según las consecuencias que tengan. Aunque si se tiene en cuenta que traicionan la confianza de quien las recibe, hay que evitar las de cualquier índole.

- Están las mentiras del tipo “yo no he sido”. Su fin es evitar un castigo o una regañina. Traducen la falta de responsabilidad, el deseo de eximir una culpa que tendría que ser asumida.

- También hay mentiras que se originan por la imaginación de los niños, que son las más “comprensibles” porque a veces ni ellos mismos distinguen bien lo real de lo ficticio. Pero si este tipo de comportamiento es muy repetitivo o pasa en una edad que no corresponde, debe analizarse si el niño está preocupado por algo, tiene algún tipo de miedo o quiere decir algo.

- Las mentiras más peligrosas son las que dañan a otras personas, las que no tienen en cuenta los sentimientos de los demás. Si se repiten son una falta de empatía, no saber ponerse en el lugar del otro para imaginar lo que está sintiendo. Son, por ello, a las que hay que prestar mayor atención, de las que hay que hablar con el niño para que no se repitan.

¿Qué podemos hacer ante una mentira del niño?

Primero vamos a comentar lo que no se debe hacer: 

  • No se aconseja tomárselo a broma, aunque en esa ocasión no tenga consecuencias o sea de poca importancia. Como hemos dicho, esto sólo lo valoramos los adultos. Para los niños es lo mismo: faltar a la verdad.
  • Hay que ser consecuentes y firmes, manejando cada situación con unos criterios similares para no confundir al pequeño. Tampoco sirve de mucho enfadarse o reñirle sin más. Puede que al principio funcione, pero el niño no va a comprender del todo las razones de nuestra reacción.

Para controlar las mentiras hay muchas formas posibles. Hay que usar nuestra imaginación y los recursos educativos de cada familia. Para dar algunas ideas os proponemos las siguientes opciones:

- Dile cómo te sientes después de la mentira. Dile que estás triste y decepcionada/o. Buscad juntos lo que esto quiere decir.

- Dile también que la próxima vez que diga algo vas a dudar de su palabra y se lo vas a volver a preguntar, lo que va a ser muy molesto para él.

- Cambio de roles. Si el niño no ha dicho la verdad, dile que ahora vas a ser tú quién le diga una mentira, a ver cómo se siente. Imaginación al poder, tú eres quién mejor sabe como es tu hijo. Pregúntale cómo se ha sentido. Analiza con él o ella lo que ha pensado.

- Cuéntale alguna situación que has vivido por una mentira. Le encantará escucharte.

- Pregúntale si alguna vez le han mentido. Incluso si alguna vez se ha sentido engañado por vosotros. Dile que te explique lo que le parece.

- Leed juntos el cuento de 'El pastor mentiroso'. Comentad todo lo que se os ocurra.

Educa con el ejemplo

Como en otros aspectos de la educación de nuestros hijos, lo más importante es dar a los niños un buen ejemplo. Por eso, nunca les digas a tus hijos ninguna mentira, aunque creas que es por “su bien”. Seguro que hay una forma de explicarle o decirle algo sin recurrir a ellas. No las uses como chantaje, porque luego perderán esta función. Y sobre todo, no digas a nadie mentiras delante de los niños. Con ello estarán aprendiendo que el fin justifica los medios.

Es mejor convivir en un mundo sincero, donde la confianza en los demás se dé por hecho.

Si los más escépticos están pensando en ello, claro que hay una excepción que confirma la regla: el mundo de la magia o la fantasía que rodea a los dientes o las fiestas navideñas. Pero esa es ya otra historia…

Lecturas relacionadas...

Descárgate la presentación con los PUNTOS CLAVE: 

Fecha de publicación: 26-09-2017 Autor/es: Palabras clave: mentirasrelacion padres-hijoseducaciónvaloresRecursos relacionados: Decálogo para una infancia feliz

Vivimos Sanos: Lactancia materna

Mar, 19/09/2017 - 18:06
  • Nuestra web
    • Como homenaje a nuestra querida amiga y compañera Ana Martínez Rubio, os presentamos la sección Lactancia Materna, una de sus pasiones como pediatra y de la que ha sido una de sus mayores defensoras desde siempre.

      Se encuentra ubicada dentro de la sección principal vivimos sanos y en ella encontraréis numerosos artículos para conocer, facilitar, fomentar, comprender… la lactancia materna.

      Para facilitar la búsqueda de artículos se clasifican en varios apartados:

      - Los inicios son importantes

      - Seguimos creciendo

      - Resolviendo dudas

      - Leche materna, la decisión acertada

      - Lactancia materna y familia

      Recordar que la lactancia materna es el mejor regalo que una madre puede hacer a su bebe.

      Para acceder directamente a la sección pulsa aquí

      Equipo Editorial Familia y Salud

      Fecha de publicación: 19-09-2017

Crecemos aprendiendo

Jue, 14/09/2017 - 18:49
  • Nuestra web
    • "Estimulando el aprendizaje de nuestros hijos" es un nuevo apartado en la sección CRECEMOS de nuestra web Familia y Salud.

      Crecer es lo que hacen nuestros hijos desde su nacimiento hasta que llegan a ser adultos. Crecen en tamaño, en conocimientos, en habilidades, en autonomía. Y también nosotros “crecemos” como padres. Aprendemos continuamente de cada experiencia, de cada situación nueva en nuestra vida en familia.

      En CRECEMOS queremos ofreceros información, consejo y acompañamiento en los distintos hitos de la crianza de nuestros hijos.

      Estos son los temas para cada tramo de edad que hemos ido incorporando:

      - HÁBITOS DE SALUD. Consejos generales- Hitos del DESARROLLO- ALIMENTACIÓN sana- ACTIVIDAD FÍSICA- El JUEGO

      - Las visitas a pediatría del Programa de Salud Infantil

      - Eventos del desarrollo

      - El SUEÑO

      Y finalizamos esta serie, acompañando a nuestros hijos en su APRENDIZAJE a lo largo de su crecimiento.

      Esperamos que os sean muy útiles.

      Consúltalos. No dejes de visitar de vez en cuando esta sección, conforme tu hijos siguen creciendo. Y recomiéndala a tus amigos y familiares. 

      Equipo Editorial de Familia y Salud

      Fecha de publicación: 14-09-2017

Premios 5ª Convocatoria de Dibujo Infantil “Cumpleaños de Familia y Salud”

Mié, 13/09/2017 - 18:54
  • Nuestra web
    • Ya tenemos ganadores del Concurso de Dibujo infantil que con motivo del 5º cumpleaños de Familia y Salud habíamos organizado.

      Queremos dar las gracias a todos los niños y niñas que han participado y os informamos que en los próximos meses sus dibujos irán apareciendo como cabecera de nuestro boletín informativo.

      De forma especial queremos homenajear a los ganadores del concurso (pincha en el título del dibujo y podrás disfrutarlo):

      Categoría 2-6 años:

      MARINA DÍAZ AGUILAR (6 AÑOS) -Jugar es Salud-

      LAURA RODRÍGUEZ ALBACETE (5 AÑOS) -Mi familia-   -En marcha-

      MARTA ARMESTO ESCORIAL (5 AÑOS) -Estoy contenta-

      MARTA PÉREZ SÁNCHEZ (5 AÑOS) -Comidas saludables-

      MATEO GARCÍA VALERO (5 AÑOS) -En el pediatra-

      CARMEN ARMESTO ESCORIAL (6 AÑOS) -A comer sano en familia-

      Categoría 7-12 años:

      SALVADOR RODRÍGUEZ (7 AÑOS) -El deporte es salud-

      MARIO MARTIN GARCIA (10 AÑOS) -Siempre estuvo con nosotros-

      Enhorabuena a los ganadores, esperemos realizar futuras convocatorias para celebrar los próximos aniversarios de Familia y Salud y os invitamos a que animéis a vuestros hijos a participar.

      Pero lo más importante es que fomentéis el dibujo en vuestros hijos, porque dibujar es mucho más que una expresión artística, favorece la maduración psicomotora, intelectual y afectiva de los menores. Además de fomentar la creatividad, la motivación y la confianza en sí mismo de nuestros futuros artistas.

      El Equipo Editorial de Familia y Salud

      Fecha de publicación: 13-09-2017

Ayudando a aprender: Los chicos y chicas de 14 a 18 años

Mié, 06/09/2017 - 21:15

En la adolescencia, los chicos afianzan su autonomía e independencia. La figura de los padres se diluye. Importa mucho la opinión del grupo. Quieren imitar a sus ídolos. Aun así, requieren tanta atención y amor de sus padres como cuando eran más jóvenes. El papel de los padres es el de acompañarles y apoyarles en sus decisiones. Estar ahí cuando se equivoquen. Y aún es posible estimularles, motivarles y favorecer ciertas conductas que le hagan mejorar su salud, su seguridad y su inteligencia.

A nivel general, sería importante tener en cuenta estos 12 pilares del DECALOGO PARA PADRES DE ADOLESCENTES *Referencia: Revista Guía Juvenil (Guía para adolescentes y padres sobre la adolescencia)

Lo que un padre debe hacer:

  • REFORZAR LO POSITIVO. Apreciar el comportamiento positivo de su hijo. Recompensar a su hijo cuando actúa en una manera correcta.
  • PREDICAR CON EL EJEMPLO. Los jóvenes aprenden con el ejemplo. Ser el modelo de comportamiento que le gustaría ver en su hijo.
  • SER COHERENTE con las reglas que se establezcan y las consecuencias pactadas si no se cumplen.
  • RECONOCER LOS PROPIOS ERRORES. Los hijos necesitan saber que  también los padres cometen errores pero que actúan de una manera responsable para corregirlos.
  • HACER PREGUNTAS. Demostrarle interés por sus cosas y escuchar atentamente. Mantener abierta la posibilidad de comunicación.
  • ESCUCHAR ACTIVAMENTE. Poner atención a las emociones que acompañan  a las palabras
  • SI USTED ESTÁ OCUPADO con una actividad explicarle a su hijo que éste no es un buen momento para prestarle atención pero que tiene interés en hablar con él y dedicar mas tarde tiempo a escucharle con toda su atención.
  • ESTABLECER REGLAS REALISTAS. Considerar ser más flexible con los quehaceres de la casa. Hacerlo responsable de cumplir los acuerdos a los que llegue.

Lo que un padre NO se debe hacer

  • CRITICAR CONSTANTEMENTE. Acordarse que todos cometen errores. Es mejor  enseñarle a su hijo aceptar los errores como una experiencia de la vida. Todos deberíamos hacer lo mismo.
  • HACER LO CONTRARIO DE LO QUE  DICE. Los jóvenes piensan que es ser un hipócrita y les confunde.
  • CAMBIAR LAS REGLAS CONSTANTEMENTE. Esto puede  llegar a la manipulación.
  • IGNORAR EL COMPORTAMIENTO DE SU HIJO.  Puede estar ignorando un problema más grande.

 Y centrándonos en objetivos más concretos....

1) Cómo motivar a un adolescente para que estudie

Algunos consejos que pueden favorecer el interés de su hijo por estudiar y aprender en la escuela son:

  • Hablar frecuentemente con los hijos sobre la importancia de estudiar. Favorece que puedan tomar conciencia de la importancia que tiene el estudio para su futuro y el desarrollo de su inteligencia. Debe explicarse lo positivo de estudiar y lo negativo de no hacerlo.
  • Enseñar la satisfacción de lograr estudiar lo que gusta. Hablarle de las etapas necesarias que hay que pasar aunque no sean tan atractivas. Usar ejemplos con personas cercanas a ellos.
  • Mostrar interés en la vida del joven dentro de la escuela. Es conveniente hablar con sus profesores (aunque sus notas hayan sido buenas). También el participar en actividades de padres, asistir a reuniones en el colegio o instituto etc.
  • También es conveniente demostrarle interés por su vida fuera del aula: amigos, gustos, expectativas, etc.
  • Es beneficioso alternar el estudio con otras actividades necesarias para su desarrollo y crecimiento.
  • Quizás necesite ayuda para organizar su tiempo de estudio y de ocio.
  • Debe procurarse un ambiente en el hogar que propicie el estudio y aprendizaje.
  • Desde el inicio del curso escolar sería bueno fijar unas metas y unos objetivos realistas. Y demostrar confianza en su logro.
  • Es trascendental reconocer el esfuerzo realizado (aunque los resultados no sean sobresalientes), alabarlo y recompensarlo.
  • En caso de resistencia al estudio: Siempre mostrarle que se sigue amándolo. La presión y el autoritarismo deben ser sustituidas por la comunicación y el razonamiento. Si la resistencia al estudio persiste debe buscarse ayuda con algún especialista de educación o sanitario para descartar la existencia de otros problemas (Lee en esta web: dificultades en el aprendizaje, trastornos del aprendizaje, TDAH)

2) A mi hijo no le gusta leer. ¿Cómo puedo aficionarlo a la lectura?

  • Los padres que leen tienen más fácil que sus hijos se aficionen. Es conveniente ser un modelo positivo respecto a la lectura.
  • Hay que animar a leer, pero no imponer.
  • El adolescente puede elegir los libros o revistan que le interesen leer o pedir consejo.
  • Para padres o educadores aficionados a la lectura es fácil recomendar libros próximos a los intereses de los adolescentes. En caso de no saber aconsejar, se puede preguntar a sus profesores, en una librería o en una biblioteca. Además hoy en día también hay recursos en Internet que facilitan esta tarea.
  • Lo más efectivo para engancharles a los libros, es encontrar el libro adecuado que al adolescente le divierta o le ayude a materializar sus intereses. http://www.familiaysalud.es/recursos-para-padres/webs-utiles/paginas-para-educar/promoviendo-la-lectura
  • En Familia y Salud: RECURSOS: Cuentos y libros - Libros para adolescentes: Me gusta leer...
  • Puede resultar interesante crear una lectura paralela (padre-hijo). Después hablar y comentarla.
  • No hay que menospreciar el poder de contagio de las lecturas que se recomiendan y pasan entre los iguales.
  • La lectura (compartida) en voz alta también contribuye a afianzar el gusto por los libros. Puede pedirse adolescente que lea en voz alta a sus hermanos pequeños o a familiares que ya no pueden leer. También puede haber oportunidades para leer a través del voluntariado en la comunidad http://www.familiaysalud.es/vivimos-sanos/salud-emocional/emociones-y-familia/educando-nuestros-hijos/lectura-en-voz-alta
  • Es bueno que en casa haya bastante material de lectura apropiado para el adolescente. No hace falta gastar mucho dinero en ello. Pueden ser libros de segunda mano, prestados, de intercambio o de la biblioteca.
  • Se puede visitar la biblioteca más cercana con frecuencia y participar en actividades organizadas en ella (taller de lectura, charlas con autores, seminarios etc.)
  • En caso de adolescentes bilingües, debe fomentarse la lectura en ambos idiomas.
  • Muchos jóvenes reacios a la lectura, sí acceden a usar libros electrónicos. Es otra muy buena opción que hay que tener en cuenta.
  • A veces, los adolescentes no muestran interés por leer. Se centran en sus amigos, sus actividades o su trabajo escolar. No hay que preocuparse. Esto es normal. Hay que darles tiempo y mantener mucho material de lectura por toda la casa. ¡Lo usarán cuando estén listos!

3) ¿Qué puedo hacer para ayudarle a que sea activo?

Ver el artículo ¿Qué puedo hacer para ayudarle a que sea activo? En esta web

http://www.familiaysalud.es/crecemos/la-pubertad/la-actividad-fisica-en-la-adolescencia-un-habito-saludable-para-mente-y-cuerpo

4) ¿Qué se pude hacer para que nuestros hijos tengan “don de gentes”?

¿Se  puede enseñar a nuestros hijos a ser simpáticos, a caerle bien a las personas, a tener facilidad para socializar?, es decir, ¿a mejorar sus habilidades sociales?

Aunque son cualidades naturales, también son conductas que se pueden aprender. Por lo tanto, pueden ser enseñadas o mejoradas.

A continuación se exponen algunos consejos sobre cómo enseñar o mejorar las habilidades sociales de nuestros adolescentes

  • Es fundamental aumentar la autoconfianza cuidando la autoestima de los hijos.  Ayudarles a formar una imagen positiva de sí mismos. Los elogios son esenciales. Se les puede mostrar las cosas positivas que tienen y ayudarles a que las desarrollen, o hacer elogios de su interior (generosidad, determinación...). También hay que tranquilizarlos sobre su apariencia física y alabar otros atributos físicos, como su sonrisa, fuerza, velocidad o elegancia. http://www.familiaysalud.es/salud-joven/mi-mente/autoestima-en-el-adolescente
  • Escucharlos siempre. Les enseñará que hay que escuchar a los demás.
  • Conviene enseñarles que además de escuchar tienen que demostrar que están escuchando al otro. Por ejemplo interesándose por el interlocutor al que deben dirigirse por su nombre. O parafraseando (volviendo a repetir de vez en cuando las últimas palabras de lo que acaban de decir).
  • Se les debe decir como responder a situaciones de forma asertiva. Esto es, comunicando sus ideas sin agredir al otro y, a la vez, defendiendo sus derechos.
  • Insistir en que deben siempre ser educados. Deben aceptar la derrota cuando se equivoquen y saber pedir disculpas.
  • Animarles y adiestrarles en comunicación emocional. Para ello deben acostumbrarse a incluir en su lenguaje verbos que transmitan emociones (ilusionar, amar, odiar, temer, envidiar, apetecer)  y   verbos que sirvan para expresarse de forma subjetiva (creer, sentir, pensar, opinar, parecer)
  • Cuando los adolescentes pasen por alguna situación social de rechazo, el deber de los padres es guiarlos, no solucionar el problema.
  • Chicos muy tímidos podrían mejorar haciendo talleres para mejorar las capacidades sociales que se organizan en ocasiones en los municipios, institutos etc. Otra opción son los libros de autoayuda.

5) Y ¿cómo le ayudamos cuando surjan problemas?

  • Hay que tratarles como los adultos responsables que esperamos que sean.
  • Es bueno analizar las situaciones a las que se tengan que enfrentar. Oír la forma en la que la resolverían. Proponerle alternativas, o sugerir cambios. Pero la decisión final la deben tomar ellos. Y, aunque se equivoquen seguir apoyándoles.
  • Ayudarles a aceptar sus errores de forma positiva. También de los errores se aprende.
  • Y para mejorar su experiencia se debe aumentar cada vez más la participación de nuestros hijos en los problemas familiares importantes, (económicos, de salud, de pareja…). Compartir preocupaciones, y posibles soluciones.
Fecha de publicación: 6-09-2017 Autor/es: Palabras clave: aprendizajeaprenderadolescenciafamilia

Estimulación del aprendizaje en adolescentes de 11 a 14 años

Mié, 06/09/2017 - 20:50

Desde el nacimiento hasta la adolescencia tardía el cerebro se está desarrollando. Es muy importante seguir acompañando a nuestros hijos durante todo el proceso del aprendizaje. Durante la adolescencia, el apoyo familiar sigue teniendo un peso muy importante.

En los años de adolescencia se producen muchos cambios. Cambios físicos, psicológicos y emocionales conviven con exigencias cada vez mayores en el ámbito académico.

En muchos casos las familias se relajan. Piensan que con lo que aprenden en el colegio es suficiente. En la escuela enseñan conceptos pero en muchas ocasiones no enseñan a aprender. El núcleo familiar es el lugar ideal para estimular el aprendizaje adaptándose a cada etapa y a cada persona.

¿Qué aspectos influyen sobre el aprendizaje durante la adolescencia?

Hay muchos factores que influyen en el aprendizaje escolar. Nos vamos a centrar sólo en factores personales más importantes.

- La motivación y el esfuerzo. La motivación es lo que impulsa a las personas a hacer acciones y persistir en ellas hasta cumplir sus objetivos. Pero ésta se ve influida por la forma en que las personas ven sus éxitos o sus fracasos. Muchos de nuestros hijos e hijas tienden a culpar de sus resultados académicos al profesorado con la frase “es que me tiene manía”. Hay que fomentar que sean conscientes de aquellos aspectos que dependen de ellos para cambiar sus resultados (por ejemplo que le han dedicado poco tiempo), y de esta forma se sienten responsables de sus resultados.

- La autoestima. Gozar de una buena autoestima es básico para poder afrontar el aprendizaje. En general los adolescentes son emocionalmente inestables. Por eso es muy importante educarlos en lo emocional. El concepto de inteligencia emocional recoge todos los aspectos que ayudan a que una persona sea feliz y tenga éxito en la vida independientemente de la capacidad intelectual.

- El desarrollo cognitivo. Desde el nacimiento hasta la edad adulta el cerebro va madurando y se van adquiriendo capacidades cognitivas. De hecho, de los 15 a los 19 años hay un periodo de plasticidad cerebral clave para acabar de desarrollar las funciones ejecutivas. Las funciones ejecutivas (FE) son actividades mentales complejas que se ponen en marcha cuando queremos hacer algo nuevo que no conocemos (como por ejemplo aprender en la escuela). En la adolescencia se alcanza el techo del desarrollo de algunas de estas funciones pero otras como la resolución de problemas y la memoria de trabajo siguen evolucionando.  En esta maduración intervienen factores genéticos pero también factores sociales y culturales.

¿Qué podemos hacer para estimular el aprendizaje?

El núcleo familiar es el lugar ideal para potenciar los factores de los que hemos hablado.

- Habla con tus hijos. Interésate por su mundo, por lo que ha hecho y ha aprendido en la escuela. Intenta relacionar lo que ha aprendido con la vida cotidiana. De esta forma verán que lo que aprenden es útil en la vida y tendrán más motivación.

- Enséñale a valorar, planificar y regular el esfuerzo. Valora su esfuerzo más que el resultado final. Ayúdale a que adquiera un hábito de estudio regular. La regularidad mejora la eficacia, la efectividad y previene los “atracones” de última hora.

- Ayúdale en el estudio. ¿Cómo?

  • Debe tener su propio lugar de estudio. Un lugar ventilado, iluminado y en lo posible con ausencia de ruidos.
  • Debe tener un hábito de estudio. Cada día más o menos a la misma hora. Estas horas no deben ocupar todo el tiempo en el que el/la adolescente está fuera del instituto. Gozar de tiempo ocio es muy importante.
  • El estudio debe ser siempre activo: usar diccionario, subrayar, hacer resúmenes…
  • De forma prioritaria, trabajar los deberes y lecciones del día. Si un día no hay deberes se puede aprovechar para adelantar trabajo o bien para repasar.

- Cuando hables con tu hijo de los resultados académicos hazlo con un lenguaje positivo. Evita resaltar sus dificultades o incapacidades. Si hay críticas han de ser siempre constructivas. Pero lo más importante es que independientemente de los resultados transmitas un mensaje a tu hijo: Tú me importas.

- Leed juntos. Durante toda la infancia el ejemplo es muy importante. Leer enriquece el vocabulario, favorece la concentración y la empatía y alimenta la imaginación. En definitiva leer enriquece el cerebro.

- Entrenar la atención y concentración. La meditación sirve para entrenar la atención. Un tipo de meditación es el Mindfulness

- Entrenar la inteligencia emocional. Aprender a reconocer sus emociones y a hacer un control consciente de ellas. También hay que fomentar el desarrollo de la empatía, la tolerancia a la frustración y enriquecer su autoestima.

- Practicad deporte. El deporte en la adolescencia tiene mucha importancia. Tiene beneficios físicos, mentales y sociales.

- Cread un buen clima familiar. Un estilo educativo democrático permite tener una autoridad afectiva, firme y coherente. De esta forma haremos de nuestros hijos unas personas autónomas y responsables.

Lo que no debe olvidar…

Es muy importante acompañar a sus hijos/as durante todo el periodo de aprendizaje escolar.

Fecha de publicación: 6-09-2017 Autor/es: Palabras clave: aprendizajeestimulaciónfamiliaeducaciónpubertad

Estimulación del aprendizaje en niños y niñas de 6 a 11 años

Mié, 06/09/2017 - 20:06

Casi todas las personas saben lo que quiere decir “estimulación precoz”. Desde que el bebé nace hasta los 4-5 años las familias se sienten responsables de estimular cotidianamente a sus pequeños a través del juego, mantas de estimulación, juguetes y libros didácticos, etc....

En muchos casos las familias se relajan. Piensan que con lo que aprenden en el colegio es suficiente. Sin embargo, es fácil encontrar escolares que tienen poca información sobre el mundo que les rodea, que les cuesta expresarse de forma oral y por escrito y que les cuesta comprender lo que escuchan o lo que leen.

La estimulación del aprendizaje se debe hacer en todas las fases de crecimiento. En la escuela enseñan conceptos pero muchas veces no enseñan a aprender. El núcleo familiar es el lugar ideal para estimular el aprendizaje adaptándose a cada edad y a cada persona.

Es importante conocer los aspectos del desarrollo a cada edad para poder acompañar a nuestros hijos y entender los cambios que se producen.

¿Qué aspectos influyen sobre el aprendizaje en la etapa escolar?

Hay muchos factores que influyen en el aprendizaje en esta fase. Nos vamos a centrar sólo en los factores personales más importantes.

- El desarrollo del lenguaje. Una buena consolidación del lenguaje es necesario para tener éxito en el aprendizaje escolar. Por un lado, la forma de transmitir conocimientos en la escuela es a través del lenguaje. El lenguaje es también la herramienta básica para la socialización. Problemas de articulación, de riqueza de vocabulario o de comprensión y expresión van a dificultar la adaptación en la escuela.

- El desarrollo cognitivo. El aprendizaje escolar está relacionado con el desarrollo de las funciones ejecutivas (FE). Estas son actividades mentales complejas que se ponen en marcha cuando queremos hacer algo nuevo que no conocemos (como por ejemplo, aprender en la escuela). Para ello hay que tener habilidades cognitivas que implican iniciativa, motivación, formulación de nuevas metas, planes de acción y autocontrol de la conducta. Las FE también tienen relación con funciones cognitivas básicas, como la atención y la memoria. A medida que el niño o niña crece, el cerebro va madurando y permite adquirir poco a poco estas habilidades. En esta maduración intervienen factores genéticos pero también factores sociales y culturales.

Hay periodos sensibles en los que la plasticidad cerebral es mayor. En estas es cuando la estimulación de estas funciones tiene más valor. Durante la etapa escolar tenemos 2 periodos sensibles: uno entre los 6 y 8 años y otro entre los 10 y 12 años.

- La motivación. Es un elemento básico a la hora de aprender. Se sabe que en ella influyen variables del entorno (el profesor/a, los compañeros/as o el tema a tratar) y también variables personales. Para aprender hay que “poder” hacerlo (desarrollo cognitivo, capacidades, conocimientos…) pero además es necesario “querer” hacerlo. En este “querer” hacerlo interviene el estado emocional. Una buena autoestima y la capacidad de reconocer y regular las emociones (inteligencia emocional) son necesarias para tener motivación por aprender.

¿Qué podemos hacer para estimular el aprendizaje?

El núcleo familiar es el lugar ideal para potenciar los factores de los que hemos hablado.

- Habla con tus hijos. Gracias a la interacción adulto-niño el niño adquiere el lenguaje y demás habilidades sociales. 

- Leed juntos. A medida que crecen se pierde el hábito de leer al niño/a un cuento antes de ir a dormir. Este buen hábito se puede sustituir por el de leer juntos a la hora de ir a dormir o bien en otro momento del día. Es muy importante el ejemplo. Leer enriquece el vocabulario.

- Mirad juntos una película y después comentadla. De este modo se trabajará la comprensión y expresión de una forma diferente y divertida.

- Jugad juntos a juegos de mesa. Los hay adaptados a cada edad. Los  recomiendan muchos psicopedagogos cuando hay problemas de aprendizaje. Es importante jugar con ellos antes de que se establezcan estos problemas.

- Conoced el mundo que os rodea. Haced excursiones a la montaña. Pasead por la ciudad. Id a museos… Todo esto les enriquece cognitivo, social y emocionalmente.

- Entrenad su atención y concentración. La meditación sirve para entrenar la atención. Existen meditaciones adaptadas a cada edad. La pueden practicar con sus hijos. Así todos se beneficiarán. Otra forma de entrenarlas es a través de ejercicios específicos como caminar sobre una línea, llevar un libro sobre la cabeza…

- Entrenad la inteligencia emocional. Aprender a reconocer sus emociones y a hacer un control consciente de ellas es muy importante a la hora de aprender en la escuela. También hay que fomentar el desarrollo de la empatía, la tolerancia a la frustración y enriquecer su autoestima.

- Practicad deporte. En la edad escolar tiene mucha importancia. Tiene beneficios físicos sobre el metabolismo, el bienestar, la autoestima… Pero también se entrenan funciones ejecutivas como el comportamiento estratégico y dirigido a un objetivo. Una vez más el ejemplo que se da en la familia es esencial.

- Cread un buen ambiente familiar. Un niño feliz tendrá un mejor rendimiento escolar. 

Lo que no debe olvidar…

Es muy importante acompañar y estimular a sus hijos/as durante todo el periodo de aprendizaje escolar.

Fecha de publicación: 6-09-2017 Autor/es: Palabras clave: aprendizajeestimulaciónfamiliaescuelaescolar

Ayudando a aprender: cómo hacerlo en el segundo año de vida

Mar, 29/08/2017 - 19:57

El segundo año de vida es una etapa muy importante en el desarrollo del niño. En este periodo, por ejemplo, el niño aprende a caminar solo, interactúa más con el ambiente, comienza a decir sus primeras palabras y mejora su motricidad fina.

Un aspecto fundamental es tener en cuenta el ritmo de maduración del niño. Cada uno es diferente y aprende a hacer las cosas a una determinada edad. Esto no siempre quiere decir que pase nada malo. Simplemente NO se debe forzar.

¿Qué se puede hacer con él en casa durante esta etapa?

  • Lo primero de todo, ya que el niño se va a empezar a mover y a descubrir la casa y el entorno de una forma más independiente: SEGURIDAD. Se deben proteger enchufes, escaleras, esquinas. No lo dejéis solo cerca de piscinas y bañeras. Hay que darle su propio espacio para que vaya descubriendo, pero siempre bajo vigilancia.

  • Lo ideal es que en estas primeras etapas el niño esté en el suelo. De esta forma empezará a reptar o gatear de manera autónoma. Después se pondrá de pie y empezará a desplazarse, primero apoyado en muebles, sofás… y después ya comenzará a caminar.

  • Una vez que ya camine bien, se puede jugar con él o ella a darle patadas a una pelota grande. De esta forma le ayudamos a desarrollar el equilibrio. También se puede colgar una pelota del techo para que le de golpes con las manos. Otra forma de estimular la motricidad es montarle en objetos de 4 ruedas para que se arrastre con los pies.

  • Descalzar al niño y que camine descalzo por la casa, jardines o la arena de la playa.

  • También es importante que a lo largo de esta etapa el niño empiece a colaborar a la hora de vestirse, quitarse los zapatos, etc.

  • En cuanto a la alimentación, es fundamental a esta edad que el niño empiece a comer en trocitos, que coja él mismo su propia comida y se la meta en la boca, que sea capaz de comer con una cuchara, beber de un vaso… ¡aunque se manche! De esta forma no solo fomentamos su motricidad, sino que le ayudamos a aprender a comer, descubrir y valorar cada alimento.

  • También se puede hacer partícipe al niño de tareas sencillas a la hora de cocinar (por ejemplo amasar o mezclar ingredientes).

¿Y cómo jugamos con ellos?

EL JUEGO es una parte básica en todas las fases del desarrollo. A través del juego el niño aprende, mejora su motricidad fina y se relaciona con el ambiente que le rodea. Algunos ejemplos de juegos que se pueden hacer con él en esta etapa son:

  • Hacer torres o apilar objetos.

  • Encajar piezas grandes de diferentes formas y colores.

  • Montar rompecabezas sencillos.

  • Hacer rodar coches.

  • Juegos de plastilina.

  • Juegos y cuentos de animales para que los aprendan a reconocer e imitar sus sonidos. Jugar con muñecos e irles enseñando las partes del cuerpo a través de ellos.

¿Les podemos ayudar con el lenguaje? ¿Cómo?

EL LENGUAJE: en esta etapa el niño comienza a decir sus primeras palabras. Se les debe hablar mucho, con frases cortas y sencillas de entender. Hay que repetirles muchas veces las palabras para que las vayan entendiendo. Una forma de fomentar el inicio del lenguaje es hacer caso a lo que dicen sólo cuando lo expresan con palabras, y no con gestos. Ya en la etapa posterior, a partir de los 2 años, es cuando desarrollan la mayor parte del lenguaje.

Fecha de publicación: 29-08-2017 Autor/es: Palabras clave: aprendizajedesarrolloestimulaciónjuegolenguaje

Conociendo el mundo: de los 6 a los 12 meses. ¿Cómo podemos ayudarle?

Mar, 29/08/2017 - 19:27

¿Cómo es el desarrollo de mi hijo?

El desarrollo del niño es único. Cada niño tiene el suyo y lo que hay son unos límites en los que el niño hace una serie de cosas o hitos. Es normal que un niño ande a los 10 meses o a los 17 meses, aunque lo más frecuente es que lo haga a los 12 meses. Puede alcanzar mejor desarrollo en un área que en otra. Puede andar a los 15 meses y decir su primera palabra a los 11 meses.

Entre los 6 y 12 meses la capacidad de moverse y la curiosidad del bebé, estimulan su aprendizaje. Es importante que tenga oportunidades para conocer su entorno. Cada día aprende algo nuevo y se comunica mejor…

Hay que facilitar y estimular sus movimientos: espacio para patalear y arrastrarse, ropa cómoda,…

El mejor estímulo para que el bebé aprenda es la atención de personas que sonríen, señalan, nombran y... premian los avances con risas y abrazos.

¿Puede aprender jugando?

El juego es un aspecto importante en la vida del bebé. Se divierte, aprende y mejora su desarrollo social, emocional, físico e intelectual. A través de los juguetes se establecen las primeras interacciones con el adulto, primero, y con sus iguales, después. Un poco más tarde, a través del juego, el niño puede expresar sus emociones, sentimientos y creatividad.

¿Cómo aprenden?

La mayor parte de los bebés adquieren estas capacidades sin ayuda. Estimular el movimiento facilita la maduración normal y además permite otros aprendizajes. Hemos nacido para movernos y explorar nuestro mundo y esto es más fácil si se desarrollan bien todos los sentidos. Cuantos más estímulos llegan al cerebro, mejor se desarrollará la inteligencia. Es importante no forzar u obligar al niño. Hay que seguir su ritmo natural.

¿Qué hace el bebe entre los 6 y los 12 meses?

  • Antes de los 9 meses, aprende a sentarse sin ayuda durante el tiempo que quiera. Se puede girar mientras está sentado para mirar y coger objetos.

  • Comienza a ponerse de pie. Y entre los 9-12 meses, la mayoría de los lactantes se mantienen de pie.

  • A esta edad comienza a gatear. Aunque algunos andan sin gatear o tienen otra forma de desplazamiento (“culeo”, arrastre). No es imprescindible el gateo pero el bebé que gatea tiene más autonomía, fortalece los músculos de brazos y piernas y desarrolla la vista.

  • Alrededor de los 12 meses la mayoría de los niños/as comienzan a andar. A medida que el bebé se mueve más es importante no dejar de mirarlo. Hay que tomar medidas en su hogar para prevenir accidentes.

  • Entre los 6-8 meses coge objetos entre el pulgar y la cara lateral del índice y cambia objetos de mano. Y a los 9-12 meses utilizan la pinza pulgar-índice de forma correcta. También aprende a dejar caer los objetos.

  • La audición funciona completamente al nacer. Sin audición no hay lenguaje hablado. El bebé a los 6 meses puede imitar sonidos. Entre los 6-9 meses se detiene un momento cuando alguien dice ”no”. Entre los 9-12 meses, conoce muchas palabras incluyendo los nombres de los miembros de la familia. Entre los 7-12 meses localiza los ruidos en cualquier plano y debe responder a su nombre aunque sea en voz baja. 

  • Su bebé comenzará a usar gestos, como señalar y saludar para expresarse.

  • El desarrollo del lenguaje forma parte del desarrollo de la inteligencia. Para un buen desarrollo de este, es necesario que la madre, el padre, hermanos,… “hablen” con el niño. Entre los 6-9 meses utiliza la voz y no el llanto para atraer la atención. A los 8-9 meses emite bisílabos (ma-ma, pa-pa) sin sentido. Alrededor del año dice bisílabos con sentido, responde a la voz humana y usa cambios de intensidad en ritmo y tono.

  • En esta etapa, todos los niños se sienten más inseguros y temerosos al ser apartados de los padres. La ansiedad por separación suele iniciarse a los 6-8 meses de edad y dura hasta los 18-30 meses de edad.

  • En esta etapa, los niños expresan emociones. Responden al tono vocal y a las expresiones faciales. Alrededor de los 9 meses se dan cuenta que las emociones se pueden compartir entre personas.

¿Cómo puedo ayudarle en su desarrollo a esta edad?

  • Sentarle en el suelo sujetándole con almohadas hasta que se siente de forma estable, y dejar que juegue.

  • Animarle a gatear mientras está boca abajo ayudando a que se coloque en la posición de gateo con las manos y las rodillas. Coloque un juguete a cierta distancia a para que se anime a cogerlo. Cuando el niño ya gatee, dejar que lo haga por encima de distintas superficies y lugares.

  • Jugar a esconderse (cucú-tras) y volver a aparecer. Varíe un poco el juego ocultando su cara con una sábana y permitiendo que su hijo la quite, escondiéndose tras una pared y enseñando a su hijo cómo cubrir su rostro con las manos.

  • Jugar a esconder objetos y buscarlos. Deje que su hijo vea como esconde un juguete (primero, parcialmente y luego por completo) y que luego lo busque.

  • Hacia los 9 meses sujetarle por debajo de ambos brazos para que las piernas se apoyen en el suelo. Hacer “carreras” con el niño. Movilizar de forma activa o pasiva las piernas. Favorecer que se ponga de pie, que se desplace por la habitación, sujetándose a los muebles o manteniéndolo cogido por debajo de los brazos.

  • Cuando el niño empieza a caminar lo hace con poco equilibrio. Es frecuente que se caiga. El niño a veces se asustará. Es importante mantener la calma.

  • Para desarrollar el sentido del tacto hay que darle objetos y juguetes con distintas formas, tamaños, colores y texturas.

  • Para estimular el desarrollo motor fino, se puede jugar a tirarle la pelota para que la devuelva, enseñarle a pasar piezas de tamaño grande de un recipiente a otro, hacer juegos con las manos para que el niño lo imite: “cinco lobitos”,” decir adios”…Dibujarse en la mano o en un dedo una cara y decir al niño cosas. Jugar con muñecos de cuerda que se muevan para que los siga y observe su movimiento.

  • La bañera es un buen lugar para jugar, con juguetes flotantes cogiendo y echando agua… En el baño, dentro del agua, ayúdale a hacer movimientos de pataleo para chapotear y luego braceo.

  • Para estimular el lenguaje mantener un buen nivel de conversación con el niño. Prestarle atención a sus parloteos... Dirigirse al niño con frases cortas, bien pronunciadas. Asociar siempre las palabras a las acciones. Ofrecerles estímulos auditivos. Repetir sonidos simples: ta-ta, cu-cu, pa-pa-pa.

  • Mostrarle cuentos con dibujos grandes. Describir objetos, acciones, colores, tamaños…

  • Las canciones también forman parte del juego. Sirven para iniciar a los más pequeños en la música. Cantar y escuchar una canción pasa a ser uno de sus juegos favoritos. Y son un instrumento educativo muy útil. Se aprende a discriminar sonidos, tonos, timbres y ritmos. Ayuda a coordinar el cuerpo cuando la canción se acompaña de baile, gestos o mímica.

  • Para iniciar el aprendizaje social del acto de comer hay que dejarle que sujete con sus manos el biberón. Comer él solo algunos alimentos: galletas... Enseñarle a beber en vaso.

  • Llamarle por su nombre para favorecer que se vaya identificando a sí mismo. Enseñar a decir “hola” y “adiós”.

Más información...

Fecha de publicación: 29-08-2017 Autor/es: Palabras clave: aprendizajedesarrollolactante

Favoreciendo un desarrollo psicomotor óptimo de nuestros hijos. Etapa de 0-6 meses

Mar, 29/08/2017 - 19:20

Desde que nace el bebé, su desarrollo se está estimulando. Empieza por los sentidos: el contacto piel con piel, el olor de la madre, el sonido de su voz, la visión “aún borrosa” de su cara, la búsqueda del alimento…. El control motor de su cuerpo se inicia intentando y consiguiendo en breve tiempo levantar su cabecita.

Los primeros seis meses son una etapa de cambios importantes en el desarrollo motor y de los sentidos, tal como puedes leer aquí: DESARROLLO psicomotor desde el nacimiento hasta el sexto mes. “Aprendiendo a comunicarse”

¡Ya estamos en casa con nuestro bebé! Casi nos da miedo cogerlo… ¿qué podemos hacer con él además de alimentarle, asearle y dormirle?

Desde el primer momento en que estáis con vuestro bebé ya estáis favoreciendo su desarrollo. Al cogerlo, acariciarlo, hablarle, cantarle, alimentarle, ya estáis estimulando sus sentidos. Cuando lo ponéis sobre vuestro cuerpo, con la cabeza sobre vuestro hombro e intenta levantar la cabeza hacia vuestra cara, está iniciando su desarrollo motor.

¿Qué podemos hacer el primer mes?

Aún no fija la vista, pero ya distingue lo que ve hasta una distancia de unos 25-30 cm. Mírale, háblale, hazle gestos. Muéstrale objetos con colores blanco y negro. Por ejemplo un círculo blanco con rayas concéntricas en negro, o con una cara con sonrisa. Verás cómo poco a poco lo va siguiendo con la mirada.

Háblale, susúrrale. Cántale y ponle música suave. Se asustarán si hay ruidos fuertes. Intenta evitarlos. También puedes poner un móvil con música en su cuna o en un lugar cercano.

Los niños deben dormir boca arriba pero es bueno que se coloquen varias veces al día boca abajo para estimular que levanten la cabeza. Por ejemplo, ponlo boca abajo en la cama y agáchate poniendo tu cara a la altura de su cara. Mírale, háblale, sóplale un poquito en la cara y hazle masaje  y cosquillitas en parte posterior del cuello y nuca. También puedes hacerlo tumbándote y tumbando al niño sobre tí, o colocándolo semi-inclinado sobre el hombro.

Aún está casi todo el tiempo con los puños cerrados. Esto es normal este mes. Pero puedes estimularlo para que vaya abriendo las mano, facilitando que coja los dedos de tu mano.

Son buenos los masajes y las caricias. Un buen momento es a la hora de salir del baño.

Mi hijo está ingresado en el hospital desde que nació, ¿cómo puedo ayudarle a favorecer su desarrollo?

Los primeros meses, sobre todo el primer mes, se estimula al cogerle, acariciarle, cantarle, hablarle, alimentarle...Todo eso ya se puede hacer. Afortunadamente, la humanización de los hospitales y sus servicios (neonatología, cuidados intensivos neonatales, salas de lactantes) permite pasar tiempo con los bebés. Muchos de ellos ya ofertan esta posibilidad las 24 horas del día.

¿Y a partir del primer mes? ¿Ya podemos jugar con él?

A. Del primer al tercer mes se va desarrollando la visión. Fijan ya la mirada. Los colores adecuados de los juguetes son la combinación de los negros, blancos y rojos. Más tarde se le irán ofreciendo juguetes con más variedad de colores.

Ya sonríen, dicen gorgoritos, sostienen la cabeza y cuello. Es buen momento para cogerlo por el tronco en vilo, mirarlo a la cara, hablarle, reír, cantar y observar su reacción. Y ofrecerle un juguete o nuestra cara moviéndose, para favorecer el giro de cabeza y cuello hacia ambos lados.

Abren más las manos y van intentando coger objetos. Ofrecerle nuestras manos o juguetes.

B. Del cuarto al sexto mes van a ir logrando voltearse y sentarse. Seguiremos jugando con ellos poniéndolos boca abajo en la cama, mantita, o sofá. Ya van elevando cabeza y parte superior de tronco y apoyando los antebrazos. Algunos son más perezosos y dejan los brazos atrás. Se los colocaremos. A  veces lo aceptan mejor si los echamos sobre nosotros.

Es bueno seguir con juegos boca abajo para favorecer en etapas posteriores el desplazamiento por  gateo o arrastre.

Boca abajo empiezan a balancearse sobre la barriguita para ir iniciando un cuarto de vuelta, o media vuelta. Hay que “animarle” a hacerlo, para lograr el volteo.

Para favorecer la sedestación, lo tumbamos boca arriba y lo vamos incorporando tirando suavemente del tronco y de sus bracitos. Sin forzar. Hay bebés que con esta maniobra fijan los talones y tiran de todo el tronco para ponerse en pie. No hay que dejarles, hay que sentarles. Hay que seguir el orden. Primero se sientan bien y después se ponen en pie.

Si están tumbados boca arriba empiezan a reptar hacia atrás, a “salirse“ del pañal,  moviendo piernas y brazos. Es un buen juego y estímulo,  aunque nos lleve más tiempo  vestirle.

Al final del semestre ya tiene tono muscular bueno. Aparece un reflejo que se llama ”de paracaidas”. Lo podéis observar al cogerle por el tronco y elevarlo, se mantiene con el tronco estirado y saca lateralmente los brazos. Se puede jugar con el bebé al “avión”.

Ya tienen interés por coger objetos, llevarlos a la boca, pasarlos de mano a mano. Hay que ofrecerles juguetes que hagan ruidos y tengan distintas texturas, para que los cojan y los agiten. Si usa chupete o biberón, ofrecérselos para que los vayan cogiendo y se los lleven a la boca.

Y seguiremos hablándoles, cantándoles, haciendo muecas, riendo. Ellos empezarán a balbucear. Y a partir del cuarto mes, a reír a carcajadas y nos buscarán para que sigamos haciéndolo.

Desde el 4º-5º mes ya muestran interés por los alimentos. Se los mostraremos para que los vean, los huelan, los toquen. Incluso que vayan chupando algunos alimentos (frutas, verduras, pan).

Siempre haremos en estos primeros meses…

- Bañarlos. Puede ser diario o cada dos días. Aprovechar para acariciar, cantar, hablar, buscar su atención.

- Pasearlos al aire libre siempre que sea posible. Mejor a diario. Buscar lugares con poca contaminación.

- Si tienen hermanos mayores, favorecer la interacción entre ellos. Los bebés sienten gran interés por sus hermanos. Muchas veces cuando están ellos, ofrecen sus mejores risas y gracietas.

- El entorno cercano, familia y amigos, también estimula su desarrollo. Es bueno favorecer juegos entre abuelos y nietos.

¿Podemos seguir con nuestra mascota cuando nazca el bebé?

Hay que tener en cuenta en primer lugar el tipo y el carácter de la mascota. Los más frecuentes son perros y gatos. Si están bien cuidadas, revisadas con periodicidad y no son agresivas, pueden convivir sin problemas, siguiendo los consejos de su veterinario para la adaptación a la llegada del bebé.

Si no se tiene mascota, no es el mejor momento para adquirirla. Se esperará a que el niño sea más mayorcito.

He oído que hay unos masajes especiales para los bebés. ¿Son beneficiosos?

Ya hemos comentado que es bueno acariciar y dar masajes en distintas partes del cuerpo: espalda, cuello, piernas, pies, brazos, en la barriguita para calmar los cólicos o favorecer tránsito intestinal. Pueden darlos padres, abuelos, en cualquier momento. Favorecen las relaciones afectivas. Hay profesionales que ofrecen masajes más específicos.

¿Cuándo puedo llevarlo a la piscina?

No se recomiendan las clases de natación antes de los 6 meses.

¿Qué tipo de música es la mejor para estimularlos?

La música, en general, transmite reacciones y emociones. Estimula o produce relajación. También en los bebés. El cantar, tararear, hablar con una determinada cadencia, recitar poemas, ponerle música, favorece el desarrollo del bebé, y, en etapas posteriores el lenguaje y el aprendizaje. La música puede elegirla la familia e ir observando las reacciones del bebé, que le irán guiando. Hay también piezas escogidas de música clásica para poner durante un corto periodo de tiempo cada día.

¿Cuáles son los mejores juguetes para los primeros meses?

Muñecos blanditos, sonajeros, mantitas para el suelo, móviles. Todo a su alrededor puede servir de  juego. Jugando aprenden nuevas habilidades, y a interaccionar con el entorno.

¿Qué pantallas interactivas se recomiendan?

No se recomiendan las pantallas (TV, PC, teléfonos ni tabletas) en esta edad. 

Fecha de publicación: 29-08-2017 Autor/es: Palabras clave: desarrolloestimulaciónbebéapego

Ayudando a aprender: cómo hacerlo en el niño preeescolar

Mar, 29/08/2017 - 14:13

Durante este tramo de edad los niños siguen aprendiendo muchas cosas y desarrollando de forma progresiva todo su potencial. A parte de todo lo que se les enseña en los colegios y centros infantiles, en casa también se debe jugar con ellos y estimular su desarrollo.

Como siempre, habrá que tener en cuenta la edad y capacidades del niño. Hay que adaptarse a su ritmo. Este es el aspecto más importante.

En cuanto a las actividades que se puede hacer con ellos a estas edades para desarrollar cada área nos podemos encontrar varias.

Para estimular la MOTRICIDAD GRUESA

  • Caminar de puntillas.

  • Saltar a la pata coja.

  • Subir escaleras alternando los pies.

  • Subir escaleras gateando.

  • Jugar en cuclillas.

  • Enseñarle a montar en bici cuando se pueda.

  • Para trabajar el equilibrio y la coordinación se les puede hacer caminar por un banco o cualquier lugar algo más elevado con los brazos abiertos. O saltar dentro de un aro con las piernas abiertas.

Para estimular la MOTRICIDAD FINA

Todos los juegos que mejoren esta área estarán también favoreciendo el desarrollo de la escritura, ya que de esta forma los niños cogerán mejor lápices, etc.

  • Dibujar.

  • Seguir con una pintura trazos horizontales, verticales, circulares y en forma de V.

  • Doblar una hoja de papel.

  • Abrochar y desabrochar botones y corchetes.

  • Subir y bajar cremalleras.

  • Atar lazos.

  • Abrir y cerrar una botella.

  • Hacer figuras y formas con plastilina.

  • Coger objetos pequeños con el índice y el pulgar y meterlos en botellas.

  • Enhebrar bolas o macarrones dentro de un cordón.

  • Hacerles coger un colador con una mano, con la otra una cuchara y echar por ejemplo “cola cao” con la cuchara dentro del colador.

Para estimular el LENGUAJE Y SOCIALIZACIÓN

Esta etapa es fundamental para el desarrollo del lenguaje. Normalmente éste se desarrolla de forma casi completa entre los 2 y los 6 años.

¿Qué se puede hacer?

  • Hablarles el mayor tiempo posible. Aprovechar cualquier ocasión.

  • Contarles cuentos. De esta forma van conociendo nombres de objetos y animales. Ayuda a coger el hábito de la lectura, y fomenta su creatividad e imaginación.

  • Enseñar fotos de animales u objetos para que los nombren.

  • Juegos de asociación auditiva. Por ejemplo, pedirle al niño que nombre 5 cosas que empiecen por “a”. O que complete frases que se le van diciendo.

  • Enseñarle a decir su nombre y apellidos.

  • Se le debe animar a expresar con lenguaje lo que quiere. Evitar que se haga entender solo por gestos.

  • Una buena actividad para el desarrollo del lenguaje es repasar y que el niño cuente él mismo las actividades que se han realizado durante el día.

  • Trabalenguas: ayudan al niño a desarrollar de mejor manera su habla y ejercitar la lengua para que tenga un lenguaje fluido.

Para estimular la LECTOESCRITURA

En niños ya de 4-5 años, para fomentar este aspecto, es básico que inicialmente se haya trabajado con ellos en la motricidad, sobretodo la fina, como se ha dicho antes. Después se puede, por ejemplo, iniciar en el conocimiento de las letras de manera sensorial. Por ejemplo, fabricando letras en diferentes materiales y que los niños las vayan reconociendo por la vista y por el tacto.

Fecha de publicación: 29-08-2017 Autor/es: Palabras clave: aprendizajedesarrollopreescolarlectoescrituradibujocuentos

Páginas